Ra­món J. Ve­lás­quez o la pa­sión de ser ve­ne­zo­lano

La po­lí­ti­ca es así

Notitarde - - Opinión - Nel­son Acos­ta Es­pi­no­za

El año 1983 el Dr. Ra­món J. Ve­lás­quez de­cla­ra­ba al dia­rio El Na­cio­nal lo si­guien­te: “Un nue­vo país es­ta­ba to­can­do las puer­tas de la for­ta­le­za y que fren­te a esa si­tua­ción, los amos del po­der po­lí­ti­co se en­fren­ta­ban a una dis­yun­ti­va dra­má­ti­ca: o abrían esas puer­tas o se­rian de­rri­ba­das”. Sin lu­gar a du­das, no se equi­vo­có la in­te­li­gen­cia his­tó­ri­ca de es­te ilus­tre ta­chi­ren­se. Las eli­tes de la épo­ca no tu­vie­ron la vo­lun­tad de ini­ciar una re­for­ma po­lí­ti­ca, pro­fun­di­zar la de­mo­cra­cia y abrir nue­vos sen­de­ros pa­ra la par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca. El cos­to de ese error his­tó­ri­co lo es­ta­mos pa­gan­do los ve­ne­zo­la­nos. Las puer­tas del po­der fue­ron de­rri­ba­das y se dio ini­cio a es­ta tra­ge­dia na­cio­nal que es­ta­mos vi­vien­do.

El día 28 de no­viem­bre se cum­ple el pri­mer cen­te­na­rio del na­ci­mien­to de Ra­món J. Ve­lás­quez (28/11/1916). Es­te ilus­tre ve­ne­zo- lano su­po ha­cer de su vi­da un ejer­ci­cio de ho­nes­ti­dad in­te­lec­tual y de amor ha­cia la tie­rra que lo vio na­cer. Ve­lás­quez fue un pun­to de en­cuen­tro pa­ra to­dos los in­te­lec­tua­les ve­ne­zo­la­nos. Sin im­por­tar las cre­den­cia­les ideo­ló­gi­cas, es­te in­sig­ne ve­ne­zo­lano es­tu­vo siem­pre aten­to a sus de­man­das y a to­dos aten­día con hu­mil­dad y sa­bi­du­ría. En po­cas pa­la­bras fue un de­mó­cra­ta ca­bal.

Com­pren­dió, igual­men­te, el Dr. Ve­lás­quez las ur­gen­cias de nues­tro tiem­po his­tó­ri­co. Fue fac­tor fun­da­men­tal en la crea­ción de la Co­mi­sión Pre­si­den­cial pa­ra la Re­for­ma del Es­ta­do (CO­PRE). Fue su pre­si­den­te por el pe­río­do de l984-86. Es­ta ins­ti­tu­ción ope­ró co­mo un me­ca­nis­mo de trans­for­ma­ción del sis­te­ma po­lí­ti­co. Pro­mo­vió un con­jun­to de ini­cia­ti­vas con la fi­na­li­dad de mo­der­ni­zar el sis­te­ma po­lí­ti­co: elec­ción di­rec­ta de go­ber­na­do­res y al­cal­des; tras­fe­ren­cias de com­pe­ten­cias ha­cia los go­bier­nos re­gio­na­les; in­cen­ti­vó la com­pe­ten­cia elec­to­ral den­tro del sis­te­ma de­mo­crá­ti­co y es­ti­mu­ló pro­ce­sos de cam­bio in­terno den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas. Es­tas son al­gu­nas de las ini­cia­ti­vas im­pul­sa­das por es­te or­ga­nis­mo ba­jo su li­de­raz­go.

En el año 1985 la Uni­ver­si­dad de Ca­ra­bo­bo le otor­ga el Doc­to­ra­do Ho­no­ris Cau­sa de la mano de su Rec­tor el Dr. Gus­ta­vo Hi­dal­go. Con es­te con­fe­ri­mien­to es­ta ca­sa de es­tu­dio re­co­no­ció la con­tri­bu­ción de es­te ilus­tre ve­ne­zo­lano a la in­da­ga- ción de los pro­ble­mas de la na­ción y sus ob­ser­va­cio­nes so­bre el pa­pel ca­da vez más re­le­van­tes que desem­pe­ñan las pro­vin­cias en nues­tro país, en par­ti­cu­lar sus uni­ver­si­da­des.

Igual­men­te, ba­jo sus aus­pi­cios se ce­le­bró en es­ta uni­ver­si­dad el Pri­mer Sim­po­sio Na­cio­nal so­bre la Re­for­ma del Es­ta­do. En esa oca­sión la ciu­dad de Va­len­cia se trans­for­mó en la ca­pi­tal in­te­lec­tual de la re­pú­bli­ca. En las po­nen­cias y me­sas re­don­das lle­va­das a ca­bo se di­bu­ja­ron las lí­neas grue­sas de una Ve­ne­zue­la po­si­ble: des­cen­tra­li­za­da y fe­de­ral.

Ve­lás­quez avi­zo­ró las lí­neas fun­da­men­ta­les so­bre las cua­les de­be­ría dis­cu­rrir el desa­rro­llo del país. Tu­vo la sa­bi­du­ría de in­ter­pre­tar el mo­men­to his­tó­ri­co que le to­có vi­vir. Ad­vir­tió so­bre las ame­na­zas que se cer­nían so­bre la de­mo­cra­cia. De ahí su es­pí­ri­tu y vo­lun­tad de pro­pi­ciar la mo­der­ni­za­ción del sis­te­ma po­lí­ti­co del país.

El país es­tá lle­gan­do a una eta­pa fi­nal. Su cri­sis es de na­tu­ra­le­za sis­té­mi­ca e his­tó­ri­ca. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca ha­ce obli­gan­te pen­sar a la na­ción con len­tes dis­tin­tos a los que pre­va­le­cie­ron en el pa­sa­do. Es­ta­mos an­te una opor­tu­ni­dad úni­ca. Su ex­clu­si­vi­dad ra­di­ca en el pa­pel pro­ta­gó­ni­co que han de ju­gar las ideas. En ese sen­ti­do, las pro­mo­vi­das por Ve­lás­quez y pues­tas al la­do por gran par­te de los ac­to­res po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les cons­ti­tui­rán un apre­cia­do pun­to de par­ti­da.

En es­te su pri­mer cen­te­na­rio el me­jor ho­me­na­je que se le pue­de otor­gar a Ra­món Jo­ta es ini­ciar un mo­vi­mien­to de opi­nión con la fi­na­li­dad de re­to­mar y pro­fun­di­zar el ca­mino de la des­cen­tra­li­za­ción. El au­to­ri­ta­ris­mo cen­tra­lis­ta, hoy día, es el prin­ci­pal enemi­go del desa­rro­llo ar­mó­ni­co de las re­gio­nes y sus ins­ti­tu­cio­nes.

Sin la me­nor du­da, el fu­tu­ro del país se­rá des­cen­tra­li­za­do y fe­de­ral. Así lo avi­zo­ró Ra­món J. Ve­lás­quez.

La po­lí­ti­ca es y se­rá así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.