Pre­gun­tas de un lu­nes des­pués de unos acuer­dos

Notitarde - - Deportes - So­le­dad Morillo Be­llo­so

eo un par de co­mu­ni­ca­dos, unos cin­co ar­tícu­los y me ha­cen lle­gar re­sú­me­nes de tuits que cir­cu­la­ron por las re­des el fin de se­ma­na. Son en su ma­yo­ría tex­tos he­roi­cos, lle­nos de fra­ses que bus­can ce­le­bri­dad, pá­rra­fos cor­tos de 140 ca­rac­te­res pa­ra que pue­dan ro­dar y ser re­bo­ta­dos sin ma­yor es­fuer­zo o re­fle­xión por la in­fi­ni­ta au­to­pis­ta de las re­des Hay mo­men­tos en la vi­da en los que uno tie­ne que res­pi­rar. Oxi­ge­nar el ce­re­bro.

El cam­bio de pe­sos de apo­yo no ne­ce­sa­ria­men­te su­po­ne que he­mos apren­di­do a di­fe­ren­ciar la de­mo­cra­cia de la oclo­cra­cia. La mu­che­dum­bre que an­tes brin­dó su fer­vor a la “re­vo­lu­ción bo­ni­ta” cam­bia, con el vien­to. Te­mo, re­pi­to, que no he­mos apren­di­do. Prác­ti­ca­men­te na­da. Al me­nos en lo re­fe­ren­te a có­mo de­jar de bus­car a Dios por los rin­co­nes.

La MUD anun­cia las re­sul­tas de la se­gun­da se­sión del “diá­lo­go”. Son bue­nas no­ti­cias, ban­de­ri­llas cla­va­das so­bre el lo­mo del to­ro y que lo han de­bi­li­ta­do aún más, pe­ro in­me­dia­ta­men­te esos lo­gros re­ci­ben ata­ques, de opo­si­to­res (el ré­gi­men se re­la­me). Lo di­go sin que me que­de na­da por den­tro: las reac­cio­nes de Ven­te y de Vo­lun­tad Po­pu­lar son erra­das y yo di­ría que has­ta pue­ri­les. La po­lí­ti­ca es la gue­rra que usa pa­la­bras. Y su­po­ne en­ton­ces un vas­to co­no­ci­mien­to lin­güís­ti­co. Me pre­gun­to y pre­gun­to: ¿cuál es la pro­me­sa bá­si­ca ex­pre­sa­da en esos co­mu­ni­ca­dos? Que no les gus­ten los acuer­dos con­se­gui­dos, o que no les pa­rez­can su­fi­cien­tes o si­quie­ra sa­tis­fac­to­rios, pa­se. Pe­ro el de­nues­to no vie­ne acom­pa­ña­do de una pro­me­sa bá­si­ca al­can­za­ble, sino de un fes­ti­val de pa­ja­ri­tos pre­ña­dos. ¿Qué pro­po­nen? Lo ya gas­ta­do. Ir a Mi­ra­flo­res. Su­pon­ga­mos que una nu­tri­da mul­ti­tud lle­ga a Pa­la­cio. ¿Con cuán­tos nue­vos muer­tos? Su­pon­ga­mos que de he­cho con­se­gui­mos ro­dear Mi­ra­flo­res. Y en­ton­ces, ¿qué? Su­pon­ga­mos que Ma­du­ro, lue­go de al­gu­nos días de si­tio, se va. ¿Qué si­gue? Aris­tó­bu­lo asu­me la pre­si­den­cia. Por­que eso di­ce la Cons­ti­tu­ción. Y apa­re­ce la pre­gun­ta cla­ve: “Ma­ma, ¿qué se­rá lo que quie­re el ne­gro?”. La Cons­ti­tu­ción no es­ta­ble­ce lí­neas de su­ce­sión, co­mo ocu­rre en otros paí­ses. En­ton­ces es­ta­ría­mos en una tre­men­da cri­sis po­lí­ti­ca, peor que la ac­tual, que se mon­ta so­bre el co­lap­so eco­nó­mi­co y so­cial de ca­rac­te­rís­ti­cas bí­bli­cas que te­ne­mos so­bre el lo­mo.

Si no en­ten­de­mos los lo­gros al­can­za­dos el fin de se­ma­na, es­ta­mos ju­gan­do aje­drez con las nor­mas del par­chís. Cla­ro que el pre­si­den­te te­nía que anun­ciar una pro­lon­ga­ción del de­cre­to de emer­gen­cia y es­ta­do de ex­cep­ción. Po­bre Ma­du­ro sa­be que es­tá a días, ho­ras más bien, de en­fren­tar una Asam­blea Na­cio­nal reac­ti­va­da y en pleno uso de sus com­pe­ten­cias y fa­cul­ta­des, que le va ha­cer la vi­da a cua­dri­tos y lo ha­rá su­dar tin­ta chi­na. En­ton­ces sa­lió rau­do y ve­loz a dar­le ex­ten­sión al de­cre­to.

