Ca­ras que de­fien­den a los pa­cien­tes

Ven­ta­na

Notitarde - - Entrevista - Ca­ro­li­na Cam­pos

En el año 2002 un su­ce­so en par­ti­cu­lar con­mo­cio­nó a Eduar­do Fran­co. Un jo­ven de 22 años de edad in­ten­tó ser in­gre­sa­do al Hos­pi­tal Án­gel La­rral­de de Na­gua­na­gua tras pre­sen­tar un cua­dro de Si­da ter­mi­nal, pe­ro el ac­ce­so le fue prác­ti­ca­men­te ne­ga­do por­que nin­guno de los mé­di­cos y en­fer­me­ros del lu­gar se en­con­tra­ba en con­di­cio­nes de aten­der un ca­so co­mo el su­yo.

Así per­ma­ne­ció por tres días fren­te a la puer­ta de emer­gen­cias, en la am­bu­lan­cia que lo tras­la­da­ba, so­bre­vi­vien­do ape­nas con las ban­de­ji­tas de co­mi­da que la gen­te a po­cos me­tros le lan­za­ba. “La doc­to­ra no es­ta­ba ese fin de se­ma­na y cuan­do ape­nas lle­gó le pe­dí que me die­ra una in­duc­ción pa­ra sa­ber có­mo ayu­dar a los pa­cien­tes con VIHSi­da. Tras sus in­di­ca­cio­nes en­se­gui­da lo ba­ja­mos de la am­bu­lan­cia y fue im­po­si­ble no in­vo­lu­crar­se con la cau­sa”.

Esa la­bor la pu­do rea­li­zar por­que jus­ta­men­te tra­ba­ja allí co­mo pa­ra­mé­di­co de la Uni­dad de In­fec­to­lo­gía, pe­ro fue un tra- ba­jo al que pu­do rea­li­zar jun­to a su fa­mi­lia, “las gran­dio­sas tías en­fer­me­ras”.

A ese he­cho se le su­mó la fal­ta de me­di­ca­men­tos an­ti­rre­tro­vi­ra­les que en 2003 ori­gi­nó la muer­te de mu­chos pa­cien­tes en Ca­ra­bo­bo y que des­per­tó por com­ple­to su sen­si­bi­li­dad hu­ma­na. “Los pa­cien­tes se or­ga­ni­za­ron, pe­ro nin­guno que­ría de­cla­rar a la pren­sa por la dis­cri­mi­na­ción y el es­tig­ma. Al­guien te­nía que dar la ca­ra por ellos y afor­tu­na­da­men­te fui yo al que eli­gie­ron, des­de ese mo­men­to me con­ver­tí en el pre­si­den­te de la Fun­da­ción Ma­nos Ami­gas por La Vi­da”.

El nom­bra­mien­to sig­ni­fi­có pa­ra él la con­fir­ma­ción de un des­tino lleno de ser­vi­cio. “Es­pi­ri­tual­men­te te lle­na mu­chí­si­mo, sen­ti­men­tal­men­te te afec­ta bas­tan­te por­que hay mo­men­tos en los que me sien­to im­po­ten­te por no po­der ayu­dar­los, es un tra­ba­jo que hay que que­rer por­que na­die co­bra ni un bo­lí­var por ello”.

De he­cho, el tam­bién Sar­gen­to Téc­ni­co re­ti­ra­do de la Fuer­za Ar­ma­da co­men­tó que los ob­je­ti­vos ini­cia­les de Ma­vid se am­plia­ron, hoy en día no so­lo se le brin­da aten­ción a los pa­cien­tes hos­pi­ta­li­za­dos, tam­bién se ha in­clui­do a quie­nes re­cien­te­men­te han si­do diag­nos­ti­ca­dos y se im­pul­san pla­nes edu­ca­ti­vos pa­ra pre­ve­nir la pro­pa­ga­ción de la epi­de­mia.

“Me sien­to or­gu­llo­so cuan­do veo a una per­so­na que es­ta­ba a pun­to de mo­rir, lle­var una vi­da com­ple­ta­men­te nor­mal, es un tra­ba­jo que no so­lo ha­ce Ma­vid sino otras or­ga­ni­za­cio­nes”, ex­pre­só. En­tre ellas, men­cio­nó a la Aso­cia­ción Unidos por la Vi­da, cu­yo director, el odon­tó­lo­go Ri­chard Ro­drí­guez, ex­po­nía en el Fo­ro los ser­vi­cios que en fa­vor de quie­nes tie­nen VIH ofre­ce gra­tui­ta­men­te en el Cen­tro Mé­di­co Odon­to­ló­gi­co Ro­drí­guez Yus­tiz, que es­tá ubi­ca­do en el Cen­tro Co­mer­cial Ir­pi­na de la ave­ni­da Bo­lí­var Nor­te.

Quie­nes deseen ser aten­di­dos de­be­rán so­li­ci­tar su ci­ta a tra­vés del nú­me­ro te­le­fó­ni­co 0412- 482.07.18 y pre­sen­tar co­pia de los úl­ti­mos exá­me­nes CD4 y car­ga vi­ral en ho­ra­rio com­pren­di­do de 9: 00 a. m., a 12: 00 m., y de 2: 00 a 5: 00 de la tar­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.