Efí­me­ras glo­rias

Notitarde - - Opinión - Pe­ter Al­bers pe­ter­kal­bers@yahoo.com @pe­ter­kal­bers

Tres fa­lle­ci­mien­tos en una se­ma­na. Tres di­fun­tos que, en ma­yor o me­nor me­di­da, con­tri­bu­ye­ron con el pro­ce­so que ha traí­do la rui­na a Ve­ne­zue­la. Atrás que­dan pa­re­do­nes, mi­les de muer­tos, exi­la­dos, per­se­gui­dos, rui­na. Ma­los con­se­jos por lo per­ju­di­cial pa­ra sus pue­blos, bue­nos pa­ra otros en tan­to y cuan­to ser­vían y si­guen sir­vien­do pa­ra su des­ca­ra­do en­ri­que­ci­mien­to. Ge­ne­ra­cio­nes que no han co­no­ci­do lo que es pen­sar dis­tin­to sin te­mor a ser “des­apa­re­ci­do” o en­te­rra­do en una tum­ba de la Pla­za Ve­ne­zue­la.

To­do di­fun­to era bueno en vi­da; se­gún su im­por­tan­cia, ame­ri­ta días de due­lo na­cio­nal, ca­pi­llas ar­dien­tes, o unas sim­ples no­tas de pren­sa que re­cuen­ten su lar­ga vi­da. No­ven­ta, ochen­ta, se­ten­ta o se­sen­ta años en es­te mun­do de los vi­vos no son po­cos, pe­ro to­do de­pen­de de có­mo los usas.

Pue­des ha­cer mu­cho bien, cau­sar da­ños a mi­les de tus se­me­jan­tes, o sim­ple­men­te pa­sar des­aper­ci­bi­do y que só­lo te re­cuer­den tus fa­mi­lia­res y ami­gos. Pe­ro siem­pre apa­re­ce­rán en los ti­tu­la­res de­cla­ra­cio­nes ofi­cia­les de ala­ban­zas y con­do­len­cias. Des­pués de es­cri­bir­las, tal vez al­gu­nos se fro­ten las ma­nos de ale­gría. La po­lí­ti­ca es así, tam­bién la di­plo­ma­cia. Pe­ro, co­mo es­cri­bió Yoa­ni Sán­chez, “na­cí cuan­do Fi­del, mi hi­jo na­ció cuan­do Fi­del, mi nie­to no na­ce­rá cuan­do Fi­del”. Afor­tu­na­da­men­te, agre­ga­ría yo, si no fue­ra por­que la des­gra­cia cu­ba­na no aca­ba con la muerte del sá­tra­pa, pues que­da el her­mano, tan­to o más pe­li­gro­so. Se­gui­rá dan­do ór­de­nes a Ni­co­lás, y se­gui­rá sien­do quien dic­te nues­tro fu­tu­ro. Mien­tras tan­to, la opo­si­ción si­gue bai­lan­do al son del plan cu­bano.

Diá­lo­gos que no irán a nin­gu­na par­te, pues una ídem no cum­ple con lo con­ve­ni­do en las pri­me­ras se­sio­nes, abun­dan las ame­na­zas contra quie­nes du­dan de su efec­ti­vi­dad, y des­pre­cio a los in­ter­lo­cu­to­res, con­fir­man lo que mu­chos sos­pe­cha­mos: el diá­lo­go só­lo sir­ve pa­ra co­rrer la arru­ga. El ré­gi­men to­da­vía cuen­ta, a fal­ta de apo­yo po­pu­lar, con unas mu­le­tas ver­de oliva que dis­pa­ran ba­las de ver­dad. Ma­tan, y ya el pue­blo tie­ne ex­pe­rien­cia de eso. Ahí es­tán los fa­mi­lia­res que llo­ran a sus muer­tos pa­ra con­fir­mar­lo.

To­do di­fun­to era bueno en vi­da. Y, se­gún los in­tere­ses de ca­da país, se emi­ten no­tas de con­do­len­cia que no van más allá del ges­to di­plo­má­ti­co que, co­mo sa­be­mos, sue­le ser hi­pó­cri­ta e in­tere­sa­do. El ré­gi­men ve­ne­zo­lano, por bo­ca de sus más cons­pi­cuos vo­ce­ros, no de­ja de mos­trar su tra­di­cio­nal re­con­co­mio, es­ta vez in­sul­tan­do a quie­nes no han da­do mues­tras de do­lor por la muerte del sá­tra­pa cu­bano; rin­dió un mo­des­to ho­me­na­je al di­plo­má­ti­co ve­ne­zo­lano fa­lle­ci­do re­pen­ti­na­men­te, e hi­zo si­len­cio an­te la muerte del ve­te­rano po­lí­ti­co que una vez ase­so­ró a Chá­vez, lue­go con­ver­ti­do en crí­ti­co de su su­ce­sor.

Nues­tro pre­si­den­te no du­dó ni un mi­nu­to en to­mar el avión pa­ra, en la pro­pia ca­pi­tal cu­ba­na, tra­tar de re­cu­pe­rar al­go del ca­ri­ño per­di- do del her­mano del ex­tin­to, aho­ra que no te­ne­mos más di­ne­ro pa­ra re­ga­lar­le. Allá se ha an­ti­ci­pa­do a la his­to­ria en el per­dón del di­fun­to. Pe­ro és­ta no per­do­na, así co­mo no ha per­do­na­do nun­ca a Hitler ni a Sta­lin, ni a mu­chos otros man­da­ta­rios ase­si­nos que han se­gui­do su ejem­plo, eli­mi­nan­do ma­si­va­men­te a quie­nes no com­par­ten sus ideas, lle­van­do a sus pue­blos a la mi­se­ria y al do­lor por esos muer­tos a quie­nes so­la­men­te llo­ran sus deu­dos, sin due­los na­cio­na­les ni pom­pas fú­ne­bres, en las cua­les son obli­ga­dos a des­fi­lar an­te los res­tos del dic­ta­dor muer­to los in­di­vi­duos del mis­mo pue­blo opri­mi­do que el di­fun­to no al­can­zó a ma­tar, ni por la vía de una OLP ni de ham­bre.

Sic tran­sit glo­ria mun­di.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.