Ase­si­na­ron a “El Ama­ri­llo” en San Die­go

Notitarde - - Sucesos -

San Die­go, no­viem­bre 26 ( Ana M. Ra­mos López).- De múl­ti­ples dis­pa­ros fue ase­si­na­do un jo­ven la tar­de de ayer, tras ser ata­ca­do a ti­ros fren­te a su re­si­den­cia en la ur­ba­ni­za­ción La Es­me­ral­da, del mu­ni­ci­pio San Die­go.

Las au­to­ri­da­des lo iden­ti­fi­ca­ron co­mo Luis Ale­jan­dro Ro­drí­guez, de 19 años, co­no­ci­do co­mo “El Ama­ri­llo”. De acuer­do con la ver­sión re­ca­ba­da por tes­ti­gos, a eso de las 12:15 de la tar­de, el jo­ven se en­con­tra­ba so­lo en su re­si­den­cia cuan­do al pa­re­cer un hom­bre que se des­pla­za­ba en un vehícu­lo, acom­pa­ña­do por otro, se de­tu­vo fren­te a la re­si­den­cia nú­me­ro 76, si­tua­da en la man­za­na H-3.

Luis Ale­jan­dro abrió la re­ja y sa­lió, en ese mo­men­to uno de los su­je­tos ac­cio­nó el ar­ma y le efec­tuó 11 dis­pa­ros, seis pro­yec­ti­les al­can­za­ron una pier­na y los de­más en los bra­zos.

En un in­ten­to por sal­var­se, Ro­drí­guez co­rrió ha­cia la sa­la, pe­ro ca­yó gra­ve­men­te he­ri­do y jun­to a él que­da­ron unos 800 Bo­lí­va­res en efec­ti­vo man­cha­dos de san­gre, ade­más de otro gru­po de bi­lle­tes por una can­ti­dad es­ti­ma­da de Bs. 700.

Tes­ti­gos ase­gu­ra­ron que es­cu­cha­ron cuan­do “El Ama­ri­llo” gri­tó pa­ra pe­dir ayu­da, mien­tras que los ho­mi­ci­das huían en el au­to.

Tras oír la de­to­na­cio­nes, ve­ci­nos in­for­ma­ron a fun­cio­na­rios de la Po­li­cía de San Die­go, quie­nes rá­pi­da­men­te pi­die­ron el apo­yo del cuer­po de bom­be­ros del mu­ni­ci­pio, és­tos tras­la­da­ron al he­ri­do a un cen­tro mé­di­co pri­va­do, pe­ro mu­rió al­re­de­dor de las 3:00 p.m.

En­tre la ace­ra de la ca­sa y el por­che ha­bían al me­nos on­ce cas­qui­llos ca­li­bre .40. En el fren­te de la vi­vien­da tam­bién se ob­ser­va­ron go­tas de san­gre.

Se­gún ver­sión ex­tra­ofi­cial, Luis Ro­drí­guez ha­bría si­do ame­na­za­do en más de una oca­sión, por lo que las au­to­ri­da­des no des­car­tan que el mó­vil del ho­mi­ci­dio fue el ajus­te de cuen­tas.

Se co­no­ció que “El Ama­ri­llo” tam­bién es­tu­vo de­te­ni­do du­ran­te 11 me­ses en el co­man­do de la Po­li­cía de San Die­go, el año pa­sa­do, la fuen­te no de­ta­lló por cuál de­li­to.

Es­ta­ba ba­jo in­ves­ti­ga­ción

De acuer­do con la ver­sión apor­ta­da por fuen­tes po­li­cia­les, Luis Ro­drí­guez es­ta­ba ba­jo in­ves­ti­ga­ción por el ho­mi­ci­dio del fun­cio­na­rio Víc­tor Alfonso Aguiar He­rre­ra de 31 años, quien fue ba­lea­do a eso de las 12:30 de la ma­ña­na del do­min­go 6 de no­viem­bre en el ba­rrio Jo­sé Ma­ría Po­lan­co, del sec­tor Las Agüi­tas, en el mu­ni­ci­pio Los Gua­yos.

La ver­sión po­li­cial del ca­so in­di­ca que el fun­cio­na­rio iba a bus­car a unos ami­gos en el sec­tor El Ro­ble, en un vehícu­lo ro­jo, mar­ca Che­vro­let, mo­de­lo Cor­sa, cuan­do fue sor­pren­di­do por va­rios hom­bres ar­ma­dos que ca­mi­na­ban por la zo­na y le gri­ta­ron que se de­tu­vie­ra, lla­ma­do al que Aguiar no obe­de­ció pa­ra tra­tar de huir, pe­ro los hom­bres dis­pa­ra­ron ha­cia el vi­drio tra­se­ro del au­to, lo­gran­do he­rir­lo de muer­te.

El equi­po re­por­te­ril que acu­dió al lu­gar in­ten­tó ob­te­ner la ver­sión de los pa­rien­tes, a tra­vés de una de las fa­mi­lia­res que es co­no­ci­da co­mo tía de la víc­ti­ma, pe­ro se ne­gó a de­cla­rar a la pren­sa.

Fun­cio­na­rios de la Po­li­cía de San Die­go res­guar­da­ron la es­ce­na mien­tras es­pe­ra­ban a la po­li­cía cien­tí­fi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.