Due­lo ve­ne­zo­lano

Notitarde - - Opinión - Ju­lio Bor­ges

El go­bierno na­cio­nal ha de­cre­ta­do tres días de due­lo an­te la muer­te de Fi­del Cas­tro, quien no so­lo opri­mió y arrui­nó a su país sino que fue el gran be­ne­fi­cia­rio del al­to pre­cio del pe­tró­leo ve­ne­zo­lano. Ese di­ne­ro ve­ne­zo­lano que fue re­ga­la­do, ro­ba­do, mal­gas­ta­do y que hoy ne­ce­si­tan los ve­ne­zo­la­nos pa­ra ali­men­tar­se y cu­rar­se, pa­ra su­pe­rar la peor cri­sis de la his­to­ria.

A Ni­co­lás Ma­du­ro y al Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne- zue­la no les due­le Ve­ne­zue­la. No les due­le que se in­cre­men­te abrup­ta­men­te la po­bre­za a tra­vés de una in­fla­ción desata­da y la inexis­ten­cia de la pro­duc­ción na­cio­nal. Cuan­do cla­ra­men­te en Ve­ne­zue­la ha que­da­do de­mos­tra­do que los con­tro­les de pre­cio só­lo han traí­do es­ca­sez; mien­tras que las im­por­ta­cio­nes se han con­ver­ti­do en un si­nó­ni­mo de co­rrup­ción e irre­gu­la­ri­da­des, por lo que te­ne­mos que cam­biar la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y for­ta­le­cer la mano de obra ve­ne­zo­la­na y lo he­cho en el país. Un go­bierno que per­si­gue y hos­ti­ga a sus em­pre­sa­rios es­tá des­tru­yen­do no só­lo la pro­duc­ción na­cio­nal sino el fu­tu­ro de la na­ción.

A Ve­ne­zue­la lo que le due­le es que no se ten­ga ac­ce­so a los me­di­ca­men­tos más bá­si­cos pa­ra cu­rar­se, mien­tras el go­bierno se ro­ba la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria que do­na­ron des­de Chi­le a Cá­ri­tas de Ve­ne­zue­la. No de­ja­ron en­trar las 75 mil uni­da­des de me­di­ca­men­tos por no te­ner per­mi­so sa­ni­ta­rio, pe­ro de­ci­den ro­bár­se­las pa­ra man­dar­las al Ins­ti­tu­to Ve­ne­zo­lano de los Se­gu­ros So­cia­les. El mis­mo go­bierno que di­ce que las me­di­ci­nas no pue­den en­trar a te­rri­to­rio ve­ne­zo­lano pa­ra ser en­tre­ga­das por la Igle­sia, es el mis­mo go­bierno que se apo­de­ra de unas me­di­ci­nas que re­co­lec­ta­ron en Chi­le co­mo par­te de la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, de acuer­do a lo que di­ce el go­bierno por me­dio de in­for- ma­ción su­mi­nis­tra­da por el ser­vi­cio adua­ne­ro y tri­bu­ta­rio ve­ne­zo­lano, ase­gu­ra que la car­ga de me­di­ci­nas en­tró en una eta­pa de aban­dono le­gal y por ello pue­den dis­po­ner de ellas.

Al go­bierno no le due­le la des­truc­ción de la pro­duc­ción na­cio­nal, por eso pre­fie­re su po­lí­ti­ca de im­por­ta­cio­nes y no des­ti­na re­cur­sos a for­ta­le­cer el cam­po y la pro­duc­ción lo­cal. Has­ta las bol­sas que re­par­ten los Co­mi­tés Lo­ca­les de Abas­te­ci­mien­to y Pro­duc­ción ( CLAP) las es­tán ar­man­do en Pa­na­má con pro­duc­tos im­por­ta­dos.

Te­ne­mos un Go­bierno que pre­fie­re im­por­tar ha­ri­na pan he­cha en Co­lom­bia y Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ven­dér­se­la a los ve­ne­zo­la­nos a 2500 Bs. el ki­lo, mien­tras a los pro­duc­to­res la y agroindustria na­cio­nal los obli­ga a ven­der la mis­ma uni­dad en só­lo 190 Bs., es de­cir 14 ve­ces me­nos que lo im­por­ta­do. Es­to evi­den­cia que Ni­co­lás Ma­du­ro pre­fie­re la co­rrup­ción y el be­ne­fi­cio de unos po­cos en­chu­fa­dos im­por­ta­do­res y fun­cio­na­rios, que el bie­nes­tar de tra­ba­ja­do­res, in­dus­tria­les y con­su­mi­do­res del país.

A to­dos los que nos due­le es­te país de­be­mos se­guir de pie, de­fen­dien­do nues­tro de­re­cho a vi­vir con la se­gu­ri­dad, la ali­men­ta­ción y la sa­lud ga­ran­ti­za­das. A lo­grar a tra­vés del vo­to un cam­bio de­mo­crá­ti­co. A te­ner lo mas pron­to po­si­ble un go­bierno que le due­la me­nos el ex­tran­je­ro y le due­la más Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.