Ne­ce­si­ta­mos un cam­bio de épo­ca

Notitarde - - Deportes -

Los gran­des ejes de la edu­ca­ción pa­ra el si­glo XXI son apren­der a co­no­cer, a ser y a vi­vir y, al mis­mo tiem­po, apren­der a atre­ver­nos, es­cri­bía Jac­ques De­lors en 1991.

Sa­pe­re au­diam ¡”Me atre­ve­ré a sa­ber”! fue la di­vi­sa del Re­na­ci­mien­to, sin cor­ta­pi­sas de fa­na­tis­mos e ideo­lo­gías ex­clu­yen­tes, sin po­lí­ti­cos co­rrup­tos por los gran­des in­tere­ses fi­nan­cie­ros, sin oli­gar­quías ni me­dios de co­mu­ni­ca­ción so­me­ti­dos al po­der de turno; sin in­jus­ti­cias ni cer­ce­na­mien­to de li­ber­ta­des y de de­re­chos fun­da­men­ta­les. Na­die nos los dio ni con­ce­dió por­que son con­na­tu­ra­les al ser hu­ma­nos, aun­que lle­ve un tiem­po his­tó­ri­co el re­co­no­ci­mien­to por los po­de­res ins­ti­tui­dos.

Por­que si sa­be­mos y no nos atre­ve­mos a em­pren­der, se­re­mos co­mo cím­ba­lo que re­ti­ñe o co­mo agua en un ces­to. Por­que una pro­po­si­ción no ne­ce­si­ta ser ver­dad pa­ra que arras­tre a las gen­tes. Ni una fa­la­cia, por mu­cho que se re­pi­ta, lle­ga­rá nun­ca a ser cier­ta, pe­ro ter­mi­na­rán por creer­la.

Si la edu­ca­ción con­sis­te en po­der di­ri­gir la pro­pia vi­da pa­ra ser ca­pa­ces de afron­tar las si­tua­cio­nes que plan­tea la vi­da, co­mo se­ña­la­ba Ib­sen, an­tes es pre­ci­so co­no­cer es­ta reali­dad en pro­fun­di­dad y no en las ver­sio­nes dis­tor­sio­na­das con la que nos gol­pean los me­dios, la pu­bli­ci­dad y la ru­ti­na de las co­sas re­pe­ti­das. Y aho­ra cier­tos ele­men­tos en Las Cor­tes que se re­fie­ren a nues­tro Par­la­men­to co­mo “La ca­sa del pue­blo” y ac­túan, gri­tan, aren­gan co­mo si es­tu­vie­ran en un am­bien­te asam­blea­rio. Cuan­do uno en­tra en un club se adap­ta a las nor­mas, mo­dos y for­mas que lo ri­gen. Cuan­do se lo­gra un ac­ta par­la­men­ta­ria es inad­mi­si­ble que pre­ten­den sal­tar­se to­das las nor­mas, ya que sin ri­tos, pa­de­ce la edu­ca­ción que, co­mo la cortesía, son fru­to de la jus­ti­cia. Pre­ten­den apo­rrear­nos a los ciu­da­da­nos co­mo si fué­ra­mos bár­ba­ros Por eso pre­ten­den te­ner­nos de es­pec­ta­do­res más que co­mo ciu­da­da­nos que par­ti­ci­pan y se atre­ven a pen­sar, a du­dar, a di­sen­tir y a em­pren­der com­pro­me­tién­do­se.

No po­de­mos re­sol­ver los pro­ble­mas de hoy con los me­dios del pa­sa­do. Ya es­cri­bió McLuhan, “con­du­ci­mos con el pie en el ace­le­ra­dor pe­ro con la vis­ta fi­ja en el re­tro­vi­sor”. Es pre­ci­so apro­ve­char las nue­vas tec­no­lo­gías en la re­vo­lu­ción de las co­mu­ni­ca­cio­nes. Nues­tros hi­jos y nie­tos las ma­ne­jan y ya no com­pren­den a vo­ce­ros y a plu­mí­fe­ros que ha­blan con en­go­la­mien­to y es­cri­ben con tin­ta chi­na y plu­ma de man­gui­lle­ro. Y mu­cho me­nos a vo­cin­gle­ros de­ma­gó­gi­cos que lla­man al Par­la­men­to “Ca­sa del pue­blo” en la que ellos se pro­du­cen co­mo agi­ta­do­res que nos lle­va­rían a las che­cas o a la anar­quía más sal­va­je

