En la mis­ma pai­la

Notitarde - - Ciudad /9 - Cha­ri­to Ro­jas cha­ri­to­ro­jas2010@hot­mail.com @cha­ri­to­ro­jas

“Cuan­do los jus­tos son di­cho­sos, la ciudad se re­go­ci­ja; cuan­do pe­re­cen los im­píos, da gri­tos de ale­gría”. Pro­ver­bios 11:10.

La muer­te no es su­fi­cien­te mo­ti­vo pa­ra per­do­nar, ol­vi­dar u ob­viar quién fue Fi­del Cas­tro y la im­pron­ta de do­lor, muer­te y exi­lio que de­ja su lar­go pa­so por el po­der en Cu­ba y en el mun­do. Gra­dua­do de abo­ga­do, Fi­del ha­ce opo­si­ción a Ful­gen­cio Bap­tis­ta, quien ha­bía de­rro­ca­do al pre­si­den­te Car­los Prío So­ca­rrás. Cu­ba pa­ra en­ton­ces era, gra­cias a su po­lí­ti­ca de puer­tas abier­tas a la in­ver­sión ex­tran­je­ra, una po­ten­cia en Amé­ri­ca. Fue el ter­cer país, en 1837, des­pués de Gran Bre­ta­ña y USA, en te­ner fe­rro­ca­rril; La Ha­ba­na dis­po­nía de luz eléc­tri­ca en 1877; el pri­mer tran­vía de La­ti­noa­mé­ri­ca se inau­gu­ró en la ca­pi­tal cubana en 1900; en 1906 co­men­zó la te­le­fo­nía pun­to a pun­to, sin ope­ra­dor; fue en 1922 el se­gun­do país del mun­do en ins­ta­lar una es­ta­ción de ra­dio; pa­ra 1958 era el país que te­nía más es­ta­cio­nes de ra­dio por ha­bi­tan­te; en 1950 fue el se­gun­do país en trans­mi­tir por te­le­vi­sión y tam­bién el se­gun­do en ha­cer­lo a co­lor; pa­ra 1959 La Ha­ba­na era la ciudad del mun­do con ma­yor can­ti­dad de ci­nes: 358.

La is­la era la ca­pi­tal de los in­ver­sio­nis­tas, su Es­cue­la de Me­di­ci­na te­nía fa­ma mun­dial, era el país con más mé­di­cos por nú­me­ro de ha­bi­tan­tes, uno por ca­da mil. Tam­bién fue la ca­pi­tal del es­pec­tácu­lo: ci­ne, tea­tro, te­le­vi­sión, ca­si­nos, tra­ba­ja­ban los me­jo­res ar­tis­tas del mun­do. La pros­pe­ri­dad se des­bor­da­ba, pe­ro tam­bién ha­bía un sec­tor muy po­bre de la po­bla­ción, siem­pre es­pe­ran­do por ese me­sías que los in­cor­po­ra­ra a tan­ta ri­que­za. Un ré­gi­men mi­li­tar co­rrup­to, que ha­cía ne­go­cios con las trans­na­cio­na­les, la apa­ri­ción de ban­das gangs­te­ri­les a pro­pó­si­to del jue­go, la pros­ti­tu­ción y las dro­gas, hi­cie­ron que Cu­ba fue­ra apo­da­da “el bur­del de Amé­ri­ca”.

Fi­del Cas­tro Ruz apa­re­ce a la luz pú­bli­ca cuan­do in­ten­ta con un gru­po to­mar el Cuar­tel Mon­ca­da el 26 de ju­lio de 1953. Lo con­de­nan a 15 años de pri­sión. Con los ale­ga­tos de su de­fen­sa, es­cri­be un opúscu­lo que se con­ver­ti­ría en la jus­ti­fi­ca­ción de sus ac­cio­nes pos­te­rio­res: “La his­to­ria me ab­sol­ve­rá”.

Tras 22 me­ses en pri­sión, la pre­sión po­pu­lar lo­gró que fue­ran in­dul­ta­dos. Fi­del sa­lió al exi­lio, pri­me­ro a USA y lue­go a Mé­xi­co, don­de co­no­ce al Che Gue­va­ra, quien se­ría su com­pa­ñe­ro de la aven­tu­ra gue­rri­lle­ra que co­mien­za en 1956, cuan­do re­gre­sa a Cu­ba y se re­fu­gia en la Sie­rra Maes­tra, des­de don­de re­clu­tan y en­tre­nan a los “bar­bu­dos”, que ter­mi­nan de­rro­can­do a Ba­tis­ta el 1 de enero de 1959. El Go­bierno pro­vi­sio­nal nom­bra a Cas­tro Pri­mer Mi­nis­tro. In­me­dia­ta­men­te ol­vi­da el Ma­ni­fies­to de la Sie­rra Maes­tra en el que pro­me­tía ce­le­brar elec­cio­nes ge­ne­ra­les en un año y en­tre­gar el po­der a quien re­sul­ta­ra elec­to. Ese fue el ini­cio de la ca­de­na de vio­la­cio­nes a los de­re­chos ci­vi­les y hu­ma­nos de los cu­ba­nos que el ti­rano pro­lon­gó du­ran­te los si­guien­tes 57 años.

