Có­mo cui­dar a tus mas­co­tas de los fue­gos ar­ti­fi­cia­les en di­ciem­bre

Notitarde - - Ciudad -

Va­len­cia, no­viem­bre 28 (Ilia­na R. Mo­go­llón Ar­güe­lles).- An­sie­dad, ata­ques de pá­ni­co, des­orien­ta­ción, po­si­bles le­sio­nes y que­ma­du­ras; son al­gu­nas de las con­se­cuen­cias que pue­de ge­ne­rar­le la tem­po­ra­da de­cem­bri­na y de año nue­vo a las mas­co­tas.

Las le­sio­nes más fuer­tes las cau­san los fue­gos ar­ti­fi­cia­les, por­que los ani­ma­les tie­nen una sen­si­bi­li­dad au­di­ti­va diez ve­ces ma­yor a los se­res hu­ma­nos, que no les per­mi­te to­le­rar al­gu­nos rui­dos.

El mé­di­co ve­te­ri­na­rio de la Fun­da­ción Aso­guau y del Hos­pi­tal de Mas­co­tas “Ro­nald Már­quez” re­co­mien­da “edu­car­les el oí­do des­de muy pe­que­ños pa­ra que afron­ten de la me­jor ma­ne­ra los so­ni­dos a los que es­tán acos­tum­bra­dos los hu­ma­nos, evi­tan­do así que pier­dan el con­trol por que­dar atur­di­dos”.

Ase­gu­ra que el error más co­mún de los due­ños es tra­tar de ayu­dar­los en el mo­men­to que em­pie­zan los fue­gos pi­ro­téc­ni­cos, pe­ro a su cri­te­rio es pre­ci­so ma­ne­jar la si­tua­ción an­tes de que ocu­rra.

Los da­ños de los ex­plo­si­vos se aso­cian a la edad, la ra­za y con­di­ción ac­tual de la mas­co­ta, por eso es im­por­tan­te edu­car­los pa­ra des­en­si­bi­li­zar­los, por­que un pe­rri­to lon­ge­vo pue­de pre­sen­tar un sín­co­pe, que les ha­ce per­der la con­cien­cia, ya que va aso­cia­do con el co­ra­zón.

Tam­bién ocu­rre el des­con­trol de es­fín­te­res, los des­ma­yos o in­clu­so la muer­te. Sin em­bar­go, otros dis­fru­tan la tem­po­ra­da, se ale­gran, pe­ro pue­den per­se­guir un fue­go ar­ti­fi­cial y ter­mi­nar con la bo­ca ro­ta o la man­dí­bu­la le­sio­na­da, pre­ci­só el es­pe­cia­lis­tas en ani­ma­les.

Por te­mor al­gu­nos se es­ca­pan del ho­gar ter­mi­nan­do con un des­tino fa­tal. Pe­ro los que más su­fren son los que ca­re­cen de una ca­sa don­de se les brin­de cui­da­do y pro­tec­ción.

¿Qué ha­cer?

“Exis­ten mu­chos fár­ma­cos que ge­ne­ran con­se­cuen­cias la­men­ta­bles, pe­ro hay una al­ter­na­ti­va na­tu­ral que es la va­le­ria­na, ca­paz de tran­qui­li­zar­los si se usa una go­ta ki­lo des­de cin­co o seis días an­tes del even­to”, re­sal­tó Már­quez.

Otra op­ción es ubi­car un es­pa­cio ce­rra­do, por ejem­plo un cuar­to am­bien­ta­do con lu­ces te­nues, don­de los so­ni­dos no se sien­tan tan fuer­tes y vi­gi­lar los po­si­bles pe­li­gros, co­mo los ob­je­tos de vi­drio que se pue­den lle­var por de­lan­te en el mo­men­to de an­gus­tia.

Con el trans­cu­rrir de los años, las mas­co­tas pier­den su ca­pa­ci­dad au­di­ti­va, es­cu­chan­do co­mo un hu­mano, por eso el je­fe de su ma­na­da (ho­gar) de­be man­te­ner la cal­ma, abra­zar­lo y co­bi­jar­lo, pa­ra que se tran­qui­li­ce.

El kit de emer­gen­cia tam­po­co de­be fal­tar pa­ra ac­tuar an­te las con­se­cuen­cias de un epi­so­dio de pá­ni­co, ex­pli­có el ex­per­to.

