¡Que des­can­se en paz!

Notitarde - - Opinión - Luis Cu­bi­llán Fon­se­ca

Fi­del se apro­ve­chó de la ex­tre­ma­da si­tua­ción po­lí­ti­ca de Cu­ba ba­jo la ti­ra­nía de Ba­tis­ta, un sol­da­do cri­mi­nal, pa­ra in­tro­du­cir — una vez más en el mun­do el co­mu­nis­mo— y obtuvo los mis­mos y sa­bi­dos re­sul­ta­dos: ham­bre y mi­se­ria. La Unión So­vié­ti­ca, que sa­lió de pro­tec­to­ra, que­bró ideo­ló­gi­ca y ma­te­rial­men­te.

Sin em­bar­go, Chá­vez en­can­ta­do con la fór­mu­la del so­cia­lis­mo —o sea co­mu­nis­mo del si­glo XXI—. Sin to­mar en cuen­ta los fra­ca­sos del sis­te­ma, cre­yó ha­cer­se gran­de y vol­vió a ex­pe­ri­men­tar­lo en nues­tro país, pe­ro con un fi­nan­cia­mien­to ja­más vis­to, con­di­cio­nes que en nin­gún país co­mu­nis­ta se ha­bían pro­ba­do. Lue­go de quin­ce años po­de­mos ver con mu­cha cla­ri­dad y do­lor, los re­sul­ta­dos. El ex­pe­ri­men­to del so­cia­lis­mo del si­glo XXI, ya ha si­do prac­ti­ca­do con to­do el fu­ror tí­pi­co de los con­ver­sos en Ve­ne­zue­la, en un mo­men­to ya alu­di­do cuan­do la bo­nan­za petrolera le lle­gó al má­xi­mo his­tó­ri­co de su exis­ten­cia.

Aquel pro­ce­so que qui­zá pu­do ser exi­to­so, por el in­men­so ca­pi­tal que ma­ne­jó el ideó­lo­go se vio en­som­bre­ci­do por la corrupción, en al- gún mo­men­to ha­brá que es­cri­bir so­bre ello, un país don­de se de­jó ver con gran cla­ri­dad la le­yen­da del dios del oro, aquel ser que to­do lo que to­ca­ba lo con­ver­tía en me­tal, es­to le pro­du­jo la muerte. Igual pa­só en Ve­ne­zue­la, la­men­ta­ble­men­te, to­do lo to­ca­do por el dios, se lo re­par­tie­ron pe­que­ños gru­pos, y na­ció, una nue­va cla­se so­cial: los bo­li bur­gue­ses, ca­te­go­ría aun no es­tu­dia­da por nin­guno de los pen­sa­do­res mar­xis­tas.

Es­ta ca­te­go­ría na­ci­da cha­vis­ta, —la bo­li bur­gue­sía—, se­rá la que en un fu­tu­ro fre­ne mo­ral­men­te el de­sa­rro­llo del pro­gre­so de las fac­ción psu­vis­ta, que por mu­cho ma­qui­lla­je que le echen na­da pue­de bo­rrar, pues es una man­cha que pe­ne­tró las más pro­fun­das raí­ces de la fac­ción.

Otro y no me­nor pro­ble­ma es el asun­to de la en­tre­ga de Ve­ne­zue­la a Cu­ba, cu­yo más evi­den­te signo fue la ins­ta­la­ción de un ca­ble submarino que une a Mi­ra­flo­res con la Habana, y en cier­tos cuar­te­les de mi­li­ta­res ven­di­dos, ele­va­ron la ban­de­ra cu­ba­na en signo de obe­dien­cia, o sea tie­rra to­ma­da. La me­mo­ria co­lec­ti­va del cuer­po ar­ma­do tie­ne que te­ner muy gra­ba­do el des­em­bar­co de las fuer­zas cu­ba­nas en Ma­chu­ru­cu­to.

Cuan­do aún Cas­tro no se ha­bía qui­ta­do la más­ca­ra que uti­li­zó pa­ra en­trar a la Habana, con­sis­ten­te en una grue­sa ca­mán­du­la al cue­llo, reali­zó una vi­si­ta a Ve­ne­zue­la, des­de aquí se le ha­bían en­via­do re­cur­sos mo­ne­ta­rios: “Un bo­lí­var pa­ra la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na” se re­fe­ría a la re­vo­lu­ción contra el ti­rano Ba­tis­ta, pa­ro el en­ga­ño que ma­ne­jó muy bien el hoy di­fun­to, lo uti­li­zó pa­ra ata­car a su pro­pia tie­rra don­de im­pu­so el co­mu­nis­mo san­grien­to, las ci­fras de muer­tos, tor­tu­ra­dos y pre­sos son in­men­sas. A un país prós­pe­ro lo hi­zo po­bre y li­mos­ne­ro, en pri­me­ra ins­tan­cia, se va­lió de la gue­rra fría pa­ra sa­car­le mi­llo­nes a la Unión So­vié­ti­ca, el se­gun­do round cu­bano, lo pa­gó Ve­ne­zue­la, ¿Cuán­to sa­có Chá­vez pa­ra do­nar­le a Cu­ba? Es­te se­gun­do epi­so­dio de Fi­del, po­de­mos con to­da pro­pie­dad lla­mar­lo la “do­mi­na­ción de Ve­ne­zue­la”. Y se­rá siem­pre una ca­che­ta­da en el cuer­po ar­ma­do ve­ne­zo­lano, que cu­brió con ho­no­res el do­mi­nio cu­bano so­bre nues­tra Pa­tria.

Co­no­cí per­so­nal­men­te a Fi­del y a Raúl, lue­go de la vi­si­ta a la Uni­ver­si­dad Cen­tral, mi ami­go Iván Gon­zá­lez y yo, fui­mos al Círcu­lo Mi­li­tar lu­gar don­de se alo­ja­ba, nos in­for­ma­ron que an­da­ba ca­mi­nan­do por Los Pró­ce­res, y fui­mos a bus­car­los, lo to­pa­mos de fren­te, sa­lu­dos afec­tuo­sos, nos in­cor­po­ró al gru­po, bue­na con­ver­sa­ción, y así re­gre­sa­mos al Círcu­lo Mi­li­tar, don­de nos des­pe­di­mos.

Ya ido del mun­do de los vi­vos, que más se le pue­de de­cir, que lo de­jen en paz, su vi­da in­dis­cu­ti­ble­men­te fue un in­fierno, pues aun­que no crea­mos, los ti­ra­nos tam­bién tie­nen cons­cien­cia!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.