do­ble play

Notitarde - - Ciudad - Ju­lio Cas­ti­llo Ju­lio­ca­sa­gar@gmail.com Luis León Gue­rra Do­ble­pla­y_llg@gmail.com @Lui­sLeo­nGue­rra

Por enési­ma vez tra­ta­ré el te­ma de la di­so­nan­cia del dis­cur­so de la cla­se po­lí­ti­ca con la del ciu­da­dano de a pie. Es­to no es nue­vo. Luis XVI es­cri­bió en su dia­rio el 14 de Ju­lio de 1789, la pa­la­bra “Ríen”. Na­da, ese día ha­bía te­ni­do una jornada de ca­za y ha­bía re­gre­sa­do con las ma­nos va­cías a Ver­sa­lles. No se da­ba por en­te­ra­do de los acon­te­ci­mien­tos de Pa­rís, don­de una ma­sa ham­brien­ta por la fal­ta de pan y a la que Ma­ría An­to­nie­ta ha­bía man­da­do a de­cir “si no hay pan, bue­nas son tor­tas”, es­ta­ban asal­tan­do La Bas­ti­lla y con ello cam­bian­do el cur­so de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad y tam­bién la de él mis­mo y su fa­mi­lia que ter­mi­na­ron gui­llo­ti­na­dos en la Pla­za de la Con­cor­de unos me­ses des­pués. To­dos re­cor­da­mos a Hitler en sus úl­ti­mos días or­de­nan­do a unos ba­ta­llo­nes inexis­ten­tes que ex­pul­sa­ran a los ru­sos de Ber­lín y a Na­po­león en la Is­la de El­ba des­pa­chan­do co­mo Em­pe­ra­dor.

El ca­ra­ca­zo que des­per­tó de su le­tar­go a un go­bierno que avan­za­ba en la apli­ca­ción de un plan de ajus­tes a po­rra­zo y sin anes­te­sia, es uno de los an­te­ce­den­tes crio­llos de ese di­vor­cio. Car­los An­drés Pé­rez con­ven­ci­do de que su po­pu­la­ri­dad de brin­ca char­cos y el jin­gle de Che­li­que que lo con­vir­tió en el hom­bre que si ca­mi­na, eran su­fi­cien­tes para evi­tar un es­ta­lli­do so­cial, pa­gó ca­ro no ha­ber en­ten­di­do lo que su­fría la gen­te.

Mu­ta­tis mu­tan­di, hoy en Ve­ne­zue­la, mien­tras la cri­sis y la pe­nu­ria de la po­bla­ción avan­zan a pa­sos agi­gan­ta­dos. El sta­tus quo de la po­lí­ti­ca ve­ne­zo­la­na con­cen­tra la aten­ción en una me­sa de diá­lo­go que no es más que un tea­tro de som­bras chi­nas, don­de lo que ve­mos no es nun­ca lo que real­men­te ocu­rre de­trás del es­ce­na­rio don­de es­tán los ver­da­de­ros ac­to­res mo­vien­do sus ma­nos y crean­do las ilu­sio­nes que en­tre­tie­nen al pú­bli­co.

Una vez más ha­go es­te Avi­so a Na­ve­gan­tes. Sue­lo mon­tar­me en el me­tro, po­ner la ore­ja en los mer­ca­dos y ta­lle­res cuan­do ten­go du­das de lo que la gen­te pien­sa. Más tar­de los en­cues­tó­lo­gos lla­ma­ron a eso “Fo­cus Group”. Allí lo que es­cu­cho es a gen­te ha­blan­do de sus pro­ble­mas; de sus desave­nen­cias en el tra­ba­jo; del ba­cha­queo y el tra­jín que hay que ha­cer para so­bre­vi­vir; de los en­fer­mos de la fa­mi­lia y el dra­ma de las me­di­ci­nas. No con­si­go a na­die ha­blan­do del diá­lo­go, ni para bien, ni para mal. Es­cu­cho a un vie­jo to­po ho­ra­dan­do la tie­rra, veo la yer­ba cre­cien­do im­per­cep­ti­ble­men­te, es­cu­cho un rui­do sor­do de la tie­rra ru­gien­do en sus en­tra­ñas.

