El que lle­ga, el que se va y el que se quie­re que­dar

Es­pa­cio Abier­to

Notitarde - - La Costa - De­ya­lit­za Aray

Tres es­ce­na­rios con un pun­to de coin­ci­den­cia: la in­cer­ti­dum­bre. Ha­ce po­cas se­ma­nas lue­go de una in­ten­sa cam­pa­ña elec­to­ral los ciu­da­da­nos de los Es­ta­dos Uni­dos de Nor­tea­mé­ri­ca es­co­gie­ron un nue­vo pre­si­den­te, con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos, re­pu­bli­cano, del mun­do em­pre­sa­rial, adi­ne­ra­do y con un dis­cur­so po­lé­mi­co, con­tro­ver­sial, ame­na­zan­te y por de­más muy preo­cu­pan­te pa­ra el área eco­nó­mi­ca glo­bal. Do­nald Trump, el mag­na­te, es aho­ra el pre­si­den­te elec­to de los Es­ta­dos Uni­dos; lle­gó con su na­cio­na­lis­mo in­cen­dia­rio con­tra los his­pa­nos, es­pe­cial­men­te los me­xi­ca­nos y con­tra los mu­sul­ma­nes, con una ma­ni­fies­ta in­ten­ción con­ver­ti­da en pro­me­sa elec­to­ral de le­van­tar un mu­ro en la fron­te­ra con la tie­rra del ma­ria­chi, ex­pul­sar a los ile­ga­les, ter­mi­nar con los acuer­dos so­bre el li­bre co­mer­cio que ne­go­cia­ba la ad­mi­nis­tra­ción del sa­lien­te pre­si­den­te Oba­ma y co­mo si fue­ra po­co, en­cen­dien­do una alar­ma de­bi­do a su pú­bli­ca ad­mi­ra­ción por el au­to­ri­ta­rio lí­der de la nue­va Ru­sia Vla­di­mir Pu­tin. Una vic­to­ria que pa­ra mu­chos es un desas­tre y lo más gra­ve es que pue­de em­peo­rar mu­cho más, no de­ja de te­ner re­per­cu­sio­nes pa­ra nues­tro país cuan­do se ini­cien for­mal­men­te las re­la­cio­nes con el hom­bre, no so­lo uno de los más ri­cos, sino aho­ra el pri­mer man­da­ta­rio de la na­ción más po­de­ro­sa del mun­do aún. Pe­ro no es so­lo Ve­ne­zue­la, Mé­xi­co o Eu­ro­pa, tam­bién ten­drá su efec­to en el des­tino de las ac­cio­nes pa­ra re­to­mar la re­la­ción de los Es­ta­dos Uni­dos con el Go­bierno cu­bano y las ex­pec­ta­ti­vas de en­rum­bar la is­la ha­cia el ca­mino de li­ber­ta­des por un la­do, y la exi­gen­cia del le­van­ta­mien­to del em­bar­go co­mer­cial por el otro, ya no so­lo por la elec­ción de Trump, sino con la des­apa­ri­ción fí­si­ca del má­xi­mo lí­der de la re­vo­lu­ción cu­ba­na Fi­del Cas­tro, quien a pe­sar de su re­ti­ro del po­der en el año 2006 he­re­da­do por su her­mano Raúl, con­ser­vó su pe­so mo­ral y po­lí­ti­co in­dis­cu­ti­ble, has­ta el pun­to de con­ver­tir La Ha­ba­na en una suer­te de Me­ca ca­ri­be­ña de ideas a la que acu­dían di­ri­gen­tes de la iz­quier­da pa­ra con­sul­tar y re­ci­bir con­se­jos del gran gu­rú. Po­cas ho­ras han pa­sa­do des­de que el mun­do re­ci­bió la no­ti­cia, “fa­lle­ció Fi­del”, se fue y no vol­ve­rá. Mu­chas y di­ver­sas las reac­cio­nes, in­ter­nas y ex­ter­nas, ami­gos y enemi­gos, res­pe­ta­do y te­mi­do, ama­do y odia­do, con­ver­ti­do sin du­da en el sím­bo­lo de ges­tas re­vo­lu­cio­na­rias in­clui­da la nues­tra, dic­ta­dor sin es­crú­pu­los, an­ti­im­pe­ria­lis­ta y ver­du­go de li­ber­ta­des; su des­apa­ri­ción po­ne fin a una eta­pa no so­lo