Fi­del

Notitarde - - Opinión - Lau­ra An­ti­llano

Una be­lla fo­to del gran Os­wal­do Sa­las, mues­tra a Fi­del jo­ven, con su uni­for­me de mi­li­ciano y su bar­ba, con un sa­co de azú­car fren­te a la má­qui­na de co­ser que ce­rra­ra el sa­co, su mi­ra­da con­cen­tra­da en el pro­ce­so mis­mo de rea­li­zar la ta­rea, co­mo si fue­ra el asun­to más im­por­tan­te so­bre la faz de la tie­rra.

En otra fo­to­gra­fía Fi­del pa­sa el bra­zo cá­li­da­men­te a Yu­ri Ga­ga­rin, el pri­mer as­tro­nau­ta que fue al es­pa­cio, y los dos son­ríen, dos mu­cha­chos que han rea­li­za­do gran­des ha­za­ñas son­ríen fren­te a la sim­pa­tía y el ca­ri­ño que la gen­te les brin­da.

Mi­ra­ba en la te­le­vi­sión , en me­dio de la gran can­ti­dad de ma­te­rial in­for­ma­ti­vo que es­tos días los me­dios han di­vul­ga­do, des­de el mo­men­to mis­mo en que fue anun­cia­do el de­ce­so del Co­man­dan­te má­xi­mo de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na, so­bre su vi­da y obra, una en­tre­vis­ta que le hi­cie­se el pe­rio­dis­ta y ac­tual mi­nis­tro, Ernesto Vi­lle­gas, en la cual, le pre­gun­ta a Fi­del cual ha­bía si­do su día más do­lo­ro­so, y el en­tre­vis­ta­do, con una me­lan­có­li­ca mi­ra­da se de­tie­ne a pen­sar, pa­ra con­tes­tar­le, que hu­bo, ha te­ni­do, mu­chos mo­men­tos tris­tes pe­ro na­da más gra­ve que la muer­te de los ami­gos cer­ca­nos, y ha­ce re­fe­ren­cia al Ché, a su muer­te te­rri­ble en Bo­li­via, y a la des­apa­ri­ción de Ca­mi­lo Cien­fue­gos.

No ha­bla de su pro­pia es­ta­día en la cár­cel, de la tor­tu­ra en la os­cu­ri­dad y el ais­la­mien­to, no, ha­bla de sus ami­gos en­tra­ña­bles.

La ima­gen de Fi­del, por en­ci­ma de cual­quier co­men­ta­rio pro­duc­to de la des­in­for­ma­ción y la re­pe­ti­ción de jui­cios aprio­rís­ti­co, es la de un co­lo­so, quien des­de su más tier­na ju­ven­tud, de­ci­dió de­di­car su vi­da a la de­fen­sa de las ma­yo­rías, y so­bre to­do: a lu­char por­que esas ma­yo­rías tu­vie­ran ac­ce­so a la po­si­bi­li­dad de co­mer y es­tu­diar, de ac­ce­der a la cul­tu­ra, a la for­ma­ción aca­dé­mi­ca ele­men­tal y a los bie­nes de la na­ción.

Nos sor­pren­dió pues en esa en­tre­vis­ta de Vi­lle­gas, se­ña­lan­do que aún fal­ta­ba mu­cho por esa lu­cha, que se ha­bían da­do pa­sos pe­ro fal­ta­ba mu­cho por ha­cer, y mos­tran­do su preo­cu­pa­ción por los pe­li­gros de un mun­do fu­tu­ro sin agua, don­de los bie­nes na­tu­ra­les de- fi­ni­ti­va­men­te es­ca­sea­ran y ha­blo de una edu­ca­ción sis­te­má­ti­ca que de­bía re­no­var­se por­que la veía to­tal­men­te des­fa­sa­da de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos. Un hom­bre en­tran­do en la dé­ca­da de sus no­ven­ta y en un con­ti­nuo ha­cer, a la par de una lu­ci­dez sin pre­ce­den­tes, preo­cu­pa­do por la reali­dad co­lec­ti­va de la Hu­ma­ni­dad.

So­bre Fi­del se ha es­cri­to mu­cha li­te­ra­tu­ra, pe­ro uno de los más her­mo­sos tex­tos que des­cu­bri­mos se acer­ca más a su es­pí­ri­tu real, es el que es­cri­bió nues­tro gran Aqui­les Na­zoa, con sen­ci­llez y pro­fun­di­dad y se los re­ga­lo pa­ra quie­nes no lo co­noz­can :

Des­pier­to fren­te al al­ba y su ale­gría/ que a cua­tro vo­ces can­ta en cua­tro ma­res ca­pi­tán de sin­son­tes y pal­me­ras,/ Fi­del Cas­tro inau­gu­ra el nue­vo día. De­jan­do va ru­mo­res de he­rre­ría/ por cam­pos, ve­gas y ca­ña­me­la­res/ y le­van­tan­do pue­blos es­co­la­res./ que lo sa­lu­dan en la le­ja­nía./ Con el atar­de­cer, Fi­del re­gre­sa/ al li­bro digno y a la dig­na me­sa/ de quien ga­nó su es­tre­lla co­ti­dia­na./ y al vol­ver­se el cre­púscu­lo ama­ri­llo,/ Fi­del se me­te el sol en el bol­si­llo y le di­ce a su pue­blo: has­ta ma­ña­na”. Inol­vi­da­ble se­rá y la his­to­ria lo ha ab­suel­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.