¿ No val­dría más la pe­na en­ton­ces que pu­dié­ra­mos ca­mi­nar y mas­car chi­cle al mis­mo tiem­po y en lu­gar de in­su­mir to­dos nues­tros es­fuer­zos en opi­nar so­bre los ma­la­ba­res de la po­lí­ti­ca que nos mon­te­mos en acom­pa­ñar a nues­tros com­pa­trio­tas que tan­to su­fren? Es pro­ba­ble que si así lo hi­cié­ra­mos, es­ta­ría­mos más cer­ca de sa­lir de es­te dra­ma que si nos que­da­mos flo­tan­do en la na­ta de la dia­tri­ba y la agen­da po­lí­ti­ca so­la­men­te.

Por­ta­das

La edi­ción de ayer con­sa­gró la por­ta­da a Fi­del Cas­tro y a una de sus fra­ses “Sean co­mo el Che”. Co­mo es im­pro­ba­ble que ocu­rra al­go co­mo lo que pro­pon­go, des­de aquí ha­go una por­ta­da qui­mé­ri­ca de Fran­klin Bri­to, de Gé­ne­sis Car­mo­na, de Ge­ral­dín Mo­reno, de Leo­pol­do Ló­pez y los pre­sos po­lí­ti­cos e ins­cri­bo es­te ti­tu­lar vir­tual: “Sean va­lien­tes co­mo ellos”.

¡LA RES­PUES­TA LA TIE­NE EL

PUE­BLO! Al mo­men­to de ela­bo­rar es­ta en­tre­ga, tu­vi­mos que je­rar­qui­zar, para abrir, en­tre la muer­te de Fi­del Cas­tro y la tra­ge­dia ve­ne­zo­la­na. So­lo nos lle­vó unos se­gun­dos en­ten­der que una cri­sis hu­ma­ni­ta­ria, más si es nues­tra, está por so­bre el fi­nal de una vi­da cí­cli­ca. Con la ida del lí­der cu­bano de­jó de llo­ver, se pro­du­ce un si­len­cio; en Ve­ne­zue­la si­guen las tor­men­tas que arra­san con la exis­ten­cia hu­ma­na.

El úl­ti­mo fin de semana nos vi­si­tó en Va­len­cia el pre­si­den­te de la Asam­blea Na­cio­nal, Henry Ra­mos Allup, para po­ner puntos so­bre las íes en el diá­lo­go de la MUD con el bi­no­mio ré­gi­men­psuv. Den­tro de sus ver­da­des de vi­da, obras y pen­sa­mien­tos, ex­pre­sa­das en rue­da de pren­sa, cap­tu­ra­mos cua­tro que nos pa­re­cen fun­da­men­ta­les en la exis­ten­cia de es­tas con­ver­sa­cio­nes.

Primera. No des­car­tó y “no de­be­mos sor­pren­der­nos” que el pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro cul­mi­ne su pe­río­do en 2018. “Mien­tras ma­yor pa­se el tiem­po, la­men­ta­ble­men­te, re­ci­bi­re­mos un país ca­la­mi­to­so, un ce­men­te­rio”, di­jo.

Se­gun­da. HRA fue en­fá­ti­co al se­ña­lar que el ré­gi­men y sus ins­ti­tu­cio­nes co­ne­xas y afi­nes es­tán cuer­dos en que ten­drán que res­pon­der an­te la jus­ti­cia por sus de­li­tos. “La se­ño­ra Gladys (Gu­tié­rrez) –pre­si­den­ta del TSJ- an­da asus­ta­da, ha que­ri­do re­nun­ciar pe­ro, pa­re­ce, le van a asig­nar un car­go di­plo­má­ti­co”, sen­ten­ció.

Ter­ce­ra. No du­da en que es el ré­gi­men el que no quie­re diá­lo­go, “por­que co­mo go­bierno es quien de­be apor­tar so­lu­cio­nes y no tie­ne có­mo ha­cer­lo. Has­ta aho­ra no ha da­do una res­pues­ta fa­vo­ra­ble a la ciu­da­da­nía, y no se­ría de ex­tra­ñar que es­ta plá­ti­ca se ex­tin­ga de un mo­men­to a otro”, se­ña­ló.

