Mi ami­go Ra­món J.

Notitarde - - Ciudad - Ca­ro­li­na Jai­mes Bran­ger @cjai­mesb

Hoy hu­bie­ra cum­pli­do cien años Ra­món J. Ve­lás­quez. Él par­tió ha­ce dos años: qué suer­te la de los ve­ne­zo­la­nos de te­ner­lo en­tre no­so­tros por tan­to tiem­po. Pe­rio­dis­ta, abo­ga­do, historiador, hom­bre de una gran­dí­si­ma cul­tu­ra, es más fá­cil de­cir lo que no hi­zo que lo que lo­gró. Pe­ro no es del Ve­lás­quez pú­bli­co de quien quie­ro ha­blar. Es del ser hu­mano, del hom­bre en­can­ta­dor, del ami­go que ex­tra­ño.

Me en­can­ta­ba cuan­do Be­tu­lia, su mano de­re­cha de tan­tos años, me lla­ma­ba: “Ca­ro­li­na, el doc­tor quie­re ha­blar con­ti­go”. “¿Cuán­do nos ve­mos?”, me pre­gun­ta­ba. Du- ran­te años nos vi­mos por lo me­nos una vez por semana. A ve­ces dos y en oca­sio­nes, has­ta tres. Lo co­no­cí des­de ni­ña por­que nues­tras fa­mi­lias an­di­nas han si­do ami­gas por va­rias ge­ne­ra­cio­nes. Mi abue­lo Bue­na­ven­tu­ra Jai­mes fue su pro­fe­sor y en nues­tras lar­guí­si­mas ter­tu­lias ha­bla­mos mu­chas ve­ces de él. Fue a tra­vés del Dr. Ve­lás­quez que co­no­cí a mi abue­lo, quien mu­rió cuan­do yo te­nía tres años.

A tra­vés su­yo tam­bién co­no­cí la his­to­ria pe­que­ña, ésa que no sa­le en los li­bros, pe­ro que en oca­sio­nes es tan im­por­tan­te co­mo la que sí, para dar el mar­co de re­fe­ren­cia de los he­chos.

El or­gu­llo por su gen­ti­li­cio ta­chi­ren­se lo acom­pa­ñó siem­pre. Co­no­cía a to­dos los go­chos que ha­bía en Ca­ra­cas. “Ése es de Lo­ba­te­ra”, me de­cía lue­go de ha­ber­le da­do la mano a un par­quea­dor de un res­tau­ran­te. “Aquél es de Ru­bio”. “És­te es de Mi­che­le­na”. No só­lo los co­no­cía, se in­tere­sa­ba en ellos, sa­bía de sus vi­das y sus fa­mi­lias. “¿ Có­mo si­gue su ma­má?”… “¿ Ya se le gra­duó el mu­cha­cho?”… Y eso se lo agra­de­cían. To­dos se le acer­ca­ban con cariño y él los re­ci­bía de igual ma­ne­ra. Su sen­ci­llez era aún más gran­de que su sa­pien­cia. Y es que los gran­des hom­bres son hu­mil­des.

Le en­can­ta­ba con­ver­sar. Es­ta­ba en­vi­dia­ble­men­te ac­tua­li­za­do. Se le­van­ta­ba al des­pun­tar el sol y leía to­da la pren­sa de Amé­ri­ca La­ti­na. Era ameno en to­dos los te­mas, des­de la po­lí­ti­ca que tan­to le apa­sio­na­ba has­ta en los co­ti­lleos. Gran­gour­mand, dis­fru­ta­ba de sa­lir a al­mor­zar. Nun­ca per­do­na­ba el dul­ce, co­mo buen an­dino.

Un hom­bre de fa­mi­lia, ado­ra­ba a sus hi­jos y a sus nie­tos. Pa­só por la pe­na de per­der a su hi­jo ma­yor. “Es­te do­lor es in­fi­ni­to”, me con­fe­só. Blin­da­do para la lu­cha por sus pa­dres, nun­ca per­dió la se­re­ni­dad.

Cuan­do el Dr. Ve­lás­quez mu­rió, su ami­go y pai­sano Jo­sé Al­ber­to Ru­ge­les es­cri­bió: “Ra­mon­ci­to… por en­ci­ma de to­do fue ami­go de sus ami­gos… Y con mo­ti­vo de su fa­lle­ci­mien­to he­mos po­di­do leer una gran can­ti­dad de ar­tícu­los, es­cu­char can­ti­dad de tes­ti­mo­nios, que la­men­ta­ban que un ve­ne­zo­lano in­te­gral co­mo él des­apa­re­cie­se.

De to­dos esos tes­ti­mo­nios quie­ro ci­tar aquí el de su hi­ja, Re­gi­na Ve­lás­quez de Blan­co quien afir­ma­ra:

Mi pa­pá fue so­li­da­rio y ser­vi­cial. Des­de ni­ña me acos­tum­bré a ver la co­la de gen­te vi­si­tán­do­lo o es­pe­rán­do­lo en la puer­ta, de­pen­dien­do de la épo­ca, para pe­dir­le un fa­vor, una re­co­men­da­ción, una ayu­da. Y ayu­da y re­co­men­da­ción y fa­vor da­ba por­que las co­las y las vi­si­tas nun­ca ce­sa­ron. Ayu­dó a sus car­ce­le­ros de la Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, ayu­dó a sus pai­sa­nos y a los que no lo eran, ayu­dó a quie­nes lle­ga­ron a Ve­ne­zue­la bus­can­do un me­jor fu­tu­ro, ayu­dó a au­to­res a pu­bli­car sus obras, ayu­dó a ma­dres ne­ce­si­ta­das y a po­lí­ti­cos jó­ve­nes o caí­dos, ayu­dó a es­tu­dian­tes y a in­ves­ti­ga­do­res, yo sé bien que ayu­dó a Ve­ne­zue­la en to­do lo que pu­do. Mi pa­pá fue un hom­bre al ser­vi­cio de Ve­ne­zue­la”.

El Dr. Ve­lás­quez co­no­cía la con­vic­ción de­mo­crá­ti­ca del pue­blo ve­ne­zo­lano y es­ta­ba se­gu­ro de que va­mos a sa­lir de es­to. Él no lo ve­rá, pe­ro en sus es­cri­tos en­con­tra­re­mos guías para cons­truir la Ve­ne­zue­la que él so­ñó y por la que tra­ba­jó has­ta el día de su luz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.