Au­to­ri­da­des ayu­dan a las co­mu­ni­da­des

Ac­ti­va­dos cen­tros de aco­pio pa­ra ali­men­tos, me­di­ci­nas y pren­das de vestir en mu­ni­ci­pios anega­dos

Notitarde - - Ciudad - (Ma­ría G. Va­le­ro P. / Kat­he­ri­ne Os­pino Ortiz / Sauly Er­ling Gar­cía / Con in­for­ma­ción de No­tas de Pren­sa)

San Die­go, di­ciem­bre 2.- Es­te vier­nes la In­ter­co­mu­nal Don Ju­lio Cen­teno, prin­ci­pal ar­te­ria vial del mu­ni­ci­pio San Die­go, mos­tra­ba su ca­ra de siem­pre, aun cuan­do las llu­vias del jue­ves de­ja­ron afec­ta­cio­nes de con­si­de­ra­ción en va­rios sec­to­res y ur­ba­nis­mos.

Sin em­bar­go, el tran­si­tar de los ca­rros le­van­ta­ba una nu­be de pol­vo que de­no­ta­ba la can­ti­dad de tie­rra que ha­bía si­do arras­tra­da has­ta allí du­ran­te el to­rren­cial agua­ce­ro que sor­pren­dió a los ha­bi­tan­tes de ese mu­ni­ci­pio ca­ra­bo­be­ño y que de­jó ni­ve­les de agua en­tre 1 y 1,20 me­tros de al­tu­ra, oca­sio­nan­do pér­di­das de en­se­res y da­ños a vehícu­los.

El to­rren­cial agua­ce­ro pa­só y 24 ho­ras más tar­de el ni­vel del agua ba­jó to­tal­men­te en las co­mu­ni­da­des que re­sul­ta­ron anega­das, mien­tras que el desaho­go de ca­na­les y desagües ya avan­za­ba y en ho­ras de la tar­de co­men­za­ba a nor­ma­li­zar­se. En­tre­tan­to, los ha­bi­tan­tes de los sec­to­res afec­ta­dos, en­tre ellos Cam­po So­lo, 1º de Ma­yo, Si­món Ro­drí­guez, Pa­raí­so, Em­ma­nuel, Los Pró­ce­res, Mo­rro I co­men­za­ron a sa­car sus en­se­res de las vi­vien­das, prin­ci­pal­men­te col­cho­nes y mue­bles pa­ra que fue­ran se­ca­dos por los ra­yos del sol.

Las co­mu­ni­da­des fue­ron cen­sa­das y aten­di­das por los Bom­be­ros e Ins­ti­tu­to Au­tó­no­mo del Sis­te­ma In­te­gra­do de Emer­gen­cias, De­sas­tres y Apo­yo a la Ges­tión de Ries­gos pa­ra cuan­ti­fi­car las afec­ta­cio­nes tras las más de cin­co ho­ras de llu­via.

Por su par­te, la al­cal­de­sa del mu­ni­ci­pio San Die­go, Ro­sa Bran­do­ni­sio de Sca­rano, man­tu­vo la ci­fra de 4 mil fa­mi­lias afec­ta­das y efec­tuó un nue­vo re­co­rri­do por las zo­nas. Ade­más, ase­gu­ró que con­ti­núan las la­bo­res de lim­pie­za, así co­mo el le­van­ta­mien­to de ár­bo­les caí­dos y del lo­do en ca­lles y avenidas.

La man­da­ta­ria lo­cal in­di­có que ríos, que­bra­das, ca­na­les, desagües y bo­cas de visita que se en­cuen­tran en el mu­ni­ci­pio es­tán com­ple­ta­men­te lim­pias y que cuen­tan con un óp­ti­mo man­te­ni­mien­to. “Hoy (ayer) po­de­mos de­mos­trar que nuestro tra­ba­jo pre­ven­ti­vo se ha cum­pli­do, ya que nuestro mu­ni­ci­pio es­tá to­tal­men­te se­co”.

