¿Pa­ja o tri­go?

Notitarde - - Opinión - Isa­bel Vidal de Ten­rei­ro

Es­ta­mos acer­cán­do­nos a la Navidad, y las lec­tu­ras de es­tos do­min­gos nos in­vi­tan a vi­vir el rei­na­do de paz y de jus­ti­cia, que vie­ne a ins­tau­rar Je­su­cris­to al fin de los tiempos. Y es que es­ta épo­ca de Ad­vien­to es pre­pa­ra­ción pa­ra con­me­mo­rar la pri­me­ra ve­ni­da de Je­sús, pe­ro tam­bién nos quiere pre­pa­rar pa­ra la fu­tu­ra ve­ni­da de Cris­to en glo­ria.

El Pro­fe­ta Isaías (Is 11, 1-10) ha­ce un re­la­to sim­bó­li­co de lo que se­rá el rei­na­do de Cris­to. Nos pre­sen­ta a ani­ma­les -que por ins­tin­to son enemi­gos en­tre sí- vi­vien­do amis­to­sa­men­te: el lo­bo con el cor­de­ro, la pan­te­ra con el ca­bri­to, el no­vi­llo con el león... y has­ta un ni­ño con la ser­pien­te. Isaías nos in­vi­ta a no­so­tros, que tam­bién ten­de­mos a ser ri­va­les unos de los otros, a que vi­va­mos en paz y en jus­ti­cia. La ver­dad es que po­dría­mos con­vi­vir así, si to­dos –unos y otros- re­ci­bié­ra­mos al Me­sías, y vi­vié­ra­mos de acuer­do a su men­sa­je. ¿Se­rá es­to im­po­si­ble?

Es lo mis­mo que nos su­gie­re San Pa­blo en su Car­ta a los Ro­ma­nos cuan­do nos di­ce: “Que Dios, fuente de to­da pa­cien­cia y con­sue­lo, les con­ce­da vi­vir en per­fec­ta ar­mo­nía unos con otros, con­for­me al Es­pí­ri­tu de Cris­to Je­sús, pa­ra que, con un so­lo co­ra­zón y una so­la voz ala­ben a Dios, Pa­dre de nuestro Se­ñor Je­su­cris­to” (Rom. 15, 4-6).

El có­mo lle­gar a esa ar­mo­nía, ala­ban­do con un so­lo co­ra­zón y una so­la voz a Dios Pa­dre, nos lo in­di­ca San Juan Bau­tis­ta en su pre­di­ca­ción: “Con­ver­tíos, por­que es­tá cer­ca el Reino de los Cie­los”.

Es la mis­ma lla­ma­da que nos ha­ce el Me­sías que vie­ne y que nos ha­ce la Igle­sia siem­pre, pe­ro muy es­pe­cial­men­te en es­te tiem­po de Ad­vien­to: con­ver­sión, cam­bio de vi­da, re­ba­jar las mon­ta­ñas de nuestro egoís­mo y re­lle­nar las ba­je­zas de nues­tros pe­ca­dos, de­fec­tos, vi­cios, ma­las cos­tum­bres.

Lo que di­fi­cul­ta el po­der vi­vir en ar­mo­nía es el pe­ca­do, los pe­ca­dos de to­dos y ca­da uno de no­so­tros. Lo que im­pi­de la rea­li­za­ción de ese Reino de Paz y Jus­ti­cia que Cris­to vie­ne a traer­nos es lo mis­mo: nues­tros pe­ca­dos.

Por eso el lla­ma­do a la con­ver­sión de ha­ce dos mi­le­nios si­gue vi­gen­te. ¿He­mos res­pon­di­do? ¿O se­gui­mos hoy con las mis­mas ac­ti­tu­des de ha­ce dos mil años?

¿ No po­dría San Juan Bau­tis­ta de­cir­nos las mis­mas co­sas que di­jo en­ton­ces? “Ya el ha­cha es­tá pues­ta a la raíz de los ár­bo--

les, y to­do ár­bol que no dé fru­to se­rá cor­ta­do y arro­ja­do al fue­go... El que vie­ne des­pués de mí ( Je­su­cris­to, el Me­sías) se­pa­ra­rá el tri­go de la pa­ja. Guar­da­rá el tri­go en su gra­ne­ro y que­ma­rá la pa­ja en un fue­go que no se ex­tin­gue”. ( Mt. 3, 1- 12) Son pa­la­bras fuer­tes, que sue­nan a ame­na­za. Pe­ro son la reali­dad de có­mo fun­cio­nan la Mi­se­ri­cor­dia y la Jus­ti­cia Di­vi­nas. El Me­sías ya vino ha­ce más de dos mil años, y es­tá pre­sen­te en no­so­tros con su Gra­cia, es­tá pre­sen­te en la Eu­ca­ris­tía y en los de­más Sa­cra­men­tos, po­de­mos -ade­más- en­con­trar­lo en la ora­ción sin­ce­ra, esa ora­ción que bus­ca al Se­ñor pa­ra agra­dar­lo, pa­ra en­tre­gar­se a Él, pa­ra co­no­cer su Vo­lun­tad.

El Ad­vien­to nos in­vi­ta a la con­ver­sión, al cam­bio de vi­da, a entregar nuestro co­ra­zón, nues­tra vi­da, nues­tra vo­lun­tad a Dios. Pe­ro so­mos li­bres. Así nos hi­zo Dios.

Al fi­nal del mun­do te­ne­mos dos op­cio­nes: Cie­lo o In­fierno. Con nues­tra li­ber­tad po­de­mos es­co­ger: ¿ Que­re­mos ser “pa­ja” arro­ja­da al fue­go o “tri­go” a ser guar­da­do en el gra­ne­ro del Se­ñor?

¿ Qué su­ce­de­rá des­pués del Jui­cio Fi­nal?

Ver res­pues­ta en: www.bue­na­nue­va.net

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.