Cuar­ta. Les in­qui­ri­mos a HRA de un men­sa­je a tan­tos ve­ne­zo­la­nos víc­ti­mas del ham­bre, la sa­lud y la in­se­gu­ri­dad, a quie­nes no se les pue­de pe­dir que es­pe­ren o aguan­ten más. En tono fir­me y arro­pa­do de sa­pien­cia ad­vir­tió: “La res­pues­ta no la de­bo de­cir aquí. La res­pues­ta la co­no­ce y la pue­de dar el mis­mo pue­blo”.

¡APREN­DER A VI­VIR SIN FI­DEL! Tan ama­do co­mo odia­do, Fi­del Cas­tro se man­ten­drá por su gran­de­za en la his­to­ria la­ti­noa­me­ri­ca­na. Cuan­do se so­fo­quen elo­gios in­con­di­cio­na­les y des­ca­li­fi­ca­cio­nes ab­so­lu­tas se abri­rán las puer­tas de la investigación para ac­ce­der a in­for­ma­ción si­len­cia­da, en el enig­ma de un pro­ta­go­nis­ta del si­glo XX del que se sa­be tan­to co­mo se ig­no­ra.

Nos que­da re­fe­rir­nos a una vi­ven­cia con es­te guía co­mu­nis­ta en La Ha­ba­na en agos­to de 1991. Du­ran­te la rea­li­za­ción de los XI Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos en la ca­pi­tal cu­ba­na, Fi­del tu­vo unos sie­te días sin apa­re­cer en los es­ce­na­rios de­por­ti­vos, a pe­sar de su gran afi­ción a es­tas ac­ti­vi­da­des. Una tar­de, en com­pa­ñía de un mé­di­co va­len­ciano (re­ser­va­mos su nom­bre) que ha­bía rea­li­za­do es­tu­dios en la is­la, nos in­for­ma­ron co­mo pri­mi­cia, en vi­si­ta a un hos­pi­tal, de la muer­te del pre­si­den­te cu­bano.

La no­ti­cia nos fue ra­ti­fi­ca­da du­ran­te los dos días si­guien­tes, pe­ro no la in­clui­mos en nues­tra re­dac­ción por­que de­bía pa­sar un fil­tro (no exis­tía el in­ter­net) en el cen­tro de pren­sa para que lle­ga­ra al dia­rio El Ca­ra­bo­be­ño que nos en­vió es­pe­cial­men­te co­mo pe­rio­dis­ta. Para re­fe­rir­nos a es­te pre­sun­to he­cho, só­lo re­se­ña­mos: “Te­ne­mos in­for­ma­ción de que en las pró­xi­mas ho­ras o trans­cu­rri­dos los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos, se sa­brá de una no­ti­cia que tras­cen­de­rá en la vi­da del pue­blo cu­bano y del mun­do en­te­ro”.

Fi­del re­apa­re­ció en la clau­su­ra del even­to y des­car­tó su fa­lle­ci­mien­to. Sin em­bar­go, sí hu­bo una ex­pi­ra­ción. Los Cas­tro (Fi­del y Raúl) ha­bían si­do no­ti­fi­ca­dos ofi­cial­men­te de la ma­yor ca­tás­tro­fe geo­po­lí­ti­ca del si­glo XX, la di­so­lu­ción de la Unión So­vié­ti­ca que des­co­nec­ta­ba a Cu­ba del au­xi­lio fi­nan­cie­ro. Fi­del ya ha­bía fus­ti­ga­do la ac­ti­tud del pre­si­den­te so­vié­ti­co Mi­jaíl Gor­ba­chov y en­ten­dió que su re­vo­lu­ción ya no se­ría a tra­vés de las mon­ta­ñas sino pe­ne­tran­do de­mo­cra­cias. Su muer­te es el fin de una era para Cu­ba, y el ini­cio de otra para el pue­blo cu­bano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.