Vi­gi­lan­cia y pre­pa­ra­ción

“Ca­mi­nan­do con Cris­to” (Mt.24, 37-44)

Notitarde - - Ciudad - Pbro. Lic. Joel de Je­sús Nú­ñez Flau­tes

Los cris­tia­nos ca­tó­li­cos co­men­za­mos en es­te do­min­go el tiem­po de ad­vien­to y un nue­vo año li­túr­gi­co. Es­te pri­mer do­min­go de ad­vien­to es­tá en­mar­ca­do en el te­ma de la vi­gi­lan­cia. De he­cho, la pa­la­bra ad­vien­to sig­ni­fi­ca es­pe­ra, tiem­po de vi­gi­lan­cia. ¿A quién es­pe­ra­mos? ¿Por qué vi­gi­lar? El evan­ge­lio de hoy y de es­tos do­min­gos que nos pre­pa­ra­rán a la Na­vi­dad nos re­cuer­da que es­pe­ra­mos a Cris­to que ya vino una pri­me­ra vez al mun­do, na­cien­do en un pe­se­bre; así mis­mo, al fi­nal de los tiem­pos aguar­da­mos su se­gun­da ve­ni­da. Por eso, es­tar vi­gi­lan­tes co­mo el due­ño de ca­sa que no sa­be a qué ho­ra vie­ne el la­drón; así el cris­tiano de­be es­tar aten­to con la fe, la es­pe­ran­za, el amor, las bue­nas obras; re­ves­ti­dos con las ar­mas de la luz (Rm. 13,11-14).

El ad­vien­to, pues, nos orien­ta en es­tos días a re­cor­dar y ce­le- brar la pri­me­ra ve­ni­da his­tó­ri­ca de Cris­to que na­ció en Be­lén, pe­ro tam­bién es­te tiem­po nos re­mi­te a la úl­ti­ma ve­ni­da del Se­ñor, sa­bien­do, ade­más, que en el pre­sen­te Dios con­ti­nua­men­te vie­ne a la vi­da de ca­da cre­yen­te en los he­chos co­ti­dia­nos de la his­to­ria de su vi­da per­so­nal o co­mu­ni­ta­ria; vie­ne en ca­da Eucaristía que ce­le­bra­mos y re­ci­bos con fe; vie­ne cuan­do dos a más cris­tia­nos es­tán reuni­dos en su nom­bre; por tan­to, to­da la vi­da cris­tia­na es­tá sig­na­da por el ad­vien­to en el sen­ti­do de ese con­ti­nuo ve­nir de Nues­tro Se­ñor, Je­su­cris­to a nues­tras vi­das y que lle­ga­rá a ple­ni­tud cuan­do Él se ma­ni­fies­te to­tal­men­te a la hu­ma­ni­dad y lle­ve a ple­ni­tud to­das las co­sas, co­lo­cán­do­las a los pies de Dios Pa­dre.

La ve­ni­da úl­ti­ma de Je­su­cris­to, que se anun­cia co­mo hoy en las pa­rá­bo­las de la vi­gi­lan­cia, tie­ne su cer­te­za y su in­cer­ti­dum­bre. Cer­te­za por­que Él mis­mo nos ha pro­me­ti­do su re­torno e in­cer­ti­dum­bre por­que na­die sa­be ni el día ni la ho­ra en que es­to su­ce­da y por es­to hay que es­tar pre­pa­ra­dos.

IDA Y RE­TORNO: Hoy es Do­min­go Fa­mi­liar del Se­mi­na­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.