Ha­bi­li­ta­dos cen­tros de aco­pio

La al­cal­día ha­bi­li­tó tres cen­tros de aco­pio pa­ra re­ci­bir ayu­das pa­ra las co­mu­ni­da­des afec­ta­das por las llu­vias. Es­tos pun­tos se en­cuen­tran ubi­ca­dos en la Plan­ta de Agua, el Ins­ti­tu­to Au­tó­no­mo de Fun­ción, Man­te­ni­mien­to y Con­ser­va­ción Ur­ba­na y Am­bien­tal del mu­ni­ci­pio San Die­go (IAM-Fum­co­san­di) y en la Uni­dad Edu­ca­ti­va “Hi­pó­li­to Cis­ne­ros”.

Ac­tual­men­te se rea­li­za el des­pa­cho de agua po­ta­ble gra­tui­ta en la Em­bo­te­lla­do­ra pa­ra quie­nes lle­ven su bo­te­llón, y se es­tá rea­li­zan­do el en­vío de ali­men­tos pre­pa­ra­dos a Cam­po So­lo, una de las zo­nas más afec­ta­das por las llu­vias.

Fi­nal­men­te, la au­to­ri­dad lo­cal agra­de­ció al Ejér­ci­to y a la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad In­te­gral del es­ta­do Ca­ra­bo­bo, así co­mo a to­do el equi­po del Go­bierno lo­cal por el ar­duo tra­ba­jo rea­li­za­do des­de el ini­cio de las llu­vias.

An­gus­tia y de­sola­ción en las co­mu­ni­da­des afec­ta­das

La pri­me­ra au­to­ri­dad del mu­ni­ci­pio San Die­go anun­ció que ya se tie­ne el ofre­ci­mien­to de la Go­ber­na­ción del es­ta­do Ca­ra­bo­bo de co­la­bo­rar en la re­pa­ra­ción de las vi­vien­das y la do­ta­ción de en­se­res a las fa­mi­lias que que­da­ron dam­ni­fi­ca­das.

Sin em­bar­go, las ca­ras de an­gus­tia, de­sola­ción y can­san­cio era el co­mún de­no­mi­na­dor en­tre los afec­ta­dos. Ni­ños, ado­les­cen­tes y adul­tos ma­yo­res vi­vie­ron ho­ras de de­ses­pe­ro.

Tal es el ca­so de Gio­van­ni San­do­val, quien de­bió sa­car a su abue­la de 80 años de edad, en la ca­mio­ne­ta de pa­sa­je­ros de un ve­cino, jun­to a la fa­mi­lia de és­te, ya que el ni­vel del agua cre­cía rá­pi­da­men­te en sus vi­vien­das si­tua­das en la ave­ni­da prin­ci­pal de Cam­po So­lo.

En esa mis­ma ca­lle, re­si­de Mi­leidy Al­mei­da, pa­cien­te on­co­ló­gi­co y quien a con­se­cuen­cia de las anega­cio­nes per­dió to­das las me­di­ci­nas pa­ra dos qui­mio­te­ra­pias que de­bía efec­tuar­se, va­lo­ra­das en más de un mi­llón de bo­lí­va­res. “Aquí en­fren­ta­mos una si­tua­ción de in­sa­lu­bri­dad. La al­cal­día nos ha da­do apo­yo con bol­si­tas de agua, cam­bu­res y man­da­ri­nas”, se­ña­ló

Re­cor­dó que el en­te mu­ni­ci­pal que­dó en lle­var­les col­cho­ne­tas lue­go del cen­so. “Aún es­ta­mos es­pe­ran­do, por­que to­das fue­ron da­das a las ca­sas de las otras ca­lles afec­ta­das, cer­ca del prees­co­lar. Es­pe­ra­mos que tam­bién a no­so­tros nos tien­dan una mano. He­mos re­ci­bi­do bo­te­llo­nes de agua que nos han ayu­da­do un po­co pa­ra asear­nos”, ex­pre­só.

