Sen­ti­do del diá­lo­go

Cró­ni­cas de di­si­den­cia

Notitarde - - 6/opinión - Do­min­go Alfonso Ba­ca­lao da­ba­ca­lao@cantv.net.

El diá­lo­go entre los que com­ba­ten pa­ra al­can­zar el po­der o man­te­ner­se en él, es un re­qui­si­to fun­da­men­tal y ele­men­tal de una ge­nui­na de­mo­cra­cia. El diá­lo­go acor­da­do por las par­tes, de­bi­do a di­ver­sas pre­sio­nes y cir­cuns­tan­cias, co­mo es el ca­so de Ve­ne­zue­la, es una ano­ma­lía de una de­mo­cra­cia en­fer­ma y des­fa­lle­cien­te, pe­ro ne­ce­sa­rio si lo que se quie­re es se­guir re­cu­pe­ran­do po­co a po­co su vi­gen­cia.

El si­tio pri­vi­le­gia­do de ese diá­lo­go es el Par­la­men­to, don­de las di­ver­sas fuer­zas po­lí­ti­cas tie­nen su re­pre­sen­ta­ción. Ha­cer un gran es­fuer­zo pa­ra que con­ti­núe allí, es una res­pon­sa­bi­li­dad ma­yor de quie­nes tie­nen el de­ber de en­con­trar un ca­mino ade­cua­do pa­ra un país en tran­ce de ago­nía. La des­truc­ción de Ve­ne­zue­la lla­ma al sen­ti­do co­mún de los po­lí­ti­cos an­tes de que es­ta tra­ge­dia pue­da al­can­zar ma­yo­res pro­por­cio­nes, res­ca­tan­do lo que que­da de la de­ba­cle cons­ti­tu­cio­nal, es la me­jor for­ma de emer­ger del pan­tano cha­vis­ta, ape­lan­do a la cons­cien­cia po­pu­lar me­dian­te un pro­ce­so elec­to­ral que nos lle­ve a con­sul­tar la vo­lun­tad de quien más ha su­fri­do, que no es otro que el man­ci­lla­do pue­blo llano. To­da­vía es tiem­po pa­ra el re­vo- ca­to­rio pre­si­den­cial, si el sen­ti­do del de­ber po­lí­ti­co le quie­re aho­rrar más su­fri­mien­to y ca­la­mi­da­des a una na­ción mar­ti­ri­za­da.

Des­co­no­cer la vo­lun­tad po­pu­lar, co­mo fuen­te le­gí­ti­ma de la de­mo­cra­cia, de­ja­ría a quie­nes nos des­go­bier­nan en el más pro­fun­do des­pres­ti­gio, ne­ga­dor de la con­vi­ven­cia ci­vi­li­za­da que su­po­ne de­jar las relaciones so­cia­les y hu­ma­nas ba­jo el con­trol de las fuer­zas re­pre­si­vas, cu­yo desen­la­ce se­ria el caos más asom­bro­so.

La al­ter­na­ti­va de­mo­crá­ti­ca tie­ne dos ta­reas esen­cia­les que de­be desa­rro­llar am­plia­men­te con mu­cho co­ra­je y va­len­tía. Por una par­te, con­so­li­dar su uni­dad y for­ta­le­cer­la, y por la otra, su­mar el ma­yor nú­me­ro de fuer­zas que va­yan en­ri­que­cien­do sus po­ten- cia­li­da­des po­lí­ti­cas. Se ha de­mos­tra­do ro­tun­da­men­te que la gen­te en la ca­lle, con una acer­ta­da di­rec­ción ha ve­ni­do dan­do ex­ce­len­te re­sul­ta­dos, por lo que la ex­pe­rien­cia re­co­mien­da con­ti­nuar y au­men­tar su desem­pe­ño.

De­be que­dar cla­ro que la lu­cha de ma­sas de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca, elec­to­ral y cons­ti­tu­cio­nal es la vía in­di­ca­da pa­ra ir sol­ven­tan­do la in­men­sa cri­sis ago­bian­te en la cual se de­ba­te la Re­pú­bli­ca. Pa­ra ello es in­dis­pen­sa­ble la más ar­mo­nio­sa re­la­ción entre to­das las par­tes que in­te­gran esa ex­tra­or­di­na­ria pie­za po­lí­ti­ca li­be­ra­do­ra que es la MUD. No hay sa­li­da fue­ra de ella y es­to de­be ser ma­ne­ja­do y com­pren­di­do co­mo una reali­dad ca­si axio­má­ti­ca.

El te­rreno de la lu­cha cí­vi­ca de­rro­ta­ra la ten­ta­ción to­ta­li­ta­ria que as­pi­ra ins­ta­lar­se en el po­der eter­na­men­te, des­co­no­cien­do la reali­dad del mun­do ac­tual y en es­pe­cial de la Amé­ri­ca La­ti­na, don­de no exis­te es­pa­cio ya pa­ra una dic­ta­du­ra mi­li­tar ter­cer­mun­dis­ta. En es­te sen­ti­do, crear cons­cien­cia de­mo­crá­ti­ca es un man­da­to de ci­vi­li­dad, de res­pon­sa­bi­li­dad cí­vi­ca y ar­mo­nía so­cial, in­dis­pen­sa­ble pa­ra un encuentro po­si­ble entre los se­res hu­ma­nos. El com­ba­te de nues­tros días exi­ge un ele­va­do co­ra­je cí­vi­co que de­je sin alien­to las am­bi­cio­nes y el tem­pe­ra­men­to to­ta­li­ta­rio que cons­ti­tu­ye to­da­vía una ré­mo­ra en vía de des­apa­ri­ción con los úl­ti­mos ti­ra­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.