San Die­go, el Ca­ra­bo­bo que que­re­mos

Notitarde - - Naguanagua-la Entrada-san Diego - Ro­sa de Sca­rano @Ro­sa­bran­do­ni­sio

El ci­nis­mo so­bre­pa­sa el col­mo. Quie­nes nun­ca han que­ri­do sen­tar­se a dia­lo­gar, es­cu­char el cla­mor, la an­gus­tia de los ve­ne­zo­la­nos por la tra­ge­dia en­gen­dra­da y pro­yec­ta­da ha­cia el mal, pre­ten­den con­ti­nuar con la far­sa de re­vo­lu­ción y han si­do re­co­no­ci­dos co­mo au­to­res en fla­gran­cia de la más in­hu­ma­na tra­ge­dia so­cial y eco­nó­mi­ca que co­noz­ca la his­to­ria pa­tria. En es­ta ho­ra que no tie­ne más mi­nu­tos ni se­gun­dos por­que es in­so­por­ta­ble, en­su­cia la dig­ni­dad na­cio­nal y co­rroe la es­pe­ran­za de la in­men­sa ma­yo­ría del pue­blo que se nie­ga a per­der la es­pe­ran­za de al­can­zar la sa­tis­fac­ción de sus ne­ce­si­da­des y un es­pa­cio enor­me y pron­to pa­ra la jus­ti­cia y la li­ber­tad.

Pe­ro, a pe­sar de to­das las vi­ci­si­tu­des, en San Die­go es­ta­mos em­pe­ña­dos en con­ti­nuar con nues­tra her­mo­sa tra­di­ción na­vi­de­ña, in­sis­tir en lo in­dis­pen­sa­ble de la unión fa­mi­liar que so­bre­pa­sa en de­ma­sía la desesperanza que irra­dia el ac­tual sis­te­ma.

Es ho­ra de la re­fle­xión, del abra­zo en fa­mi­lia, la re­cons­truc­ción de la fe, de sen­tir des­de lo más pro­fun­do de nues­tro co­ra­zón la ale­gría por la Na­ti­vi­dad de nues­tro Ni­ño Je­sús. Di­ciem­bre en San Die­go es paz y go­zo por la lle­ga­da de la épo­ca pro­pi­cia pa­ra el re­en­cuen­tro fa­mi­liar, es por eso que no ne­ga­re­mos a nues­tros ni­ños la ma­ra­vi­llo­sa ilu­sión que año tras año les ofre­ce­mos des­de nues­tro mu­ni­ci­pio.

Hoy, in­vi­ta­mos cor­dial­men­te a to­dos los san­die­ga­nos, ca­ra­bo­be­ños y de otras re­gio­nes del país, a que asis­tan al en­cen­di­do de la Na­vi­dad es­te vier­nes 02 de di­ciem­bre a par­tir de las 6:00 p.m. en el par­que Me­tro­po­li­tano de San Die­go. Pa­ra de­lei­tar a gran­des y chi­cos ten­dre­mos pre­sen­ta­ción de gru­pos mu­si­ca­les de gai­ta, pa­ra lue­go en­ga­la­nar con el en­cen­di­do del ár­bol con más de 7 mi­llo­nes de lu­ces Led. Pos­te­rior­men­te, ha­re­mos el re­co­rri­do por las tres eta­pas del par­que que, co­mo ca­da año, es­ta­rá ma­jes­tuo­sa­men­te ador­na­do con más de 30 mi­llo­nes de lu­ces. Pa­ra nues­tros con­sen­ti­dos de la ca­sa, les sor­pren­de­re­mos con los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios, el asom­bro­so pe­se­bre en mo­vi­mien­to con más de 400 pie­zas, la Ca­sa de San­ta, la ciudad del par­que me­cá­ni­co, la ciudad de los col­cho­nes in­fla­bles y la fe­ria de co­mi­da.

Por­que en SAN DIE­GO, SE CONS­TRU­YE EL CA­RA­BO­BO Y LA VE­NE­ZUE­LA QUE TO­DOS QUE­RE­MOS Y QUE PRON­TO, UNI­DOS CON SCA­RANO, LO LO­GRA­RE­MOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.