En me­dio de su de­li­ca­do es­ta­do de sa­lud y a sa­bien­das de que no es el am­bien­te ba­jo el cual de­be­ría per­ma­ne­cer, Mi­leidy ma­ni­fes­tó que no es mo­men­to pa­ra otra co­sa sino de “sa­car el ba­rro y echar pa´lan­te” ante es­ta si­tua­ción. “Yo lo úni­co que que­ría ano­che era un col­chón pa­ra co­lo­car­lo en un lu­gar se­co y des­can­sar un ra­to, por­que ade­más tu­ve pro­ble­mas con mi ten­sión; pa­ra mí lo más la­men­ta­ble de to­das es­tas pér­di­das son mis me­di­ci­nas, per­dí guan­tes, ta­pa­bo­cas, to­das mis co­sas”.

Las fa­mi­lias afec­ta­das tam­bién pi­die­ron fu­mi­ga­ción por la can­ti­dad de zan­cu­dos que pro­li­fe­ra­ron a con­se­cuen­cia de las llu­vias, al igual que las hor­mi­gas, ba­cha­cos y otros in­sec­tos. Tam­bién piden an­ti­bió­ti­cos y cual­quier me­di­ci­na que pue­da ser uti­li­za­da en si­tua­cio­nes co­mo és­ta.

Sin em­bar­go, se co­no­ció que la Al­cal­día de San Die­go ges­tio­na con In­sa­lud la po­si­bi­li­dad de efec­tuar jor­na­das de va­cu­na­ción y de aten­ción mé­di­ca ante po­si­bles cua­dros vi­ra­les en la zo­na.

“Llu­vias cen­te­na­rias”

En re­su­men, se tra­tó de un fe­nó­meno con­si­de­ra­do co­mo “llu­vias cen­te­na­rias”, co­mo ma­ni­fes­tó el in­ge­nie­ro Luis Fer­nan­do Aro­cha, asis­ten­te pa­ra ser­vi­cios de áreas pú­bli­cas de la Al­cal­día de San Die­go, quien es­ti­ma que el vo­lu­men de agua caí­da fue de 100 li­tros por me­tro cua­dra­do, lo que equi­va­le a cin­co ga­rra­fo­nes de agua de 20 li­tros por me­tro cua­dra­do.

“Ese vo­lu­men de agua, en el área de San Die­go, que ocu­pa 5 mil 500 hec­tá­reas, nos da un vo­lu­men superior a 2 mil mi­llo­nes de li­tros de agua que ca­ye­ron, lo que ló­gi­ca­men­te afec­ta los cur­sos de aguas que po­see el mu­ni­ci­pio y a sus con­duc­to­res, al no po­der tras­la­dar con fa­ci­li­dad ta­les vo­lú­me­nes ex­tra­or­di­na­rios, de allí que los ríos Cú­pi­ra y San Die­go al­can­za­ron unos ni­ve­les que im­pi­die­ron que los ca­na­les de aguas ar­ti­fi­cia­les del mu­ni­ci­pio pu­die­ran des­car­gar­se y fi­nal­men­te se pro­du­jo la afec­ta­ción en to­da es­ta zo­na”, ex­pli­có.

Aro­cha re­cor­dó que es­te pe­río­do de llu­vias po­dría re­tor­nar en los pró­xi­mos cin­co años o más. A su jui­cio, “la obra fun­da­men­tal que hay que ha­cer, es el man­te­ni­mien­to del pa­so del ca­ño Qui­gua, a la al­tu­ra de la Au­to­pis­ta Re­gio­nal del Cen­tro, pun­to que sir­ve de lí­mi­te en­tre los mu­ni­ci­pios Va­len­cia, Los Gua­yos y San Die­go. “Si en Los Gua­yos no se lim­pian los cau­ces co­mo se ha­ce en San Die­go, ló­gi­ca­men­te se su­fri­rán con­se­cuen­cias co­mo las que se han vi­vi­do”.

