Cri­ti­ca cons­truc­ti­va para mi país

Notitarde - - Ciudad - Do­mé­ni­co Sí­ri­ca

Aún to­da­vía no soy po­lí­ti­co. Me­nos po­li­ti­que­ro. Eso sí, sé que soy un buen ve­ne­zo­lano con mu­cha mo­ral, co­mo mu­chos en es­te país. La ma­yo­ría de mis lec­to­res me co­no­cen. Creo que he da­do ba­ta­llas para ayu­dar a en­gran­de­cer el país y es­toy con­ven­ci­do de que ha­ré mu­cho más, en el fu­tu­ro me­dia­to e in­me­dia­to.

Me voy a re­fe­rir hoy a los ac­tua­les mo­men­tos di­fí­ci­les que es­ta­mos vi­vien­do los ve­ne­zo­la­nos. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, a lo que nos to­ca por ha­cer para so­lu­cio­nar los pro­ble­mas que su­fri­mos. Y con­cre­ta­men­te, a lo que le com­pe­te a la di­ri­gen­cia ac­tual de nues­tro país, Siem­pre, con una ac­ti­tud crí­ti­ca; pe­ro, cons­truc­ti­va, ya que lo me­nos que desea­mos es ha­cer­nos da­ño no­so­tros mis­mos; siem­pre y cuan­do Dios lo per­mi­ta, pien­so que hay tres pa­la­bras im­por­tan­tes que re­cor­dar, cuan­do es­ta­mos an­te un in­con­ve­nien­te: Pue­do, quie­ro, ha­go. Opino que tan­to ofi­cia­lis­mo co­mo opo­si­ción no es­tán dan­do mues­tras de sa­lir del ato­lla­de­ro. Hay un Va­ti­cano - que es mun­dial y que re­pre­sen­ta a Dios – ac­tuan­do co­mo ár­bi­tro. Y el res­to de los ve­ne­zo­la­nos es­ta­mos ex­pec­tan­tes.

Yo me pre­gun­to: ¿Có­mo se pue­de ir con­tra Dios y con­tra la Igle­sia, en mo­men­tos co­mo es­te? La idea era apro­ve­char la pre­sen­cia de los re­pre­sen­tan­tes del ser su­pre­mo para sa­lir ade­lan­te, no para en­ce­rrar­se más. Y así, ve­mos las con­se­cuen­cias de es­te en­cie­rro.

Una de ellas, qui­zás la más do­lo­ro­sa, es que ob­ser­va­mos có­mo nues­tros jó­ve­nes – nues­tra más gran­de bo­nan­za – aban­do­nan su país, ese país que que­ría­mos de­jar­le de he­ren­cia. ¿Có­mo se pue­de ser más pa­si­vo? Con ellos, se van los años de en­se­ñan­za y de apren­di­za­je efec­tua­dos en nues­tras au­las uni­ver­si­ta­rias, sien­do aho­ra que otras na­cio­nes van a dis­fru­tar de sus co­no­ci­mien­tos, ad­qui­ri­dos en es­te sue­lo. Mien­tras tan­to, con­ti­nua­mos en un diá­lo­go sin fru­tos, sin con­se­cuen­cias. Y se sa­be que la pa­la­bra diá­lo­go es si­nó­ni­mo de aper­tu­ra y no de en­cie­rro.

Des­de es­ta trin­che­ra pe­rio­dís­ti­ca de los lunes de­seo de­jar sen­ta­da mi po­si­ción, ésa que con tan­ta mo­ral he de­fen­di­do no so­lo a tra­vés de es­tas pá­gi­nas de No­ti­tar­de, sino tam­bién en mu­chas ins­ti­tu­cio­nes y fun­da­cio­nes a las que he per­te­ne­ci­do y que me han re­co­no­ci­do co­mo per­so­na­je preo­cu­pa­do por las co­sas de es­ta her­mo­sa na­ción.

An­tes de des­pe­dir­me, quie­ro apro­ve­char la opor­tu­ni­dad para man­dar­le un sa­lu­do a mi hi­ja Ce­les­te Mi­la­gros del Va­lle Si­ri­ca He­rre­ra, quien des­de ha­ce al­gu­nos añi­tos vi­ve en Es­ta­dos Uni­dos, en la ciu­dad de Atlan­ta, pre­ci­sa­men­te hu­yen­do de lo que aho­ra ex­pe­ri­men­ta­mos, que ni yo mis­mo no pu­de evi­tar esa sa­li­da al ex­te­rior, Hi­ja te amo.

Dios los ben­di­ga a to­das y to­dos. Has­ta el pró­xi­mo lunes. Pue­den es­cri­bir­me al co­rreo: to­dos­los­lu­nes34@gmail.com.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.