Xi­me­na Sán­chez: “Nos que­da­mos sin com­bus­ti­ble. El avión se apa­gó”

Ase­gu­ró la so­bre­vi­vien­te asis­ten­te de vue­lo, a uno de los res­ca­tis­tas

Notitarde - - Internacional -

Me­de­llín, Co­lom­bia, no­viem­bre 30 (AP/EFE).- “Nos que­da­mos sin com­bus­ti­ble. (El avión) se apa­gó sin com­bus­ti­ble’’, fue to­do lo que le di­jo Xi­me­na Sán­chez, asis­ten­te de vue­lo, que so­bre­vi­vió a Ar­quí­me­des Me­jía, uno de los res­ca­tis­tas en­tre­vis­ta­dos por AP.

Sin lu­gar a du­das, una pie­za cla­ve pa­ra so­lu­cio­nar el mis­te­rio pue­de ve­nir de Xi­me­na Sán­chez, una asis­ten­te de vue­lo bo­li­via­na que es­ta­ba sen­ta­da en la par­te de atrás del avión y so­bre­vi­vió al ac­ci­den­te. Los in­ves­ti­ga­do­res te­nían pre­vis­to en­tre­vis­tar­la ayer miér­co­les en una clí­ni­ca cer­ca­na a Me­de­llín, don­de se es­tá re­cu­pe­ran­do.

De acuer­do con la pá­gi­na de In­ter­net aho­ra des­ac­ti­va­da de La­Mia -la em­pre­sa de chár­ters con se­de en Bo­li­via con­tra­ta­da por el equi­po de fút­bol-, la dis­tan­cia má­xi­ma que pue­de re­co­rrer el Avro RJ85 es de 2.965 ki­ló­me­tros (1.600 mi­llas náu­ti­cas), un po­co me­nos de la dis­tan­cia que se­pa­ra Me­de­llín de San­ta Cruz, en Bo­li­via, de don­de ha­bía par­ti­do el vue­lo ac­ci­den­ta­do.

Al­fre­do Bo­ca­ne­gra, je­fe de la Ae­ro­náu­ti­ca Ci­vil de Co­lom­bia, di­jo que aun­que los pri­me­ros in­di­cios apun­ta­ban a un pro­ble­ma eléc­tri­co, la po­si­bi­li­dad de que el avión se que­da­ra sin com­bus­ti­ble no es­tá des­car­ta­da. Agre­gó que un avión ne­ce­si­ta te­ner su­fi­cien­te com­bus­ti­ble pa­ra vo­lar al me­nos 30 o 45 mi­nu­tos has­ta otro ae­ro­puer­to en ca­so de emer­gen­cia.

Co­pi­lo­to ase­gu­ra de­mo­ra en de­cla­ra­ción de emer­gen­cia

Los au­dios di­fun­di­dos por ra­dios lo­ca­les con­fir­man el tes­ti­mo­nio fil­tra­do por Juan Se­bas­tián Upe­gui, co­pi­lo­to de un vue­lo co­mer­cial de Avian­ca que so­bre­vo­la­ba la zo­na en ese mo­men­to y que ase­gu­ró que los con­duc­to­res de La­Mia se ha­bían de­cla­ra­do con pro­ble­mas de com­bus­ti­ble mo­men­tos an­tes de ac­ci­den­tar­se, aun­que le sor­pren­dió su de­mo­ra en de­cla­rar­se en emer­gen­cia. Se­gún las gra­ba­cio­nes, pa­sa­ron cua­tro mi­nu­tos en­tre el mo­men­to en que se ex­pre­sa­ron pro­ble­mas y el ins­tan­te en que se de­cla­ró en emer­gen­cia.

No se des­car­tan hi­pó­te­sis

Esos tes­ti­mo­nios ayu­dan a los in­ves­ti­ga­do­res a con­fir­mar si el avión de La­Mia que se es­tre­lló po­co an­tes de las 10 de la no­che del lu­nes en los An­des co­lom­bia­nos se que­dó efec­ti­va­men­te sin com­bus­ti­ble, co­mo ya sos­pe­cha­ban.