Cons­truc­cio­nes ge­ne­ra­ron inun­da­cio­nes en San Die­go

El in­ge­nie­ro Luis Ran­gel, di­rec­tor de Ser­vi­cios Pú­bli­cos de la Al­cal­día de Los Gua­yos, ase­gu­ró que las inun­da­cio­nes en San Die­go se de­ben al “otor­ga­mien­to de mu­chos per­mi­sos de cons­truc­ción so­bre co­rrien­tes de aguas plu­via­les y to­rren­tes na­tu­ra­les” en di­cho mu­ni­ci­pio, lo que -a su jui­cio- ha ge­ne­ra­do que los cau­da­les de agua bus­quen sa­li­da por el úni­co curso na­tu­ral que les que­da, que es el río Los Gua­yos.

“Es fal­so que la falta de man­te­ni­mien­to en Los Gua­yos cau­sa­ra las inun­da­cio­nes en San Die­go, al con­tra­rio, en nuestro mu­ni­ci­pio se evi­ta­ron ma­les ma­yo­res gra­cias a los cons­tan­tes tra­ba­jos de sa­nea­mien­to y lim­pie­za en ríos y ca­na­les”, en­fa­ti­zó Ran­gel.

En Los Gua­yos, por es­tar ubi­ca­do to­po­grá­fi­ca­men­te en el te­rri­to­rio más ba­jo de la Gran Va­len­cia, re­ci­be to­das las co­rrien­tes de agua de llu­via de San Die­go y de la ca­pi­tal ca­ra­bo­be­ña que tie­nen que pa­sar por el río de la lo­ca­li­dad pa­ra po­der lle­gar al La­go de Va­len­cia.

En re­la­ción a las de­cla­ra­cio­nes da­das por la Al­cal­de­sa de San Die­go, el in­ge­nie­ro di­jo que la ex­pli­ca­ción emi­ti­da por la fun­cio­na­ria se ale­ja de to­da ló­gi­ca técnica, ya que es ob­vio que las aguas co­rren ha­cia los pun­tos más ba­jos, por lo que di­fí­cil­men­te el co­lap­so de ese mu­ni­ci­pio se de­ba a ra­zo­nes dis­tin­tas al “des­con­tro­la­do pro­ce­so de cons­truc­ción” que se lle­va a ca­bo en ese sec­tor.

Des­ple­ga­dos equi­pos de res­ca­te en Los Gua­yos

Pos­te­rior a las llu­vias caí­das en Los Gua­yos, en­tre la no­che del miér­co­les y la ma­ña­na del jue­ves, el Cuer­po de Bom­be­ros y gru­pos per­te­ne­cien­tes al Sis­te­ma In­te­gra­do de Emer­gen­cia de Ca­ra­bo­bo, ini­cia­ron las la­bo­res de cen­so en los sec­to­res afec­ta­dos, pa­ra cuan­ti­fi­car los da­ños ocu­rri­dos y con­ti­nuar ofre­cien­do la ayuda que ne­ce­si­tan las fa­mi­lias afec­ta­das.

Fue ha­bi­li­ta­do el C.E.I. Se­mi­lli­ta, ubi­ca­do en la ca­rre­te­ra El Ro­ble, sec­tor Las Agüi­tas, co­mo cen­tro de aco­pio pa­ra re­ca­bar los ali­men­tos y ade­más ofre­cer re­fu­gio a quie­nes mo­men­tá­nea­men­te no tie­nen dón­de vi­vir por­que perdieron to­do.

