Cu­ba y la so­li­da­ri­dad in­ter­na­cio­nal

Notitarde - - Ciudad - Héc­tor Agüe­ro

Al­go que la de­re­cha se em­pe­ña en ne­gar son los mé­ri­tos de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na.

Des­co­no­cien­do con ello, la uni­ver­sa­li­dad del pro­ce­so ca­ri­be­ño y su for­ta­le­za, al sos­te­ner­se de pie an­te nue­ve go­ber­nan­tes es­ta­dou­ni­den­se.

Los po­de­ro­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción del gran ca­pi­tal re­le­gan a la mí­ni­ma ex­pre­sión el re­sul­ta­do de la tra­di­cio­nal vo­ta­ción en la ONU, contra el em­bar­go de la ad­mi­nis­tra­ción nor­te­ame­ri­ca­na que gol­pea al pue­blo de Cu­ba.

Des­de ha­ce más de 30 años la vo­ta­ción a fa­vor de Cu­ba, es ma­si­va y so­lo Israel y EEUU vo­ta­ban en contra. Es­te año 2016 por pri­me­ra vez es­tos dos paí­ses se abs­tu­vie­ron, lo cual pue­de con­si­de­rar­se una vic­to­ria mo­ral de la pa­tria de Mar­tí.

Otro ejem­plo de uni­ver­sa­li­dad so­cia­lis­ta y cu­ba­na, es la con­di­ción de ár­bi­tro in­ter­na­cio­nal del go­bierno cu­bano. Mu­chas de la ju­ga­das y en­ro­ques de dis­tin­tos con­flic­tos in­ter­na­cio­na­les han pa­sa­do por La Habana, des­de los pro­ce­sos co­mo el ir­lan­dés, el ETA, las FARC, el Sa­rahoui, se han di­ri­mi­do en la Is­la del Ca­ri­be. En fe­cha re­cien­te, uno de los pri­me­ros ges­tos del Pri­mer Mi­nis­tro de Ca­na­dá, al asu­mir su car­go fue de­cla­rar su so­li­da­ri­dad con la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na.

La Es­pa­ña fran­quis­ta y la del Rey Emé­ri­to, Juan Car­los, han ma­ni­fes­ta­do siem­pre un in­te­rés inusual con res­pec­to al pro­ce­so cu­bano. La uni­ver­sa­li­dad y so­li­da­ri­dad cu­ba­na siem­pre pre­sen­te y vi­gen­te en el con­ti­nen­te afri­cano. Tan­to en la lu­cha de li­be­ra­ción co­mo en la asis­ten­cia en sa­lud y edu­ca­ción, Cu­ba ha da­do su mano so­li­da­ria a bue­na par­te de los paí­ses de Áfri­ca.

Cuan­do la tra­ge­dia de Cher­nobyl el pue­blo y go­bierno de Cu­ba asu­mie­ron un con­tin­gen­te de ni­ños y ni­ñas al­ta­men­te con­ta­mi­na­dos, que nin­gún país eu­ro­peo que­ría re­ci­bir.

No­so­tros so­mos tes­ti­gos del des­pren­di­mien­to de los her­ma­nos cu­ba­nos, quie­nes ju­ga­ron un rol de­ci­si­vo en las Mi­sio­nes, en es­pe­cial Ba­rrio Aden­tro. Nun­ca an­tes un mé­di­co for­ma­do en nues­tras uni­ver­si­da­des, ha­bía ejer­ci­do un sa­gra­do com­pro­mi­so en los ba­rrios de nues­tras gran­des ciu­da­des. Pe­ro el pun­to cul­mi­nan­te de la uni­ver­sa­li­dad so­li­da­ria de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na, en acuer­do con el Co­man­dan­te Chá­vez fue de­rro­tar en Mar del Plata el AL­CA grin­ga e ins­ta­lar AL­BA, el sue­ño del Pa­dre Bo­lí­var y así con­so­li­dar los pri­me­ros pa­sos pa­ra la in­te­gra­ción con­ti­nen­tal. Cu­ba pa­sa­rá a la his­to­ria co­mo ejem­plo de so­li­da­ri­dad y uni­ver­sa­li­dad. Hi­zo Fi­del reali­dad el ver­so mar­tiano: “Con los po­bres de la tie­rra quie­ro yo mi suer­te echar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.