Di­fí­cil re­su­mir dé­ca­das de in­fa­mia en es­tas po­cas líneas, pe­ro bas­te con de­cir que to­das las em­pre­sas trans­na­cio­na­les y cu­ba­nas fue­ron ex­pro­pia­das, in­clu­yen­do las re­fi­ne­rías de pe­tró­leo, 36 cen­tra­les azu­ca­re­ros, las com­pa­ñías de te­lé­fo­nos y elec­tri­ci­dad, tie­rras y pro­pie­da­des pri­va­das, to­do pa­só a ma­nos de la re­vo­lu­ción. An­te el gra­ve da­ño a sus in­ver­sio­nes, Es­ta­dos Uni­dos de­cla­ró un blo­queo, en­ton­ces Cas­tro se de­cla­ró mar- xis­ta–le­ni­nis­ta, se alió con la Unión So­vié­ti­ca y con­vir­tió a Cu­ba en el úni­co país comunista de Amé­ri­ca. Las pur­gas co­men­za­ron, mi­les de fu­si­la­dos y en­car­ce­la­dos por “tri­bu­na­les re­vo­lu­cio­na­rios”, 15 mi­llo­nes de cu­ba­nos exi­lia­dos, ni­ños se­pa­ra­dos de su fa­mi­lia en la lla­ma­da “Ope­ra­ción Pe­ter Pan”. To­dos con­ver­ti­dos en apá­tri­das por opo­ner­se a un ré­gi­men que les robaba el de­re­cho a ser li­bres, de sa­lir o en­trar a su país, de tra­ba­jar o es­tu­diar lo que deseen, de ex­pre­sar su opi­nión, po­seer una ca­sa o un ne­go­cio. Los “Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­vo­lu­ción” se en­car­gan de es­piar y de­nun­ciar la di­si­den­cia. Los ni­ños se con­vir­tie­ron en “pio­ne­ri­tos”, pe­que­ños sol­da­dos ado­ra­do­res de Fi­del. Así ga­ran­ti­zó la su­mi­sión de 3 ge­ne­ra­cio­nes ais­la­das del mun­do, que hoy, con un evi­den­te sín­dro­me de Es­to­col­mo, llo­ran a quien les arre­ba­tó la li­ber­tad.

“Cu­bi­ta la be­lla” co­mien­za un pro­gre­si­vo pro­ce­so de de­te­rio­ro al ex­tin­guir la in­ver­sión y por en­de, la pro­duc­ción. El pri­mer ex­por­ta­dor de azú­car del mun­do ba­jó su ni­vel, fal­ta­ban bra­zos y áni­mo. La repu­tada me­di­ci­na cubana, que pro­du­jo la va­cu­na con­tra la fie­bre ama­ri­lla, se con­vir­tió en una pa­ra­me­di­ci­na co­mu­ni­ta­ria, con equi­pos y en­se­ñan­zas ob­so­le­tas, mien­tras que la bue­na me­di­ci­na y un turismo de lu­jo se con­ver­tían en el sal­va­vi­das de la ahor­ca­da is­la, des­pués de la di­so­lu­ción de la URSS.

Fi­del cum­plió la pro­me­sa de igual­dad a los cu­ba­nos: to­dos son po­bres, sin li­ber­tad, ni pros­pe­ri­dad. Es­tu­dian me­di­ci­na pa­ra ir­se del país y des­pués fu­gar­se, al igual que atle­tas, bai­la­ri­nes y ar­tis­tas, que es­ca­pan del ré­gi­men cuan­do ha­cen gi­ras in­ter­na­cio­na­les. Son mi­les y mi­les los tes­ti­mo­nios de quie­nes pre­fi­rie­ron lan­zar­se en bal­sas a aguas in­fes­ta­das de ti­bu­ro­nes, de aque­llos que aban­do­na­ron su pa­tria co­mo pa­rias, so­lo con lo que te­nían pues­to, sin pa­sa­por­te ni di­ne­ro, con tal de no se­guir vi­vien­do en la opre­sión.

Hu­go Chá­vez, un lí­der apo­ca­líp­ti­co que al igual que Fi­del no pa­gó de­li­tos y fue in­dul­ta­do, es­ta­ba enamo­ra­do de la re­vo­lu­ción cas­tris­ta. Le sa­có la na­riz del agua a Fi­del cuan­do zo­zo­bra­ba en el “pe­río­do es­pe­cial”. In­ven­tó el Al­ba, Pe­tro­ca­ri­be, nom­bró a Fi­del su pa­dre, le re­ga­ló ca­sas, ave­ni­das, re­fi­ne­rías, pe­tró­leo. Le dio el ne­go­cio de la trian­gu­la­ción de las ad­qui­si­cio­nes. Has­ta se fue a mo­rir al la­do de Fi­del. Nin­gún si­tio me­jor que jun­to a su es­pe­jo.

El he­re­de­ro, for­ma­do en Cu­ba, in­fil­tra­do has­ta los hue­sos por el ti­rano en ins­tan­cias ci­vi­les y mi­li­ta­res, no pier­de opor­tu­ni­dad de de­mos­trar su fi­de­li­dad. Mien­tras los ve­ne­zo­la­nos su­fren, él si­gue en­vian­do ayu­da a la is­la. Se es­ti­ma en 23,5 mi­llar­dos la fac­tu­ra pe­tro­le­ra cubana.

Si­mi­la­res en vi­da y muer­te, la jus­ti­cia di­vi­na ha­rá con es­tos de­pre­da­do­res de la li­ber­tad, lo que no hi­zo con ellos la jus­ti­cia hu­ma­na. Y que ca­da lá­gri­ma, ca­da do­lor de ca­da ve­ne­zo­lano, de ca­da cu­bano, se con­vier­ta en una lla­ma más de la pai­la que los al­ber­ga­rá por to­da la eter­ni­dad.

Ade­más de to­das las do­na­cio­nes e in­ver­sio­nes que ha he­cho el Eje­cu­ti­vo ve­ne­zo­lano a Cu­ba, los eco­no­mis­tas es­ti­man que en los úl­ti­mos 9 años los en­víos pe­tro­le­ros a la is­la as­cien­den a 26,5 mi­llar­dos de dó­la­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.