Los gru­pos de res­ca­te se en­cuen­tran des­ple­ga­dos en los sec­to­res más afec­ta­dos, co­mo Las Agüi­tas, Las Amé­ri­cas, cas­co de Los Gua­yos, Pie­dras Ne­gras y Cas­ca­bel. Se es­pe­ra que en las pró­xi­mas ho­ras, se ofrez­ca un ba­lan­ce con ci­fras ofi­cia­les de los da­ños re­gis­tra­dos.

Ini­cia­ron sa­nea­mien­to en pa­rro­quia Ya­gua de Gua­ca­ra

Aún se ob­ser­va­ba ba­rro y un po­co de agua es­tan­ca­da en la ma­yo­ría de las ca­lles de la pa­rro­quia Ya­gua en el mu­ni­ci­pio Gua­ca­ra la ma­ña­na de ayer, era el re­ma­nen­te de las fuer­tes llu­vias re­gis­tra­das en la en­ti­dad ca­ra­bo­be­ña des­de la ma­dru­ga­da del jue­ves.

En el ba­lan­ce ofi­cial rea­li­za­do por el equi­po del Ins­ti­tu­to Au­tó­no­mo del Sis­te­ma In­te­gra­do de Emer­gen­cias, De­sas­tres y Apo­yo a la Ges­tión de Riesgo del Es­ta­do Ca­ra­bo­bo (Ia­sie­da­grec), que ubi­có un pun­to de ac­ción en la ca­lle Leo­nar­do Ruiz Pi­ne­da del sec­tor El Ca­bri­to, se re­co­no­cie­ron al me­nos 4 mil 294 per­so­nas per­ju­di­ca­das en las áreas más azo­ta­das del ayun­ta­mien­to, a sa­ber: La Pri­ma­ve­ra, La Man­ga, La Flo­ri­da, El Por­ve­nir y El Pe­rro­te; en es­ta úl­ti­ma se con­ta­bi­li­zó has­ta 2 mil 800 afec­ta­dos.

Así pues, en pro­ve­cho del cli­ma des­pe­ja­do, cua­dri­llas de la Al­cal- día de Gua­ca­ra y del or­ga­nis­mo de emer­gen­cia ini­cia­ron las la­bo­res de aten­ción y dre­na­je de agua, pre­vio a lo que se es­pe­ra sea el reacon­di­cio­na­mien­to de vi­vien­das y es­ta­ble­ci­mien­tos afec­ta­dos con so­ca­va­cio­nes por las llu­vias.

Al res­pec­to, y de­bi­do a la cuan­tía de los da­ños, el in­ge­nie­ro de la mu­ni­ci­pa­li­dad, Sa­muel Re­yes, in­for­mó que di­cha reha­bi­li­ta­ción tar­da­rá por lo me­nos dos o tres días, pues con­sis­ti­rá -en pri­mer lu­ga­ren tra­ba­jos de achi­ca­mien­to, dre­na­je de las aguas y eva­lua­ción de tu­be­rías, a fin de de­ter­mi­nar el por­qué de las so­ca­va­cio­nes. Pos­te­rior­men­te, se pro­ce­de­rá a ejecutar el sa­nea­mien­to y re­lleno de los sue­los.

Al tiem­po que trans­cu­rría es­ta pri­me­ra eta­pa de res­tau­ra­ción, otra cua­dri­lla de per­so­nal de la al­cal­día efec­tua­ba la re­co­lec­ción de se­di­men­tos y es­com­bros en la ca­lle Los Al­men­dro­nes de la mis­ma pa­rro­quia, don­de el jue­ves el agua del río Gua­ca­ra cre­ció más de dos me­tros de al­tu­ra e in­ha­bi­li­tó el ac­ce­so a El To­co.

Pre­pa­ra­dos ante cual­quier con­tin­gen­cia

Re­yes in­di­có que des­de la Al­cal­día de Gua­ca­ra es­tán aten­tos y pre­pa­ra­dos ante cual­quier con­tin­gen­cia, to­da vez que el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Me­teo­ro­lo­gía e Hi­dro­lo­gía (Ina­meh) anun­ció la con­ti­nui­dad de in­ten­sas llu­vias en los pró­xi­mos días.

