Vía de es­ca­pe

Notitarde - - Opinión - Clau­dia Brihue­ga Or­tiz/ Pe­rio­dis­ta/Twit­ter:@clau­dia­bo14/ Cen­tro de Co­la­bo­ra­cio­nes So­li­da­rias.

Unas ho­ras al día son su­fi­cien­tes pa­ra ol­vi­dar la reali­dad. “Prac­ti­co béis­bol. He apren­di­do a co­mu­ni­car­me du­ran­te los en­tre­na­mien­tos y a sen­tir­me se­gu­ro du­ran­te los par­ti­dos”, di­ce Pa­blo. El de­por­te es una ex­cu­sa pa­ra abor­dar los con­flic­tos de fon­do en me­no­res en si­tua­ción de ex­clu­sión so­cial. Asu­men que la vi­da plan­tea si­tua­cio­nes que se ajus­tan a nor­mas que re­gu­lan su desa­rro­llo, uti­li­zan re­cur­sos per­so­na­les pa­ra so­lu­cio­nar de ma­ne­ra pa­cí­fi­ca sus pro­ble­mas. Nue­vos es­pa­cios de re­la­ción so­cial en los que pue­den des­apren­der lo apren­di­do.

Con­fían en sus com­pa­ñe­ros y no tie­nen mie­do ni ver­güen­za por ex­pre­sar lo que sien­ten. Pue­den por un ins­tan­te re­ti­rar sus mas­ca­ras y ar­ma­du­ras, de­jar de ser gue­rre­ros de una lu­cha que nun­ca de­bie­ron li­brar. El de­por­te per­mi­te dar sa­li­da a con­duc­tas dis­fun­cio­na­les y le­si­vas, ca­na­li­zan su agre­si­vi­dad y su frus­tra­ción por es­tar fue­ra de la di­ná­mi­ca so­cial de ma­ne­ra obli­ga­da. In­ter­vie­ne en los pro­ce­sos de so­cia­li­za­ción y ayu­da a re­de­fi­nir el ca­rác­ter. Mar­co siem­pre es­ta­ba me­ti­do en ro­bos y pe­leas, cuen­ta có­mo el bo­xeo le sa­có de la ca­lle. En­con­tró una vía de es­ca­pe.

In­cor­po­ran a su ru­ti­na dia­ria las nor­mas del de­por­te que prac­ti­can, en la pis­ta só­lo hay ju­ga­do­res. Las for­ta­le­zas de unos cu­bren las ne­ce­si­da­des de otros, un equi­li­brio di­ná­mi­co y fle­xi­ble que se adap­ta a to­das las es­fe­ras so­cia­les.

La in­ter­ven­ción no se re­du­ce só­lo a los me­no­res, se tra­ba­ja con to­da la co­mu­ni­dad. In­tro­du­cir cam­bios en la es­truc­tu­ra ge­ne­ral pa­ra apo­yar la trans­for­ma­ción per­so­nal de los chi­cos y chi­cas es cla­ve. Ca­da pro­ce­so de cam­bio exi­ge su pro­pio tiem­po y de­be adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des de ca­da per­so­na. A ve­ces, vuel­ven a vie­jas con­duc­tas, re­cu­pe­ran amis­ta­des pa­sa­das que les ale­jan del ca­mino, por­que han cre­ci­do con la idea de que el mun­do era de unos po­cos y ellos só­lo po­dían mi­rar­lo. To­dos te­ne­mos al­go que en­se­ñar y apren­der, per­so­nas con ex­pe­rien­cias des­ga­rra­do­ras pue­den trans­mi­tir paz a quie­nes creen sen­tir­se per­di­dos.

Un in­ter­cam­bio de­sin­te­re­sa­do que les per­mi­te re­cu- pe­rar el con­trol de sus vi­das. Rom­pen la mo­no­to­nía y se eva­den de los pro­ble­mas, el ais­la­mien­to que sien­ten se trans­for­ma en li­ber­tad. Li­bres pa­ra ju­gar y vol­ver a ser ni­ños.

La in­cer­ti­dum­bre y el mie­do por lo que ven­drá des­pués es par­te de su día a día. Des­de pe­que­ños han ex­pe­ri­men­ta­do la ex­clu­sión, les han mar­ca­do co­mo di­fe­ren­tes. “Mu­chos nos pre­gun­tan si es­ta­re­mos cuan­do se va­yan”, ex­pli­ca una de las edu­ca­do­ras, “en­cuen­tran en no­so­tros su fi­gu­ra de re­fe­ren­cia. No quie­ren re­pe­tir los erro­res que han vis­to co­me­ter en sus ca­sas”. De­sa­rro­llan la au­to­es­ti­ma, la su­pera­ción per­so­nal y co­lec­ti­va. En el jue­go no exis­te gé­ne­ro, re­li­gión o pro­ce­den­cia. To­dos son igua­les y el res­pe­to mu­tuo es la má­xi­ma que re­gu­la. Des­cu­bren que exis­ten al­ter­na­ti­vas, que las di­fe­ren­cias se aco­gen y que los pro­ble­mas pue­den ser opor­tu­ni­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.