Ca­ra­bo­bo con el agua al cue­llo

Notitarde - - Ciudad - Ru­bén Li­mas Te­lles

Ca­ra­bo­bo tie­ne el agua al cue­llo. No es un hu­ra­cán, ¡que Dios nos li­bre! Es pro­duc­to de lo que los me­teo­ró­lo­gos lla­man “Ines­ta­bi­li­dad Atmosférica”, es de­cir, llu­vias de me­dia­na in­ten­si­dad du­ran­te un pe­rio­do re­la­ti­va­men­te cor­to. Sin em­bar­go, se trans­for­ma en ca­la­mi­dad cuan­do los go­bier­nos no son ca­pa­ces de rea­li­zar el man­te­ni­mien­to co­rres­pon­dien­te a los ríos, que­bra­das y ca­na­les. Es así co­mo su­ce­de to­do lo que es­ta­mos vien­do hoy en Ca­ra­bo­bo. Fa­mi­lias que pier­den ne­ve­ras, co­ci­nas, ro­pas, col­cho­nes y vi­vien­das.

¿Por qué tan­ta im­pro­vi­sa­ción, des­cui­do, falta de una bue­na pla­ni­fi­ca­ción? ¿Es que nues­tros go­ber­nan­tes no sa­ben que vi­ven en un país tro­pi­cal, que llue­ve y es­cam­pa? Sa­be­mos de va­rios go­ber­nan­tes que vi­ven en la lu­na y por lo cual ni se en­te­ran de lo que pa­sa en su es­ta­do.

¿Por qué las ciu­da­des de otros paí­ses, con si­mi­la­res con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas, no se inun­dan co­mo las nues­tras?, ¿se­rá pa­ra apro­bar cré­di­tos adi­cio­na­les de emer­gen­cia fren­te a las llu­vias, que no de­jan hue­llas de con­trol y fis­ca­li­za­ción? O aun peor, ¿es que no hay la mí­ni­ma idea de que go­ber­nar im­pli­ca to­mar pre­vi­sio­nes, rea­li­zar man­te­ni­mien­to pre­ven­ti­vo, ejer­cer la­bo­res de con­trol?, ¿se­rá de­sin­te­rés o co­rrup­ción?

No po­de­mos so­lo cul­par al cli­ma. Es tan gran­de el im­pac­to de es­tas llu­vias so­bre la vi­da de tan­ta gen­te, que no to­do se le pue­de acha­car al al­bur de la ma­la suer­te. Al con­tra­rio, hay la le­tal coin­ci­den­cia de un mal go­bierno con un mal cli­ma.

En la al­ter­na­ti­va de­mo­crá­ti­ca reac­cio­na­mos co­mo bue­nos ca­ra­bo­be­ños: Nos fui­mos a acom­pa­ñar so­li­da­ria­men­te a las víc­ti­mas y ayu­dar­los en su re­cla­mo a los res­pon­sa­bles. Mien­tras tan­to, las pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes emi­ti­das des­de el Ca­pi­to­lio, en vez de ini­ciar in­me­dia­ta­men­te la­bo­res de apo­yo y res­pal­do a las víc­ti­mas, es la de cri­ti­car­nos por en­con­trar­nos con los ve­ci­nos que su­fren la anega­ción y de­nun­ciar jun­to a ellos su dra­ma.

Si no es por­que en al­gún mo­men­to no­so­tros nos to­ma­mos al­gu­nas fo­tos jun­to a los dam­ni­fi­ca­dos, el go­bierno ni si­quie­ra se en­te­ra­ría del su­fri­mien­to de los ca­ra­bo­be­ños, con­se­cuen­cia de la in­do­len­cia de una ges­tión per­di­da en el es­pa­cio que man­tie­ne a los ca­ra­bo­be­ños con el agua al cue­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.