“En la sa­la si­tua­cio­nal (de la mu­ni­ci­pa­li­dad) es­ta­mos pre­pa­ra­dos con al me­nos 200 per­so­nas en­tre cua­dri­llas de lim­pie­za, sal­va­men­to y ope­ra­do­res de má­qui- nas ante cual­quier even­tua­li­dad”, di­jo.

Tam­bién cuen­tan con equi­pos y má­qui­nas re­tro­ex­ca­va­do­ras, pay­loa­ders, bom­bas de achi­ques, en­tre otros, pa­ra ha­cer fren­te a las si­tua­cio­nes de emer­gen­cia que pue­dan pre­sen­tar­se nue­va­men­te en la lo­ca­li­dad.

176 fa­mi­lias al­ber­ga­das

El in­ge­nie­ro Re­yes de­jó sa­ber que el Gim­na­sio Ver­ti­cal por la Vi­da y la Paz de La Ara­güi­ta, el Club Cen­tro Ami­gos de Ya­gua, el res­tau­rant El Ca­bri­to y la Es­cue­la Bá­si­ca Na­cio­nal “El To­qui­to”, ubi­ca­dos en sec­to­res ho­mó­ni­mos del mu­ni­ci­pio Gua­ca­ra, son so­lo al­gu­nos de los lu­ga­res que es­tán sir­vien­do co­mo cen­tros de aco­pio, re­fu­gio, co­me­dor y dis­tri­bu­ción de ali­men­tos y ro­pa pa­ra los afec­ta­dos.

Asi­mis­mo, la vo­ce­ra del Con­se­jo Co­mu­nal La Man­ga, Es­tre­lla Ar­ci­la, quien tam­bién di­ri­ge la ges­tión en be­ne­fi­cio de la co­mu­ni­dad, re­fi­rió que la Es­cue­la Bá­si­ca Doc­tor Car­los Ar­ve­lo, en la ca­lle José Ra­fael Po­ca­te­rra, al­ber­ga a unas 176 fa­mi­lias y tras­la­da ali­men­tos a los sec­to­res Las Man­da­ri­nas, Las Mal­vi­nas y El Por­ve­nir.

Ar­ci­la des­ta­có que cuen­tan con ro­pa, me­di­ca­men­tos y ali­men­tos. “He­mos re­ci­bi­do ayuda de en­tes co­mo la Al­cal­día de Gua­ca­ra, la Go­ber­na­ción, In­sa­lud, Defensa Ci­vil, Bom­be­ros, Cruz Ro­ja, Ba­rrio Aden­tro y te­ne­mos doc­to­res en los sitios afec­ta­dos.

Al­cal­día de Gua­ca­ra tra­ba­ja con bom­ba de achi­que en zo­na anega­da.

Juan Car­los Vi­tas, pre­si­den­te del Sis­te­ma In­te­gra­do de Emer­gen­cias.

Vo­lun­ta­rios cen­san a los ha­bi­tan­tes afec­ta­dos por llu­vias en Las Agüi­tas.

En el sec­tor El Pe­rro­te de Ya­gua en una de las ca­sas el terreno se so­ca­vó, co­lo­can­do en gra­ve riesgo la es­truc­tu­ra de la vi­vien­da.

Ma­qui­na­rias lim­pian la ca­lle Los Al­men­dro­nes en El Por­ve­nir de Ya­gua.

En San Die­go ins­ta­la­ron cen­tros de aco­pio pa­ra re­ci­bir ayu­das.

Fun­cio­na­rios del Sis­te­ma de Emer­gen­cias atien­den a los más ne­ce­si­ta­dos.

Re­ci­ben ali­men­tos en San Die­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.