Cuál es la mi­sión

El país que que­re­mos

Notitarde - - 6/opinión - Miguel An­to­nio Pa­rra Gi­mé­nez mi­guel­pa­rra@mi­guel­pa­rra.com @mi­guel­pa­rrag

Has­ta aho­ra el dis­cur­so opo­si­tor es­tá di­ri­gi­do so­lo a tres pun­tos, dos de los cua­les son el re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio y la li­ber­tad de los pre­sos po­lí­ti­cos, el ter­cer pun­to va­ría de acuer­do a quie­nes sea su vo­ce­ro y se con­cen­tran entre la aper­tu­ra del ca­nal hu­ma­ni­ta­rio o las elec­cio­nes re­gio­na­les o ge­ne­ra­les en ca­so de no ha­ber re­fe­ren­do re­vo­ca­to­rio. Po­cos son los opo­si­to­res que se­ña­lan otros pun­tos dis­tin­tos a es­tos y que ten­gan que ver con en el pro­ble­ma eco­nó­mi­co y so­cial que pa­de­ce el ciu­da­dano que en Ve­ne­zue­la vi­ve.

Den­tro de los que man­tie­nen co­mo te­ma prio­ri­ta­rio el RR, no plan­tean que ha­cer lue­go de la sa­li­da de ma­du­ro y el ré­gi­men pa­ra com­po­ner nues­tra so­cie­dad. No hay una pro­pues­ta de quien se­rá el sus­ti­tu­to de Ma­du­ro pa­ra po­der ma­ne­jar el tem­po­ral que vie­ne y lle­var el bar­co a puer­to se­gu­ro. Las con­di­cio­nes de ese es­ta­dis­ta no es­tá en el ta­pe­te, se­gui­mos cre­yen­do que cual­quie­ra es me­jor que Ni­co­lás Ma­du­ro, eso mis­mo se de­cía con Car­los An­drés Pé­rez en 1992 y con Hu­go Chá­vez an­tes de su fa­lle­ci­mien­to, aho­ra con Ma­du­ro la tor- ta ha si­do desas­tro­sa, no po­de­mos se­guir equi­vo­cán­do­nos más.

Lue­go del 10 de enero se cie­rran los ca­mi­nos pa­ra una sa­li­da elec­to­ral y de­mo­crá­ti­ca en Ve­ne­zue­la, so­lo que­da la po­si­bi­li­dad de pro­cu­rar un go­bierno de Tran­si­ción con la re­nun­cia del Pre­si­den­te. La pre­gun­ta se­ria, ¿Qué acon­te­ci­mien­to pro­vo­ca­ría es­ta po­si­bi­li­dad de tran­si­ción, que ori­gi­na­ría la pro­ba­bi­li­dad de es­ta sa­li­da?, sin du­da que un desen­la­ce de­ve­ni­do de ma­ni­fes­ta­cio­nes de re­cha­zo al go­bierno que pro­vo­ca­ría un le­van­ta­mien­to po­pu­lar, al­go trá­gi­co y de mag­ni­tud im­pre­de­ci­ble.

An­te un es­ce­na­rio co­mo es­te, se ha­ce ne­ce­sa­rio una re­fle­xión pro­fun­da so­bre lo que nos es­pe­ra y co­mo de­be­ría­mos afron­tar­lo. De­be­mos ob­ser­var la ex­pe­rien­cia de los dis­tin­tos paí­ses que lue­go de acon­te­ci­mien­tos co­mo es­tos, lo­gra­ron re­tor­nar a los ni­ve­les mí­ni­mos de con­fian­za po­lí­ti­ca que les per­mi­tió re­cons­truir un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co es­ta­ble. Es­to es im­por­tan­te, por­que de lo con­tra­rio po­drá ha­ber un cam­bio de go­bierno o go­ber­nan­te pe­ro no un cam­bio de sis­te­ma y pue­de ter­mi­nar de per­der­se la de­mo­cra­cia en Ve­ne­zue­la.

El ex­pre­si­den­te chi­leno Eduar­do Frei Ruiz-Ta­gle en una con­fe­ren­cia so­bre “los desafíos po­lí­ti­cos de la de­mo­cra­cia” que se efec­tuó en Ve­ne­zue­la en el año 2003, de­cía: “La gen- te re­co­no­ce el pa­sa­do pe­ro es­co­ge por pro­yec­tos de fu­tu­ro: quie­re sa­ber có­mo va­mos a tra­ba­jar pa­ra la de­mo­cra­cia del ma­ña­na.” En Ve­ne­zue­la los po­lí­ti­cos opo­si­to­res de­ben en­ten­der si son in­te­li­gen­tes la di­men­sión del fra­ca­so y la tor­pe­za en que han in­cu­rri­do en to­do es­te tiem­po pa­ra po­der abrir la po­si­bi­li­dad de una con­duc­ta, de una ac­tua­ción, se­ria y exi­to­sa, ya que ra­di­ca­les pos­tu­ras ideo­ló­gi­cas pro­du­cen in­sos­te­ni­bles si­tua­cio­nes po­lí­ti­cas.

A la sa­li­da del es­te go­bierno es fun­da­men­tal la vi­sión de los fun­da­men­tos de la go­ber­na­bi­li­dad, lo con­tra­rio se­ría ines­ta­bi­li­dad. Se de­be evi­tar go­ber­nar con po­pu­lis­mo, sea de de­re­cha o de iz­quier­da, so­lo bas­ta mi­rar has­ta don­de he­mos lle­ga­do. Se de­be cen­trar la ac­ción en los gran­des pro­ble­mas de la po­bla­ción y no en el jue­go del po­der, pa­ra lo que se­rá ne­ce­sa­rio dia­lo­gar so­bre es­tos te­mas, con la ma­yor aten­ción po­si­ble. De­cía Frei: “Los po­lí­ti­cos no es­ta­mos en es­tas so­cie­da­des so­lo pa­ra ha­blar bien, pa­ra ga­nar elec­cio­nes, pa­ra ser po­pu­la­res o pa­ra ad­mi­nis­trar el po­der. Es­ta­mos, por so­bre to­das las co­sas, pa­ra cons­truir des­de el con­cep­to más pro­fun­do y per­so­nal del bien co­mún y con gran res­pe­to por los otros, so­cie­da­des ca­da vez me­jo­res,”. Es­ta es la mi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.