En la gra­ba­ción, que pa­re­ce un men­sa­je de au­dio pa­ra un ami­go, Upe­gui des­cri­be có­mo el pi­lo­to del avión ac­ci­den­ta­do re­co­no­ce a los con­tro­la­do­res aé­reos que tie­ne pro­ble­mas de com­bus­ti­ble y pi­de prio­ri­dad pa­ra ate­rri­zar. Una vez de­ne­ga­do el ac­ce­so, se de­ses­pe­ra y em­pie­za a gri­tar “¡vec­to­res, vec­to­res, vec­to­res!’’. Lue­go em­pe­zó a per­der al­ti­tud y ve­lo­ci­dad.

“Vi­mos in­clu­so las lu­ces del avión cuan­do pa­só ba­jan­do... él sí se de­cla­ró en emer­gen­cia... yo es­ta­ba re­cos­ta­do en la me­sa, ha­cien­do fuer­za, ‘ há­ga­le, há­ga­le, lle­guen, lle­guen’ ’’, de­cía ner­vio­so el co­pi­lo­to en el au­dio, cu­ya au­ten­ti­ci­dad fue con­fir­ma­da por Avian­ca.

Es­tas prue­bas se su­man a las de­cla­ra­cio­nes de un au­xi­liar de vue­lo que so­bre­vi­vió al ac­ci­den­te y a la sos­pe­cho­sa inexis­ten­cia de una ex­plo­sión en el mo­men­to de la co­li­sión con­tra el sue­lo, que apun­ta­ban a la fal­ta de com­bus­ti­ble co­mo prin­ci­pal hi­pó­te­sis del si­nies­tro del Bri­tish Ae­ros­pa­ce Avro RJ85.

Por aho­ra las au­to­ri­da­des han evi­ta­do des­car­tar otras cau­sas del ac­ci­den­te en el que mu­rie­ron 71 per­so­nas y otras seis que­da­ron he­ri­das, en­tre ellas los ju­ga­do­res del equi­po de fút­bol Cha­pe­co­en­se que via­ja­ba a la fi­nal de la Co­pa Su­da­me­ri­ca­na.

Una in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va tar­da­rá, pre­vi­si­ble­men­te, me­ses pa­ra re­vi­sar to­dos los as­pec­tos del vue­lo del avión de 17 años y la in­for­ma­ción que con­tie­nen sus ca­jas ne­gras. És­tas fue­ron re­ti­ra­das el mar­tes del lu­gar del ac­ci­den­te en un pun­to es­car­pa­do y fan­go­so.

En el lu­gar del ac­ci­den­te, no se en­con­tra­ron ras­tros de ga­so­li­na, se­rá cla­ve pa­ra la in­ves­ti­ga­ción. A me­nu­do los avio­nes ex­plo­tan por el im­pac­to, pe­ro una de las ra­zo­nes por las cua­les seis per­so­nas so­bre­vi­vie­ron es por­que en es­te ca­so no es­ta­lló.

Pa­pa en­vió el pé­sa­me y con­sue­lo tras el ac­ci­den­te aé­reo

El pa­pa Fran­cis­co en­vió un men­sa­je de pé­sa­me y trans­mi­tió su afec­to y con­sue­lo a los fa­mi- lia­res de las víc­ti­mas del ac­ci­den­te aé­reo que cau­só 71 muer­tos y 6 he­ri­dos en el no­roes­te de Co­lom­bia. En un te­le­gra­ma en­via­do al obis­po de Son­son- Río Ne­gro, Fi­del León Ca­da­vid, el pon­tí­fi­ce se di­ce “hon­da­men­te ape­na­do” por la no­ti­cia del gra­ve ac­ci­den­te aé­reo y ele­va sus ora­cio­nes por el eterno des­can­so de los fa­lle­ci­dos. ( EFE)

Lo­ca­li­zan dos ca­jas ne­gras

Un gru­po de fun­cio­na­rios de la Ae­ro­náu­ti­ca Ci­vil (Ae­ro­ci­vil) ha­lló las dos ca­jas ne­gras del avión del club bra­si­le­ño Cha­pe­co­en­se que se es­tre­lló en el no­roes­te de Co­lom­bia cuan­do se di­ri­gía a Me­de­llín. “Lo­ca­li­za­das las dos ca­jas ne­gras por per­so­nal de se­gu­ri­dad aé­rea de la ae­ro­ci­vil”, in­di­có en la red so­cial Twit­ter el di­rec­tor de Ae­ro­ci­vil, Al­fre­do Bo­ca­ne­gra. (EFE)