pa­ra los cu­ba­nos, sino pa­ra quie­nes co­mo en nues­tro ca­so sen­ti­mos la in­fluen­cia de su mo­de­lo. Muere cuan­do el país se en­fren­ta a una nue­va re­ce­sión eco­nó­mi­ca afec­ta­da por la cri­sis que vi­ve Ve­ne­zue­la, su prin­ci­pal be­ne­fac­tor, pe­ro al mis­mo tiem­po pa­ra ini­ciar en La Ha­ba­na la ver­da­de­ra era de Raúl, quien ten­drá más es­pa­cio sin du­da al qui­tar­se el pe­so que sig­ni­fi­ca­ba la ava­sa­llan­te per­so­na­li­dad de su her­mano ma­yor y su preo­cu­pa­ción por las di­fe­ren­cias que so­lía te­ner en la to­ma de al­gu­nas de­ci­sio­nes y agen­da de re­for­ma po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca en la cual aho­ra ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra, ha­cien­do cre­cer las ex­pec­ta­ti­vas de cam­bio en los cu­ba­nos y al mis­mo tiem­po la aper­tu­ra de un es­pa­cio pa­ra los ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos de la Re­vo­lu­ción. Se con­fir­ma pues el re­frán “no hay mal que du­re cien años ni cuer­po que lo re­sis­ta”, lo que cal­za per­fec­ta­men­te an­te la pre­ten­di­da idea de in­mor­ta­li­dad del ex pre­si­den­te ha­ba­ne­ro cu­yos res­tos es­tán sien­do ve­la­dos en su na­ción con re­per­cu­sio­nes en nues­tro acon­te­cer na­cio­nal de­bi­do al im­pac­to afec­ti­vo que pro­du­jo su par­ti­da en el pre­si­den­te Ma­du­ro, que no pue­de es­tar más sa­la­do y preo­cu­pa­do, ya no so­lo por la pre­sión y des­con­ten­to so­cial con su ges­tión que él mis­mo se ge­ne­ró, sino que ade­más con los de­sig­nios de la ver­da­de­ra au­to­ri­dad su­pe­rior que lo des­po­ja de su se­gun­do men­tor, pe­se a la me­dia­ción del mis­mí­si­mo Va­ti­cano. Tam­bién se ajus­ta al em­pe­ño de los ve­ne­zo­la­nos de sa­lir elec­to­ral­men­te del ac­tual sis­te­ma po­lí­ti­co cu­yas ca­be­zas in­sis­ten en per­pe­tuar­se a cos­ta de lo que sea, ape­lan­do a lo más per­ver­so, al so­me­ti­mien­to de un pue­blo no­ble a la de­s­es­pe­ran­za, la hu­mi­lla­ción y la im­po­si­ción, a de­di­car to­dos sus es­fuer­zos pa­ra sa­tis­fa­cer la ne­ce­si­dad bá­si­ca de ali­men­tar­se por en­ci­ma de la se­gu­ri­dad per­so­nal des­apa­re­ci­da y del sa­cri­fi­cio obli­ga­do a la sa­lud y que la des­fa­cha­tez ofi­cial in­sis­ta en afir­mar que to­do es una sim­ple es­tra­te­gia or­de­na­da por el im­pe­rio y que la de­re­cha ran­cia ve­ne­zo­la­na eje­cu­ta a pe­sar de que una par­te se sien­ta y dia­lo­ga, cuan­do la verdad que­da des­nu­da an­te he­chos co­mo la vin­cu­la­ción de los nar­co­so­bri­nos a ese mor­tal fla­ge­lo gra­cias a un ve­re­dic­to irre­fu­ta­ble de la jus­ti­cia nor­te­ame­ri­ca­na au­tó­no­ma e in­de­pen­dien­te mien­tras aquí el ré­gi­men, que in­sis­te en per­ma­ne­cer, ex­hi­be cual tro­feo la cap­tu­ra de un jo­ven que se atre­vió por ham­bre a ro­bar cin­co au­ya­mas. La his­to­ria es im­pla­ca­ble y siem­pre ter­mi­na cum­plien­do su ci­clo, que lo re­cuer­de Ni­co­lás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.