El cla­mor de una na­ción en cri­sis

“El Evan­ge­lio Cam­bia”

Notitarde - - Ciudad - Pastor Ja­vier Ber­tuc­ci @JAVIERBERTUCCI

No po­de­mos ig­no­rar lo que ocu­rre a nues­tro al­re­de­dor, la reali­dad de la gen­te y sus pa­de­ci­mien­tos, que exis­te un mo­men­to di­fí­cil que no po­de­mos ne­gar, sino en­fren­tar co­mo Igle­sia con fe, amor y ser­vi­cio. Con crí­ti­cas no lo­gra­re­mos na­da, nues­tra mi­sión es ser­vir a la gen­te. Re­cor­de­mos que la fe no nie­ga la reali­dad de las co­sas, sino que la cam­bia, y és­ta tie­ne obras co­rres­pon­dien­tes; así, la fe de la Igle­sia tie­ne que per­mear to­das las áreas de nues­tra so­cie­dad. An­te es­to, ¿qué ha­re­mos? ¿Aco­mo­dar­nos en tem­plos, ape­gar­nos a doc­tri­nas? O ¿aten­der la ne­ce­si­dad de la gen­te? Vea­mos el ejem­plo de Je­sús, quien pa­só la ma­yor par­te de su mi­nis­te­rio aten­dien­do las ne­ce­si­da­des de la gen­te en las ca­lles, no en tem­plos.

An­tes de que el pue­blo de Is­rael sa­lie­ra del cau­ti­ve­rio en Egip­to, es­te pue­blo ha­bía lle­ga­do a vi­vir en la in­di­gen­cia, en un gran opro­bio que les hi­zo llo­rar amar­ga­men­te. Pe­ro llo­rar no es su­fi­cien­te, hay que cla­mar, orar ma­du­ra­men­te ar­gu­men­tan­do nues­tra pe­ti­ción. No po­de­mos que­jar­nos por las cir­cuns­tan­cias, pe­ro tam­po­co po­de­mos adap­tar­nos a ellas. Cuan­do te adap­tas, de­jas de creer por al­go me­jor, por un fu­tu­ro pro­me­te­dor. Us­ted no tie­ne que adap­tar­se a una ma­la si­tua­ción, pues no es­ta­mos di­se­ña­dos pa­ra es­to, sino pa­ra una pro­gre­sión cons­tan­te. Di­ce la Pa­la­bra de Dios que el ca­mino del jus­to es co­mo la luz de la au­ro­ra, que va en au­men­to has­ta que el día es per­fec­to; el ca­mino en Je­sús es de glo­ria en glo­ria.

En­ton­ces, las lá­gri­mas no son su­fi­cien­tes, hay que cla­mar a Dios, in­vo­can­do la in­ter­ven­ción de un Dios gran­de en un pro­ble­ma pe­que­ño. Por más gran­de que veas tu pro­ble­ma, an­te Dios, siem­pre se­rá pe­que­ño. De ma­ne­ra que no per­mi­tas que tu pro­ble­ma se vuel­va en amar­gu­ra, sino que és­te te mo­ti­ve a orar, cla­mar y acu­dir a Dios. To­do lo que el enemi­go ha­ce es pa­ra se­pa­rar­te del amor de Dios, pe­ro si en me­dio de la cir­cuns­tan­cia te mo­ti­vas a orar y bus­car­le, na­da po­drá se­pa­rar­te de ese amor y tu vic­to­ria vie­ne de ca­mino, es in­mi­nen­te. Lá­gri­mas con cla­mor ha­cen que Dios atien­da y se acuer­de de las pa­la­bras de sus pro­me­sas. Cuan­do es­ta na­ción avan­ce cre­yen­do que en Dios es­tá su es­pe­ran­za y ore, no tar­da­rá la res­pues­ta de Dios. No hay otra vía, te­ne­mos que vol­ver­nos a Dios pa­ra que Él in­ter­ven­ga y de ma­ne­ra dra­má­ti­ca se pro­pi­cien las trans­for­ma­cio­nes que nues­tras vi­das, fa­mi­lias y na­ción re­quie­ren. ¡Vie­nen días de glo­ria pa­ra Ve­ne­zue­la!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.