Cuer­pos ce­les­tes

Notitarde - - Deportes - Ma­ri­sol Pra­das

Po­co a po­co lo va­mos des­cu­brien­do: Los ha­bi­tan­tes de es­te mun­do va­mos por rum­bos in­co­ne­xos: los hom­bres y las mu­je­res por la gran va­rie­dad de ca­mi­nos que exis­ten y, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, la ver­dad, ha­cien­do un pa­pel, bue­na ma­yo­ría de ve­ces, des­en­fo­can­do la reali­dad, a la que no juz­ga­re­mos ni agre­ga­re­mos ad­je­ti­vos, pa­ra bien o pa­ra mal.

Hay una no­ve­dad y es mun­dial. Aho­ra no se re­fle­jan las en­cues­tas ga­na­do­ras. Es­to es una im­pro­vi­sa­ción aun­que la ver­dad co­no­cien­do fon­dos e in­tere­ses más bien pa­re­ce ci­ru­gía con nue­vo bis­tu­rí, en el es­ce­na­rio tec­no­ló­gi­co, que ca­si no per­mi­te ma­nio­bras. O, más bien, la ma­ni­pu­la­ción más am­plia y de­ca­den­te que pue­da pal­par­se: pro­yec­tar la fal­se­dad co­mo ver­dad, des­co­no­cien­do los prin­ci­pios que ade­más pa­re­cen inexis­ten­tes.

Des­de ha­ce unos diez años he­mos vis­to que en cuan­to a elec­cio­nes pre­si­den­cia­les se re­fie­re, pa­ra re­fe­rir­nos al mag­na­te que aho­ra es el pre­si­den­te de EE UU, los me­dios han ju­ga­do a pre­sen­tar co­sas que no son. Es­to no es na­da nue­vo. En nues­tra his­to­ria (in) hu­ma­na, hay mi­les de li­bros que ga­ran­ti­zan co­sas que no son ver­dad. En ar­queo­lo­gía, re­li­gión, as­tro­lo­gía, ar­te, cien­cia - y no seguimos enu­me­rán­do­los pa­ra no pre­sio­nar es­te es­cri­to- la su­pre­ma­cía de la men­ti­ra ha si­do pal­pa­ble.

En na­da se bus­ca con­fa­bu­lar­se en­tre los ni­dos de los in­tri­gan­tes.

Si el ser hu­mano ha ido de po­der en po­der ha­cien­do to­do cuan­to le plaz­ca pa­ra sem­brar en el re­du­ci­do es­pa­cio del ego las far­sas que se van des­mo­ro­nan­do mien­tras va­mos des­per­tan­do, es ló­gi­co te­mer lo in­de­sea­ble.

La vi­da tan cor­ta de unos y otros ha­ce ca­si des­cu­brir que na­da o po­co im­por­tó…

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción no en­ga­ñan: de­ja­mos que se des­na­tu­ra­li­cen por­que no nos im­por­tan. Y aun­que no lo ad­mi­ta­mos o no lo que­ra­mos ver; nos in­tere­san ca­da vez me­nos, tal y co­mo los co­no­ci­mos has­ta aho­ra.

¿De qué sir­ve dis­fra­zar­se de li­ber­tad cuan­do co­no­ce­mos, to­dos, al amo?

La tec­no­lo­gía per­mi­te una li­ber­tad de es­co­gen­cia que aun­que no en­cuen­tre, en pri­me­ra ins­tan­cia, la pro­fun­di­dad or­de­na­da que qui­sié­ra­mos, co­mo ca­pí­tu­los de un li­bro, po­see­mos tal ba­ga­je que el sen­ti­do co­mún ape­nas ayu­da a en­ten­der el to­do.

No­ti­cia de es­tos días es que los hom­bres bi­llo­na­rios y los go­bier­nos de los cua­tro o cin­co paí­ses más po­de­ro­sos del mun­do les ha da­do por aque­llo de po­seer los cuer­pos ce­les­tes. Re­sul­ta que tie­nen cohe­tes ba­ra­tos pa­ra lle­gar fá­cil­men­te a nues­tro sa­té­li­te.

Es de­cir, en el si­glo pa­sa­do, fue­ron a la lu­na min­tien­do so­bre la su­pre­ma­cía cien­tí­fi­ca cuan­do se tra­tó de con­trol mi­li­tar y, des­pués de mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes so­bre lo que allí su­ce­dió y por qué se de­jo de ir, vie­ne el siem­pre eterno ne­go­cio: ir ha­cia el as­tro pa­ra arran­car­le mi­ne­ra­les es­tra­té­gi­cos, sen­tar ba­ses e ir lle­van­do tu­ris­tas mi­llo­na­rios.

Y ya se es­tán dis­pa­ran­do las ga­ro­tas fi­nan­cie­ras: ri­cos, cien­tí­fi­cos y po­lí­ti­cos del mun­do di­ri­gi­dos ha­cia ese ob­je­ti­vo, con las sú­bi­tas mu­je­res des­nu­das de por me­dio, no lo du­den.

Ofre­cien­do la lu­na, co­mo si les per­te­ne­cie­ra. Y la ver­dad que el co­men­ta­rio es in­ge­nuo por­que así co­mo la ig­no­ran­cia es atre­vi­da, el con­trol por to­do lo que no con­tro­lan es tan des­con­cer­tan­te, que has­ta en­ri­que­ce el al­ma.

Y la ver­dad es que creo en el co­ra­zón, por so­bre to­das las co­sas.

Oja­lá no exis­tie­ran lí­mi­tes pa­ra po­ner en prác­ti­ca otras co­sas más sen­ci­llas. Co­mo siem­pre, los du­ros de co­ra- zón, creen que to­do lo que con­quis­tan es iner­te (aún no se en­tien­de que la tie­rra es una ener­gía que se mue­ve co­mo el mar y co­mo el ai­re).

Ima­gino a esa re­pul­si­va re­par­ti­ción; ade­más, en el la­do os­cu­ro de la lu­na, con lu­ces led ilu­mi­nan­do to­do el es­ce­na­rio.

La ma­te­ria os­cu­ra ade­más, no tie­ne na­da que ver con nues­tra os­cu­ri­dad.

Y si los hom­bres des­mem­bra­nan la lu­na, ella ve­rá co­mo re­tor­nar su can­to de luz y no­che pro­fun­da.

Pe­ro to­da­vía van más allá. In­ten­ta­rán ha­bi­tar el pla­ne­ta de la gue­rra co­mo si a la tie­rra no lo hu­bie­ran con­ver­ti­do en eso. Des­co­no­cien­do. Atro­pe­llan­do. Na­da nue­vo. He­mos apren­di­do muy po­co. ¿Qué que­da? La res­pues­ta es tan sen­ci­lla que se im­preg­na de ar­coí­ris: to­do por de­lan­te. Empecemos. Al pla­to de arroz con car­ne le he­mos qui­ta­do la pro­teí­na.

Po­de­mos con­su­mir és­te ce­real so­lo. ¿Tam­bién se aca­bó? Ten­dre­mos que mas­car en­ton­ces el ci­lan­tro, hier­ba con el que real­zá­ba­mos su sa­bor, aro­ma­ti­zán­do­lo. Es de­cir, so­bre­vi­vi­re­mos a to­do. Pe­ro hay que ir des­per­tan­do, de una bue­na vez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.