Has­ta la vic­to­ria siem­pre comandante Fi­del

El iz­quier­da­zo

Notitarde - - Ciudad - Tha­ma­ra Al­ca­lá

La his­to­ria de Amé­ri­ca La­ti­na y el mun­do nue­va­men­te se es­tre­me­ce y de­ja mar­ca­da su pá­gi­na con la par­ti­da fí­si­ca del lí­der de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na el Comandante en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz, quien fue un digno re­pre­sen­tan­te del es­pí­ri­tu li­ber­ta­rio y lu­cha­dor de los hom­bres y mu­je­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos y ca­ri­be­ños que na­cen pa­ra trans­for­mar y ha­cer nue­vas to­das las co­sas a fin de al­can­zar la igual­dad y jus­ti­cia en su país y en to­do el mun­do.

In­que­bran­ta­ble en sus prin­ci­pios e idea­les, de una al­ta sen­si­bi­li­dad hu­ma­na, te­nien­do su pre­fe­ren­cia por fa­vo­re­cer a los más ne­ce­si­ta­dos, in­ter­na­cio­na­lis­ta por con­vic­ción, desa­rro­lló el pa­trio­tis­mo más su­bli­me de to­do su pue­blo, y an­te las ame­na­zas y los atro­pe­llos in­mo­ra­les de la ca­na­lla me­diá­ti­ca y del im­pe­ria­lis­mo mun­dial siem­pre man­tu­vo la in­te­gri­dad y la dig­ni­dad de la Re­vo­lu­ción y del pue­blo Cu­bano.

En al­gún mo­men­to, el Comandante Su­pre­mo de la Re­vo­lu­ción Bo­li­va­ria­na Hu­go Chá­vez le con­tó a Fi­del la for­ma en que ha­bían des­apa­re­ci­do fí­si­ca­men­te los hom­bres y lí­de­res de la pa­tria que lu­cha­ron por nues­tra in­de­pen­den­cia y li­ber­tad, co­men­zan­do por el más gran­de de to­dos nues­tro Li­ber­ta­dor el Ge­ne­ral en Je­fe Si­món Bo­lí­var, a quien se le prohi­bió la en­tra­da a las Pro­vin­cias Uni­das de Ve­ne­zue­la; al Gran Ma­ris­cal de Aya­cu­cho el Ge­ne­ral en Je­fe An­to­nio Jo­sé de Su­cre, se le ame­na­zó de fu­si­la­mien­to si to­ca­ba tie­rras de las Pro­vin­cias ya se­pa­ra­das de Co­lom­bia. En esa mis­ma his­to­ria, con­ta­ba el Comandante Chá­vez a Fi­del, que to­dos ha­bían muer­to ex­pul­sa­dos de la pa­tria y trai­cio- na­dos, El Li­ber­ta­dor Si­món Bo­lí­var en San­ta Mar­ta, le prohi­bie­ron en­trar a Ve­ne­zue­la, Su­cre ase­si­na­do en Be­rrue­cos, su cuer­po ti­ra­do y es­con­di­do por más de 70 años, el Ge­ne­ral del pue­blo so­be­rano Ezequiel Zamora, a quien le co­rres­pon­dió le­van­tar las ban­de­ras trai­cio­na­das de Bo­lí­var, fue trai­cio­na­do y ase­si­na­do de un ba­la­zo el 10 de enero de 1.860 y a prin­ci­pios del si­glo XX el Ge­ne­ral Ci­priano Cas­tro, un pa­trio­ta y na­cio­na­lis­ta, en­fer­mó, y al zar­par al ex­te­rior pa­ra su tra­ta­mien­to fue trai­cio­na­do por el Vi­ce­pre­si­den­te Vi­cen­te Gó­mez y se ins­ta­ló en Ve­ne­zue­la la más ti­ra­na dic­ta­du­ra por 30 años. Al fi­nal de es­ta his­to­ria, co­men­tó el Comandante Chá­vez, que Fi­del des­pués de es­cu­char­lo muy aten­to, ex­pre­só sa­bia­men­te co­mo siem­pre lo fue, que to­do es­to era muy la­men­ta­ble, pe­ro que nin­guno de ellos dos (Ni Chá­vez ni Fi­del) mo­ri­rían de es­ta ma­ne­ra.

Hoy la tristeza y el do­lor em­bar­ga el al­ma de to­dos los re­vo­lu­cio­na­rios del mun­do por la des­apa­ri­ción fí­si­ca de Fi­del, de es­te Gi­gan­te de nues­tra Amé­ri­ca, pe­ro cier­ta­men­te se cum­plió lo di­cho por él, ni Chá­vez ni Fi­del mu­rie­ron fue­ra de su pa­tria y mu­cho me­nos trai­cio­na­dos por sus pue­blos, con­tra­ria­men­te, su obra, ideas, pen­sa­mien­to y su le­ga­do es­ta­rán ca­da vez más vi­vo que nun­ca.

En vi­da nun­ca pu­die­ron de­rro­tar­te, ni en el cam­po de las ideas, ni en el com­ba­te con las ar­mas, siem­pre in­vic­to; tus ad­ver­sa­rios no pu­die­ron do­ble­gar la vo­lun­tad del pue­blo que re­pre­sen­ta­bas, y aho­ra que par­tis­te a un plano su­pe­rior, se­gu­ra­men­te apa­re­ce­rá la es­co­ria hu­ma­na, los re­sen­ti­dos de la his­to­ria a ce­le­brar tu as­cen­so a la in­mor­ta­li­dad, mien­tras que más tem­prano que tar­de la rá­fa­ga del tiem­po se los lle­va­rá y no sa­brán que pa­só.

Comandante en Je­fe Fi­del Cas­tro, has­ta siem­pre, has­ta la Vic­to­ria siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.