Ham­bre en el sa­lón de cla­ses

Notitarde - - Opinión - Ju­lio Cas­te­lla­nos jc­clo­za­da@gmail.com @rocky­po­li­ti­ca

La edu­ca­ción es cla­ve pa­ra el desa­rro­llo na­cio­nal. Ni el pe­tró­leo, ni otra ac­ti­vi­dad re­la­cio­na­da con la ex­trac­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les nos lle­va­rá al pri­mer mun­do, lo ha­rá la edu­ca­ción, el co­no­ci­mien­to y la in­no­va­ción. Sin em­bar­go, la po­bre­za y la mar­gi­na­li­dad obs­ta­cu­li­zan el ac­ce­so a la edu­ca­ción por par­te de las gran­des ma­yo­rías, de he­cho, los co­no­ce­do­res del asun­to nos han in­di­ca­do que exis­te una co­rre­la­ción en­tre los ba­jos in­gre­sos fa­mi­lia­res y la de­ser­ción es­co­lar.

Pe­se a que es­ta co­rre­la­ción es más que ob­via, los pro­gra­mas de apo­yo ali­men­ta­rio di­ri­gi­dos a los es­tu­dian­tes de la edu­ca­ción pú­bli­ca fun­cio­nan te­rri­ble­men­te. En par­ti­cu­lar, pue­do ha­blar del ca­so de las ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas ubi­ca­das en la zo­na ru­ral del Mu­ni­ci­pio Li­ber­ta­dor ( Ca­ra­bo­bo) con nom­bre y ape­lli­do: U.E. Ba­rre­ri­ta, U.E. Gua­ra­ta­rí y U.E. La Are­no­sa.

En di­chas es­cue­las el Pro­gra­ma de Ali­men­ta­ción Es­co­lar (PAE) es prác­ti­ca­men­te inexis­ten­te. Los es­tu­dian­tes re­ve­lan que re­ci­ben so­lo cua­tro al­muer­zos al mes y la car­ga pro­tei­ca de los mis­mos es in­fe­rior al es­tán­dar.

La au­sen­cia de su­per­vi­sión es la pri­me­ra fal­ta. Ha­ce al­gún tiem­po los di­rec­to­res de es­cue­la han da­do la es­pal­da a la na­tu­ral la­bor de fis­ca­li­zar la ope­ra­ti­vi­dad de los co­me­do­res y el rol de las lla­ma­das “Ma­dres Pro­ce­sa­do­ras” que, ba­jo el eu­fe­mis­mo de “co­la­bo­ra­ción”, re­ci­ben un sa­la­rio por de­ba­jo del mí­ni­mo le­gal y nin­gún de­re­cho la­bo­ral con­trac­tual. El cal­do de cul­ti­vo pa­ra cual­quier ac­to de des­via­ción, ex­trac­ción o co­rrup­ción es­tá ser­vi­do. ¿ Dón­de es­tá lle­gan­do la co­mi­da del PAE? ¿ Se es­ta­rá des­vian­do al mer­ca­do ne­gro? Allí es­tán las in­te­rro­gan­tes pa­ra que las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes in­ves­ti­guen. Pe­se a ello, de­be­mos re­fle­xio­nar so­bre qué es­pe­ra­mos lo­grar con unas es­cue­las con ni­ños ham­brien­tos en sus sa­lo­nes. ¿Có­mo pue­den apren­der?

Es­ta si­tua­ción re­ve­la el po­co in­te­rés del ré­gi­men en la edu­ca­ción po­pu­lar. Pa­ra los go­bier­nos sus­ten­ta­dos en la fuer­za de las ar­mas an­tes que en el vo­to de­mo­crá­ti­co, co­mo el ac­tual, la prio­ri­dad de sus ac­tos se cen­tra en el con­trol de las ma­sas a tra­vés de la pro­pa­gan­da in­va­si­va, la re­pre­sión y, tal co­mo lo ve­mos en re­la­ción a la ins­truc­ción es­co­lar, con la pro­li­fe­ra­ción de la ig­no­ran­cia.

Aho­ra bien, ¿Qué ha­cer? los es­tu­dian­tes y los ve­ci­nos de­ben de­nun­ciar, ma­ni­fes­tar­se con­tra lo que más que un aban­dono de la la­bor do­cen­te del Es­ta­do ve­ne­zo­lano, en un po­lí­ti­ca pre­me­di­ta­da pa­ra des­truir la es­pe­ran­za y el fu­tu­ro de los que hoy son alum­nos en las es­cue­las pú­bli­cas. Aun­que los di­rec­to­res cum­plan un de­ber de apa­ci­gua­mien­to y per­se­cu­ción de to­do lo que hue­la a dis­con­for­mi­dad en­tre alum­nos y do­cen­tes den­tro de las es­cue­las, son los ve­ci­nos, pa­dres y re­pre­sen­tan­tes, los que de­ben mo­vi­li­zar­se pa­ra ha­cer pú­bli­cas las fa­llas del PAE y to­das las múl­ti­ples ca­ren­cias de las es­cue­las. Ésa de­be ser la au­tén­ti­ca la­bor de la re­sis­ten­cia an­ti­dic­ta­to­rial, lu­char con­tra el ham­bre, con­tra la ig­no­ran­cia, de­nun­ciar la au­sen­cia de un go­bierno con res­pon­sa­bi­li­dad so­cial y an­te­to­do so­bre­po­ner­se an­te el mie­do. Pri­me­ro de­be can­sar­se la dic­ta­du­ra de ti­ra­ni­zar­nos que el pue­blo en re­sis­tir.

Es­pe­ro pron­to ejer­cer el rol de pa­dre, se­gu­ro com­par­ti­ré con to­dos los re­pre­sen­tan­tes el de­seo de ofre­cer­le to­das las opor­tu­ni­da­des po­si­bles a nues­tros hi­jos. Ése de­be ser el mo­tor de nues­tra lu­cha, co­mo di­ce Henry Ra­mos Allup: “¡Si Hay Fu­tu­ro”!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.