La­Mia con ope­ra­cio­nes tur­bias

La com­pa­ñía aé­rea bo­li­via­na La­Mia, due­ña del avión si­nies­tra­do que se co­bró la vi­da de 71 per­so­nas el pa­sa­do lu­nes, sir­vió pa­ra lle­var a ca­bo una se­rie de ope­ra­cio­nes tur­bias en Ve­ne­zue­la, in­for­ma­ron ayer me­dios lo­ca­les en Bra­sil.

La com­pa­ñía fue fun­da­da en Ve­ne­zue­la en 2010 por el ex­par­la­men­ta­rio ve­ne­zo­lano Ri­car­do Al­ba­ce­te Vidal, quien re­gis­tró la em­pre­sa co­mo una com­pa­ñía de cien­cia y tec­no­lo­gía pa­ra po­der así be­ne­fi­ciar­se de la in­fluen­cia del Go­bierno del en­ton­ces pre­si­den­te Hu­go Chá­vez de ca­ra a la ob­ten­ción de in­ver­sio­nes pro­ce­den­tes de Chi­na, se­gún pu­bli­có ayer el dia­rio bra­si­le­ño Es­ta­dão.

De acuer­do con es­ta pu­bli­ca- ción, la ope­ra­ción con­tó con el be­ne­plá­ci­to del ya fa­lle­ci­do pre­si­den­te, que bus­ca­ba es­ti­mu­lar de es­ta ma­ne­ra la eco­no­mía del país.

La com­pa­ñía en un prin­ci­pio te­nía su ra­zón so­cial en el es­ta­do de Mé­ri­da, pa­só en 2013 a ope­rar des­de la re­gión de Nue­va Es­par­ta an­tes de trans­fe­rir de­fi­ni­ti­va­men­te su flo­ta a Bo­li­via, don­de se creó una com­pa­ñía nue­va, La­Mia Bo­li­via.

En el país an­dino se unió co­mo so­cio el pi­lo­to de la ae­ro­na­ve si­nies­tra­da es­te lu­nes en las pro­xi­mi­da­des de Me­de­llín, Mi­guel Qui­ro­ga, un ex­miem­bro de la Fuer­za Aé­rea Bo­li­via­na (FAB), que tra­ba­jó en Ve­ne­zue­la an­tes de par­ti­ci­par en la fun­da­ción de la com­pa­ñía en Bo­li­via.

Al­ba­ce­te Vidal se tras­la­do a Es­pa­ña, don­de co­men­zó a ha­cer ne­go­cios con So­nan­gol, una em­pre­sa chi­na con in­tere­ses en el sec­tor del pe­tró­leo y con se­de en An­go­la.

Se­gún la in­for­ma­ción di­vul­ga­da en Bra­sil, Al­ba­ce­te re­co­no­ció en una en­tre­vis­ta rea­li­za­da en 2011 ha­ber he­cho ne­go­cios con el em­pre­sa­rio chino Sam Pa, de­te­ni­do el año pa­sa­do por las au­to­ri­da­des del gi­gan­te asiá­ti­co, acu­sa­do de co­rrup­ción.

La con­tra­ta­ción de los ser­vi­cios de la em­pre­sa La­Mia Bo­li­via por par­te del equi­po de fút­bol bra­si­le­ño Cha­pe­co­en­se ha es­ta­do en el ojo del hu­ra­cán des­de el ac­ci­den­te, ya que la Con­ven­ción de Chica­go es­ta­ble­ce que los vue­los in­ter­na­cio­na­les de­ben ser rea­li­za­dos por una em­pre­sa que ope­re en el país de par­ti­da o de des­tino, lo cual no era el ca­so de una ae­ro­lí­nea bo­li­via­na via­jan­do de Bra­sil a Co­lom­bia.

Es­te miér­co­les pro­se­guían las la­bo­res de re­cu­pe­ra­ción de los cuer­pos en el si­tio de la tra­ge­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.