Un país sin ti­món

Notitarde - - 10/ciudad - Vi­cen­te Lo­zano

La ima­gen que tie­ne el país es al­go al­ta­men­te preo­cu­pan­te. Na­die pue­de en­ten­der lo que ca­da día anun­cia el Pre­si­den­te, sal­vo aqué­llos que han estado du­ran­te mu­chos años ad­mi­nis­tran­do los re­cur­sos de la na­ción. Ve­ne­zue­la es mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción en to­do el mun­do. Na­die pue­de en­ten­der lo que ha su­ce­di­do y lo que se anun­cia co­mo so­lu­ción a la tra­ge­dia que hoy vi­vi­mos to­dos los ve­ne­zo­la­nos. No exis­te nin­gún or­ga­nis­mo, ins­ti­tu­to, gre­mio o es­tu­dio­sos de la ma­te­ria eco­nó­mi­ca que pue­dan en­ten­der có­mo se ha lle­ga­do a lo que los ve­ne­zo­la­nos es­ta­mos vi­vien­do. Por su­pues­to, to­do gi­ra al­re­de­dor de una gran co­rrup­ción, pe­ro pu­do ha­ber al­gún per­so­na­je del cha­vis­mo que le­van­ta­ra su voz fren­te a lo que se ha ve­ni­do su­ce­dien­do. El pro­pio par­ti­do de go­bierno ha po­di­do lla­mar a la re­fle­xión al Eje­cu­ti­vo, aler­tan­do so­bre la ca­tás­tro­fe que ve­nía y que aho­ra la te­ne­mos en­ci­ma. Pe­ro al­go peor es lo que ve­mos, cuan­do el Pre­si­den­te nos anun­cia la crea­ción de nue­vas ofi­ci­nas o ad­mi­nis­tra­do­res pa­ra las em­pre­sas del Estado. Al­go in- com­pren­si­ble es pen­sar que los sin­di­ca­tos obre­ros de PDV­SA pue­dan ad­mi­nis­trar una em­pre­sa de una com­ple­ji­dad tal, que ame­ri­ta gen­te es­pe­cia­li­za­da, con for­ma­ción aca­dé­mi­ca y ex­pe­rien­cia en una ma­te­ria tan com­ple­ja co­mo la in­dus­tria pe­tro­le­ra. Los erro­res co­me­ti­dos con la ex­pro­pia­cio­nes a los ini­cios del cha­vis­mo, hoy es­tán so­ca­van­do lo que tar­dó mu­chos años crear. Ve­ne­zue­la fue un país ad­mi­ra­do por su cons­tan­te cre­ci­mien­to y desa­rro­llo. Mu­chí­si­mos ve­ne­zo­la­nos cre­cie­ron en una tie­rra que les dio for­ma­ción aca­dé­mi­ca y po­si­bi­li­da­des de tra­ba­jo en ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas, ha­cien­do de es­te país un ejem­plo en Amé­ri­ca. Ve­ne­zue­la cre­cía y to­dos te­nían opor­tu­ni­da­des. Esos que di­cen que aho­ra el pue­blo tie­ne ma­yo­res opor­tu­ni­da­des es una gran men­ti­ra. Las uni­ver­si­da­des del país tu­vie­ron las puer­tas abier­tas pa­ra to­dos y que si al­gu­nos nie­gan és­ta ver­dad, fue por­que no cum­plie­ron con sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Pe­ro lle­ga­ron a la ad­mi­nis­tra­ción del país y mi­re­mos a don­de es­ta­mos. Hoy hay ham­bre, en­fer­me­da­des y ma­la ali­men­ta­ción. Los ser­vi­cios pú­bli­cos pé­si­mos y una co­rrup­ción des­ca­ra­da. Así nun­ca lle­ga­re­mos a un puer­to se­gu­ro, el país se­gui­rá sin ti­món.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.