Nos di­je­ron que te­nía­mos que tra­ba­jar jun­tos pa­ra afron­tar los pro­ble­mas de una hu­ma­ni­dad ex­plo­ta­da y do­lien­te, en la que un 80% pa­de­ce ham­bre, en­fer­me­dad, ig­no­ran­cia y mi­se­ria mien­tras só­lo el 20% vi­vi­mos con dig­ni­dad, aún sa­bien­do que es­ta­mos ex­plo­tan­do las ri­que­zas y la mano de obra de otros pue­blos em­po­bre­ci­dos.

No hu­bo ayu­das sino prés­ta­mos y no hu­bo coope­ra­ción sino ex­plo­ta­ción: bau­xi­ta, ma­de­ra, col­tán, li­tio, oro, bos­ques, hi­dro­car­bu­ros, opio pa­ra la he­roí­na y to­da ri­que­za na­tu­ral ca­paz de ser ma­nu­fac­tu­ra­da en nues­tras so­cie­da­des pa­ra que rin­die­ra los má­xi­mos be­ne­fi­cios. Por eso si­guen ha­blan­do de “re­cur­sos” hu­ma­nos y na­tu­ra­les. Co­mo si un ser hu­mano pu­die­ra ser un “re­cur­so”, bueno pa­ra ser ex­plo­ta­do, un ins­tru­men­to pa­ra al­can­zar un fin, un ob­je­to de quien, por na­tu­ra­le­za, es su­je­to que sa­le al en­cuen­tro e in­ter­pe­la.

Por­que el fun­da­men­to de la ciu­da­da­nía, an­tes que el de la de­mo­cra­cia, es el re­co­no­ci­mien­to de igual dig­ni­dad de to­dos los se­res hu­ma­nos.

No ha­bía di­ne­ro en el 2000 pa­ra con­se­guir los Ob­je­ti­vos del Mi­le­nio, “re­du­cir a la mi­tad las per­so­nas po­bres y ham­brien- tas”, pe­ro to­do lo que se ne­ce­si­ta al año pa­ra el Fon­do Mun­dial pa­ra la Ali­men­ta­ción se gas­ta en 15 días en gas­tos mi­li­ta­res. Tres mil mi­llo­nes de dó­la­res ca­da día.

No ha­bía 40.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra re­me­diar el ham­bre pe­ro, des­pués del 11 de sep­tiem­bre, se des­pil­fa­rra­ron mi­les de mi­llo­nes pa­ra in­va­dir y ex­plo­tar Irak y Af­ga­nis­tán.

Cuan­do, en 2008, se pro­du­jo el crack en Es­ta­dos Unidos se ha­bi­li­ta­ron 720.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra res­ca­tar las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras y 400.000 mi­llo­nes en la Unión Eu­ro­pea. Y el Pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad eu­ro­pea, Du­rao Ba­rro­so, afir­mó que era ur­gen­te “rein­ven­tar el ca­pi­ta­lis­mo”. Po­co le fal­tó pa­ra re­afir­mar el po­der de los plu­tó­cra­tas que di­ri­gen el mun­do. ¿Qué otra co­sa fue­ron los dis­tin­tos G 8, G 20, sino el po­der de una oli­gar­quía fi­nan­cie­ra?

Lo que te­ne­mos que ha­cer es in­ven­tar el por­ve­nir. Y Oba­ma pro­cla­mó en El Cai­ro: “pa­ra una me­jor dis­tri­bu­ción de la ri­que­za, en lu­gar de una épo­ca de cam­bios, que­re­mos un cam­bio de épo­ca”. Jo­sé Car­los Gar­cía Fa­jar­do. Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.