Cró­ni­ca de lo co­ti­diano

Notitarde - - Deportes - Or­lan­do Za­ba­le­ta

os lu­nes ha­go co­la con mi mu­jer, Cor­te­za la be­lla, que ese es el día que le to­ca pa­ra com­prar “re­gu­la­dos”. Los mar­tes me to­ca a mí, y ella me acom­pa­ña.

Me le­van­to a las 3:45 am, ha­go el ca­fé (irre­nun­cia­ble tra­di­ción ve­ne­zo­la­na), mon­to las are­pas en el bu­da­re, me ba­ño y le­van­to a Cor­te­za a las 4:30 am. Pre­fie­ro ma­dru­gar pri­me­ro pa­ra dar­me el gus­to de no apu­rar­me. Sa­li­mos a la os­cu­ri­dad de la ca­lle a “ba­cha­quear”, que así lla­ma el ve­ne­zo­lano a esa bús­que­da in­cle­men­te de co­mi­da el día asig­na­do.

Qui­sie­ra ser el úni­co ve­ne­zo­lano obli­ga­do a ese sa­cri­fi­cio ma­dru­ga­dor. Con gus­to lle­va­ría so­bre mis hom­bros ese pa­de­ci­mien­to yo so­lo por el res­to del país. Pe­ro la­men­ta­ble­men­te no es así: cuan­do lle­ga­mos a la co­la siem­pre hay mu­chos cen­te­na­res más de sa­cri­fi­ca­dos.

Los su­per­mer­ca­dos abren a las 8:30. Des­de las 5:00 am has­ta la aper­tu­ra la co­la se ali- men­ta de ru­mo­res so­bre lo que ven­de­rán ese día. Y de la es­pe­ran­za que ha­ya ha­ri­na de maíz, o acei­te, o le­che. Na­die es tan op­ti­mis­ta co­mo pa­ra so­ñar con azú­car.

El ver­bo “mar­car” se es­cu­cha a ca­da mo­men­to. “Mar­car” es ha­cer co­la en un si­tio un ra­to, co­no­cer a los que van de­lan­te y de­trás, e ir­se a otra co­la en otro su­per­mer­ca­do cer­cano. Se con­si­de­ra nor­mal. “Va­ya ra­pi­di­to, y mar­que la co­la allá, que le res­pe­ta­mos su pues­to y aquí no pa­sa­rá na­da has­ta las ocho”.

De­pen­dien­do de la fuer­za de los ba­cha­que­ros, ven­de-pues­tos y co­lea­do­res pro­fe­sio­na­les, y del or­den o el des­or­den que los del sú­per y los sol­da­dos y mi­li­cia­nos im­pon­gan, pue­den lle­gar las 10 am an­tes de en­trar a com­prar. Y pue­de que ya se ha­yan aca­ba­do los re­gu­la­dos, o que­de ape­nas me­dio ki­lo de pas­ta. Si in­ten­ta con­ti­nuar en el otro su­per­mer­ca­do, se le ha­rán las 12 del me­dio­día, y el ries­go de que se aca­ben los pro­duc­tos an­tes de en­trar al ne­go­cio es muy gran­de.

A las 12 uno ya ha cum­pli­do una jor­na­da de 8 ho­ras. Ha sen­ti­do el frío de la ma­dru­ga­da, ha lle­va­do sol pa­re­jo, las pier­nas se le han can­sa­do, el sue­ño lo es­tá lla­man­do. Y tie­ne ham­bre. Y a ve­ces son la 1 y aún es­tá ba­cha­quean­do. Aden­tro los su­per­mer­ca­dos nun­ca tie­nen su­fi­cien­te ca­jas re­gis­tra­do­ras abier­tas, así que hay que in­ver­tir al me­nos una ho­ra más pa­ra pa­gar y po­der sa­lir.

El ve­ne­zo­lano uti­li­za mí­ni­mo dos días pa­ra el “ba­cha­queo”.

Y los otros días de la se­ma­na otras co­las es­pe­ran. Las de las fe­rias de ver­du­ras, por­que en los su­per­mer­ca­dos los pre­cios del to­ma­te son al­tí­si­mos. Hay que es­tar en­te­ra­dos de dón­de y cuán­do hay fe­ria. Y al­gu­nas so­lo acep­tan efec­ti­vo, y en­ton­ces hay que ha­cer co­la en el ban­co, o re­co­rrer la ciu­dad bus­can­do ca­je­ros con pla­ta.

Tam­bién ha­rá co­la pa­ra com­prar el que­so o la car­ne a me­jor pre­cio. Por su ca­sa las bo­de­gas y abas­tos cer­ca­nos lo ro­ba­rán des­ca­ra­da­men­te. Ah, y guar­de ener­gía pa­ra una vez al mes ha­cer la in­ter­mi­na­ble co­la del gas.

De los sie­te días de la se­ma­na, más de la mi­tad se uti­li­zan pa­ra lle­nar la des­pen­sa de la ca­sa.

Las reunio­nes so­cia­les, me re­fie­ro a even­tos cul­tu­ra­les, po­lí­ti­cos, son un lu­jo de tiem­po im­pa­ga­ble.

Ya me he dis­cul­pa­do con Lau­ra An­ti­llano y Jo­sé Car­los de Nó­bre­ga, por no asis­tir a sus ex­tra­or­di­na­rios mar­tes li­te­ra­rios (en el MUVA, val­ga la cu­ña), por­que los mar­tes en la tar­de ya es­toy muy mo­li­do.

Nos es­ta­mos es­tu­pi­di­zan­do, que las re­la­cio­nes so­cia­les, así sea “echar una pa­ji­ta” con unos ami­gos mien­tras to­ma­mos un ca­fé, ha­blar so­bre el te­ma de su pre­fe­ren­cia, son tan ne­ce­sa­rias co­mo la ha­ri­na pan de ca­da día (que, siem­pre lo di­go, na­die pien­sa so­lo). Pe­ro te­ne­mos que re­nun­ciar a ellas. A mí me in­vi­tan a mu­chos even­tos po­lí­ti­cos, sin­di­ca­lis­tas, poe­tas, aca­dé­mi­cos, etc., y de­bo de­cli­nar la in­vi­ta­ción la ma­yo­ría de las ve­ces. Lo peor de to­do es la ten­den­cia al ais­la­mien­to.

¿Se pre­gun­tan por qué, en es­ta cri­sis, no se dan gran­des mo­vi­li­za­cio­nes per­ma­nen­te­men­te, no se for­man gru­pos de opi­nión en for­ma ma­si­va? Es por el ti­po de cri­sis y su efec­to en lo co­ti­diano.

Na­da que ver con, por ejem­plo, los años 2002-2003, cuan­do los ba­rrios se pla­ga­ron de gru­pos de dis­cu­sión es­pon­tá­neos. Es un da­to so­cio­ló­gi­co de­mo­le­dor. Ex­pli­ca que la cri­sis po­lí­ti­ca ten­ga rit­mo de cal­ma chi­cha so­fo­can­te.

Aho­ra ca­si siem­pre es­ta­mos ha­blan­do de co­mi­da. Que Marx te­nía ra­zón: an­tes de ha­cer ar­te o poe­sía, o po­lí­ti­ca, el hom­bre ne­ce­si­ta co­mer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.