Dios, ¡acuér­da­te de Ve­ne­zue­la!

Notitarde - - Deportes - Faus­to Ma­só

Qué pa­sa en Ve­ne­zue­la? Ta­rea im­po­si­ble es­cri­bir se­ma­nal­men­te so­bre la po­lí­ti­ca con Ni­co­lás Ma­du­ro en el po­der. No ge­ne­ra no­ti­cias, sus de­cla­ra­cio­nes no las pu­bli­can ni en la Ha­ba­na. Ha des­apa­re­ci­do con una ve­lo­ci­dad pas­mo­sa. Le que­da dar el gran vi­ra­je, abra­zar­se al im­pe­ria­lis­mo, in­vi­tar a Oba­ma a vi­si­tar Caracas. Por des­gra­cia a Oba­ma le da lo mis­mo la re­vo­lu­ción cha­vis­ta. Con ra­zón. Al­gu­na vez lla­ma­ba la aten­ción, Hoy no es na­da.

Es­ta in­fe­liz re­vo­lu­ción cul­mi­na con Ni­co­lás Ma­du­ro, no hay peor desen­la­ce pa­ra el di­fun­to Chá­vez que se ima­gi­na­ba ini­ciar un pro­ce­so mun­dial, ser el se­gun­do Fi­del Cas­tro y ter­mi­nó su vi­da co­mo el creador de Ni­co­lás Ma­du­ro, el cual a su vez mar­cha ha­cia lo des­co­no­ci­do, ha­cia un fi­nal anó­ni­mo, sin pe­na ni glo­ria.

Ma­du­ro es­ta­ba en el cie­lo cuan­do vi­si­ta­ba a Fi­del Cas­tro, con cual­quier pre­tex­to via­ja­ba a La Ha­ba­na. En los días le­ja­nos que ma­ne­ja­ba au­to­bu­ses por Caracas nun­ca ima­gi­nó que su dios le con­tes­ta­ría al te­lé­fono. Ma­du­ro quie­re su­mer­gir­se en la au­reo­la re­vo­lu­cio­na­ria mien­tras los Cas­tro vi­ven del re­cuer­do de la lu­cha ar­ma­da, se vis­ten de mi­li­tar has­ta pa­ra ha­cer pi­pí. Se es­fu­mó la lla­ma­da al he­roís­mo, el Che se vol­vió un sim­ple mo­nu­men­to en la is­la, las ce­ni­zas de Allen­de las dis­per­só el tiem­po. Ni Fi­del Cas­tro es ya Fi­del Cas­tro y Ma­du­ro es so­lo Ma­du­ro: el gri­to he­roi­co se trans­for­mó en mur­mu­llo, Ni­co­lás Ma­du­ro ocu­pa el lu­gar del Che. Un anciano, el cau­to her­mano de Fi­del y un tor­pe po­lí­ti­co, re­pre­sen­tan a la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na. Fin de fies­ta

Vol­ve­mos a la pre­gun­ta ini­cial, ¿qué pa­sa en Caracas? Ni si­quie­ra la pro­xi­mi­dad a la na­vi­da­des, es­tar ya prác­ti­ca­men­te en di­ciem­bre le da al­go de vi­da al ma­du­ris­mo. Ten­dría que dis­fra­zar­se Ni­co­lás de San Ni­co­lás y re­co­rrer los ba­rrios re­ga­lan­do a dies­tra y si­nies­tra, ja­mo­nes, pa­nes de ja­món, tu­rro­nes. Al­go de eso ha­ce, pe­ro no se lo agra­de­cen. Ma­du­ro, lo he­chos di­cho, es el re­vo­lu­cio­na­rio más te­dio­so que ha co­no­ci­do la cul­tu­ra oc­ci­den­tal

“Es­tá con­clu­yen­do el pre­sen­te año en me­dio de una ca­tás­tro­fe eco­nó­mi­ca y so­cial sin pre­ce­den­tes en la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de Ve­ne­zue­la. Y las es­ti­ma­cio­nes son que en el año 2017 se pro­fun­di­za­rá y ex­ten­de­rá la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria que aso­la a la na­ción.

La he­ge­mo­nía des­pó­ti­ca y de­pre­da­do­ra que im­pe­ra en el país es la cau­sa prin­ci­pal de es­ta tra­ge­dia na­cio­nal, y si la he­ge­mo­nía no es su­pe­ra­da, la tra­ge­dia con­ti­nua­rá des­tru­yen­do lo que va que­dan­do de nues­tra pa­tria. Es in­dis­pen­sa­ble que ha­ya un pro­fun­do cam­bio po­lí­ti­co que per­mi­ta que al me­nos se em­pie­ce a tran­si­tar el ca­mino de la re­cons­truc­ción in­te­gral de Ve­ne­zue­la.”

En esas pa­la­bras a Fer­nan­do Ega­ña se le ol­vi­da al­go. Apar­tar de la mi­se­ria mo­ral y eco­nó­mi­ca, de la des­truc­ción del país, a Ma­du­ro le ca­be otro pe­ca­do ho­rri­ble, ha vuel­to a Ve­ne­zue­la un lu­gar tris­te, in­fe­liz, sin fu­tu­ro, don­de so­lo hay una as­pi­ra­ción: ir­se, mien­tras más le­jos me­jor. El que tie­ne una opor­tu­ni­dad aga­rra un avión, el que no pue­de se re­sig­na pe­ro no ce­le­bra las na­vi­da­des, por­que no hay na­da que ce­le­brar en es­te país aban­do­na­do por la pro­vi­den­cia.

¿Se ha­brá ol­vi­da­do la Pro­vi­den­cia de Ve­ne­zue­la? Im­po­si­ble acep­tar tal des­pro­pó­si­to, al­go ocu­rri­rá y cuan­do me­nos lo es­pe­re­mos la suer­te cam­bia­rá y nue­va­men­te Ve­ne­zue­la se­rá una tie­rra de pro­mi­sión a don­de acu­dan gen­te de to­do el mun­do pa­ra vol­ver­la su pa­tria, y no co­mo aho­ra que los ve­ne­zo­la­nos hu­yen de Ve­ne­zue­la y emi­gran ha­cia cual­quier lu­gar.

En cual­quier mo­men­to Dios se acor­da­rá de es­ta tie­rra des­gra­cia­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.