No to­do es diá­lo­go

Notitarde - - Opinión - Si­món Gar­cía @gar­cia­sim

Una par­te de quie­nes ata­can al diá­lo­go co­mo co­la­bo­ra­cio­nis­mo o trai­ción sa­ben lo que ha­cen. Exa­ge­ran una di­fe­ren­cia, mo­vi­li­zan­do sen­ti­mien­tos ele­men­ta­les, pa­ra uti­li­zar­la co­mo una ga­rro­cha pa­ra su­bir su in­fluen­cia.

Hay una de­ses­pe­ra­ción com­pe­ti­ti­va cu­ya re­le­van­cia es el da­ño a la uni­dad.

Por eso hay que en­fren­tar con de­ter­mi­na­ción los ata­ques de esa mi­no­ría. Y por­que la im­pa­cien­cia, la ra­di­ca­li­za­ción del dis­cur­so, las pro­pues­tas des­vin­cu­la­das de sus po­si­bi­li­da­des de rea­li­za­ción, la pre­ten­sión de lo­grar el ob­je­ti­vo fi­nal de un ma­no­ta­zo, es un ata­jo ha­cia la de­rro­ta.

En­fren­tar es­tas po­si­cio­nes exi­ge des­mon­tar­las ar­gu­men­tal­men­te. Si­len­ciar el ca­ño­neo ba­jo con­tra la MUD. Evi­tar un cli­ma que con­vie­ne al go­bierno, cuan­do su de­bi­li­dad cre­cien­te lo lle­va a em­pu­jar al país al in­fierno.

De­bi­li­tar a la MUD es de­bi­li­tar el cam­bio. El in­te­rés ge­ne­ral pi­de su­mar el má­xi­mo de sec­to­res y vo­lun­ta­des a una mis­ma cau­sa. Es­to in­clu­ye a quie­nes piden que la ac­tual di­rec­ción de la MUD sea sus­ti­tui­da por ellos. Hay que reorien­tar a quie­nes quie­ren eli­mi­nar­le la “n” a Vente. Hay que ser to­le­ran­tes con una fi­gu­ra del va­lor sim­bó­li­co de Ma­ría Co­ri­na, por­que al mar­gen de cual sea su pe­so po­lí­ti­co real, es ne­ce­sa­ria.

Cu­rio­sa­men­te, son los ad­ver­sa­rios del diá­lo­go quie­nes lo con­vier­ten en el cen­tro de gra­ve­dad de to­da la po­lí­ti­ca. Pe­ro no to­do de­be ser diá­lo­go, aun­que en cri­sis co­mo la nues­tra sea una he­rra­mien­ta in­dis­pen­sa­ble de vic­to­ria. Aho­ra y des­pués del triun­fo.

Ese de­ba­te no de­be pa­ra­li­zar­nos, ni sus­ti­tuir la dis­cu­sión so­bre el sen­ti­do que de­be ad­qui­rir la ca­lle, so­bre la inevi­ta­bi­li­dad de neu­tra­li­zar o atraer pú­bli­ca­men­te a ins­ti­tu­cio­nes y fi­gu­ras que ava­lan al ré­gi­men, so­bre la for­mu­la­ción de una ofer­ta creí­ble pa­ra quie­nes es­tán en la otra co­mar­ca, pa­ra tra­ba­jar jun­tos por la for­ma­ción de un go­bierno de in­te­gra­ción na­cio­nal. Hay que ver ha­cia el país.

La de­ci­sión de la MUD de man­te­ner­se abier­tos al diá­lo­go, pe­ro re­to­mar­lo só­lo si el go­bierno cum­ple los acuer­dos, es co­rrec­ta. Re­com­po­ner su Agen­da, re­vi­sar su ru­ta y al­can­zar un ma­ne­jo efi­caz de la con­tra­dic­ción en­tre el país y el go­bierno es ur­gen­te.

Tam­bién ha abier­to una puer­ta pa­ra que Vo­lun­tad Po­pu­lar, se di­fe­ren­cie aden­tro pa­ra for­ta­le­cer a la MUD afue­ra. Bue­na par­te de las po­si­cio­nes de VP nos re­cuer­dan que no to­da po­si­ción ra­di­cal es ra­di­ca­lis­mo. Ba­rra­mos ha­cia aden­tro.

Ade­más de exi­gir los pun­tos con­cre­tos que de­man­dó la opo­si- ción al go­bierno, hay que acla­rar cuá­les son los ob­je­ti­vos ex­tra­me­sa den­tro de una prác­ti­ca que apli­que el diá­lo­go, co­mo una ver­da­de­ra for­ma de lu­cha. No una tai­ma.

Hoy no es­ta­mos pa­ra su­po­ner que el diá­lo­go trans­cu­rri­rá co­mo una lí­nea rec­ta y ar­mó­ni­ca, ni que da­rá re­sul­ta­dos que só­lo sur­gi­rán al fi­nal.

Hay que pen­sar, fue­ra de la ru­ti­na, so­bre qué nos falta pa­ra sa­lir de es­te ré­gi­men con los me­no­res cos­tos po­si­bles pa­ra el país. El go­bierno bus­ca ga­nar tiem­po, no­so­tros có­mo y don­de re­cor­tár­se­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.