Por su par­te, Nat­ha­lie Cas­ti­llo, pre­si­den­ta de la Fun­da­ción Aso­guau, ha­ce un lla­ma­do es­pe­cial a man­te­ner la puer­ta prin­ci­pal de la ca­sa ce­rra­da con la fi­na­li­dad de que no se es­ca­pen es­tos fie­les ami­gos. “Ca­da enero re­ci­bi­mos en­tre 30 y 50 re­por­tes de ani­ma­les per­di­dos

du­ran­te di- ciem­bre y el 100% no tie­ne una pla­ca de iden­ti­fi­ca­ción, la­men­ta­ble­men­te, ca­si nin­guno re­gre­sa a ca­sa por­que no tie­nen na­da que los iden­ti­fi­quen o ter­mi­nan atro­pe­lla­dos” in­di­có Cas­ti­llo.

So­li­ci­tó a las fa­mi­lias, a las au­to­ri­da­des lo­ca­les, re­gio­na­les y Es­ta­da­les, “dar el ejem­plo al eli­mi­nar de to­dos los even­tos pú­bli­cos la pi­ro­tec­nia con ex­plo­si­vos e ilu­mi­nar la Na­vi­dad con ob­je­tos que no in­vo­lu­cren la pól­vo­ra, por­que los ani­ma­les su­fren las con­se­cuen­cias; las aves se des­orien­tan, las ar­di­llas caen con in­far­tos ful­mi­nan­tes en los par­ques de la ciu­dad, al no to­le­rar esos rui­dos tan­to en el fin de año co­mo cuan­do re­ci­ben el año chino”, des­ta­có la pre­si­den­ta de la fun­da­ción.

Co­mi­da na­vi­de­ña prohi­bi­da

Las mas­co­tas no de­be­rían

con­su­mir ali­men­tos na­vi­de­ños pa­ra evi­tar in­ci­den­tes, ad­vier­te Már­quez, de­bi­do a la in­fi­ni­dad de anéc­do­tas que ocu­rren des­pués de la fe­cha. “El pe­rri­to se co­mió una ho­ja de ha­lla­ca, una acei­tu­na o un pa­bi­lo, es­to lo ha­cen, por­que ex­plo- ran y se co­men lo que con­si­guen, lle­gan­do a in­to­xi­car­se o ter­mi­nan­do en el qui­ró­fano”.

Hay co­mi­da na­vi­de­ña pa­ra las mas­co­tas co­mo ha­lla­ca y to­do lo que ima­gi­ne a ba­se de pe­rra­ri­na o de car­nes, ava­la­dos por nu­tri­cio­nis­tas ve­te­ri­na­rios, mas si quie­re dar­les al­go de lo que hi­zo en ca­sa le pue­de co­lo­car car­nes ma­gras, ja­món o cer­do, cru­dos o her­vi­dos, pe­ro sin na­da de ali­ños, su­gi­rió el ve­te­ri­na­rio.

Via­jes

Los que via­jan tie­nen que man­te­ner el plan de va­cu­na­ción al día, el cer­ti­fi­ca­do de sa­lud y la jau­la o ken­nel pa­ra que el tras­la­do sea có­mo­do.

Es ne­ce­sa­rio que ve­ri­fi­quen a tiem­po si en el país des­tino acep­tan las mas­co­tas ex­tran­je­ras.

Si por al­gún mo­ti­vo, no los pue­den lle­var de via­je, es bueno de­jar­los en com­pa­ñía de un fa­mi­liar de con­fian­za que los cui­de, les co­lo­que co­mi­da y agua.

¡San­ta no re­ga­les mas­co­tas!

“Un pe­rro adul­to tie­ne la in­te­li­gen­cia de un ni­ño de ocho años y re­ga­lar­le un be­bé a un ni­ño, no es una bue­na idea”, des­ta­có Ro­nald Már­quez.

Por eso, San­ta de­be evi­tar es­te ti­po de re­ga­los, por­que una mas­co­ta es un ser vi­vien­te que im­pli­ca gran­des res­pon­sa­bi­li­da­des y com­pro­mi­sos, mu­chas ve­ces los nue­vos in­te­gran­tes del ho­gar ter­mi­nan le­sio­na­dos, por­que los ni­ños no ma­ne­jan su fuer­za y, sin que­rer, les ha­cen da­ño.

Re­cuer­de que en las fa­mi­lias las mas­co­tas son con­si­de­ra­das un in­te­gran­te “muy es­pe­cial”. El amor in­con­di­cio­nal que trans­mi­ten y los mo­men­tos agra­da­bles que son ca­pa­ces de re­ga­lar, las ubi­can co­mo se­res que me­re­cen aten­cio­nes, cui­da­dos y res­pe­to. Co­lo­que en prác­ti­ca las in­di­ca­cio­nes plan­tea­das y dis­fru­te es­tas na­vi­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.