El ré­gi­men pien­sa en cor­to pla­zo. Por eso to­das sus ju­ga­das tie­nen co­mo mu­cho un ran­go de me­ses. La opo­si­ción tie­ne por fuer- za que te­ner vi­sión te­les­có­pi­ca. Y de­jar de com­prar­le las ba­bo­sa­das y gri­to­ne­rías a Ma­du­ro, Dios­da­do, Jor­ge Ro­drí­guez y de­más vi­lla­nos de es­ta no­ve­la. En el aná­li­sis del “sta­tus” des­ta­ca un ra­mi­to de im­por­tan­tes con­quis­tas. 1. La de­sig­na­ción de dos nue­vos rec­to­res del CNE tan pron­to co­mo el 4 de di­ciem­bre es un hit con hom­bre en ba­se. Y lo es to­da­vía más da­do que el acuer­do de­ter­mi­na que la opo­si­ción nombra un rec­tor y el se­gun­do va por acuer­do en­tre opo­si­ción y ofi­cia­lis­mo. 2. Nue­vas elec­cio­nes en Ama­zo­nas. O en su de­fec­to la apro­ba­ción de los elec­tos en di­ciem­bre de 2916. Eso ge­ne­ra reac­ción en ca­de­na, que ima­gino huel­ga ex­pli­car. 3. No se nie­ga ni se prohí­be la pro­tes­ta en la ca­lle. Pe­ro, y es­to es mi con­se­jo, hay que aca­bar con el fe­ti­che de ir a Mi­ra­flo­res. Por va­rias e im­por­tan­tes ra­zo­nes. Ries­go­so y una ju­ga­da que pue­de sa­lir muy ca­ra y que no ofre­ce ga­ran­tías de éxi­to. Pe­ro hay más. Ir a Mi­ra­flo­res de­ja por fue­ra a mi­llo­nes de ciu­da­da­nos. Que quie­ren pro­tes­tar. Que es­tán in­dig­na­dos. En cam­bio, la pro­tes­ta en mi­les de lu­ga­res en el te­rri­to­rio na­cio­nal abar­ca y aprie­ta. Hay ofi­ci­nas de Cor­poe­lec en to­do el te­rri­to­rio. Tam­bién de las hi­dro­ló­gi­cas. Hay Se­niat, Sai­me. Hos­pi­ta­les. Es­cue­las. Uni­ver­si­da­des. Puer­tos y ae­ro­puer­tos. Pea­jes. Mer­ca­dos ma­ne­ja­dos por el ré­gi­men. Cien­tos de ofi­ci­nas gu­ber­na­men­ta­les. Se­des del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, de la De­fen­so­ría del Pue­blo, de po­li­cías, cár­ce­les, cuar­te­les. Hay que des­pa- rra­mar la pro­tes­ta. Des­con­cen­trar­la, des­cen­tra­li­zar­la. Fe­de­ra­li­zar­la. Ha­cer­la in­clu­yen­te, opor­tu­na, va­ria­da y con­ta­gio­sa. Que el país en­te­ro se que­je. To­dos los días. Por to­do. Por­que así se le man­da al ré­gi­men un men­sa­je po­de­ro­so: es­ta­mos mal por­que us­te­des son un desas­tre; us­ted des­tru­ye­ron es­te país. Y por­que así los ciu­da­da­nos se ven unos a otros y se ge­ne­ra una mo­nu­men­tal es­ta­do de em­pa­tía.

Un cuar­to asun­to que re­sal­ta en esos acuer­dos de no­viem­bre es lo re­la­ti­vo a la ha­bi­li­ta­ción de ayu­das hu­ma­ni­ta­rias y la li­be­ra­ción de pre­sos po­lí­ti­cos. Eso, mis ami­gos, es una con­fe­sión abier­ta del ré­gi­men. Es acep­tar que hay ham­bre y te­rri­ble es­ca­sez de me­di­ca­men­tos. Es acep­tar que hay mu­chos tras las re­jas por ra­zo­nes po­lí­ti­cas.

Así las co­sas, a quie­nes sien­tan y digan que les in­va­de te­rri­ble pe­sar por los acuer­dos anun­cia­dos el fin de se­ma­na, pues que lo pien­sen me­jor. La pla­za de to­ros es­ta­ba ce­rra­da con to­dos no­so­tros aden­tro. Los acuer­dos van qui­tan­do los can­da­dos y el to­re­ro cla­vó ban­de­ri­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.