“El ar­te, por na­tu­ra­le­za, se con­tra­po­ne a las ideo­lo­gías”

Luis Arro­yo, ga­na­dor de la Bie­nal 68 Sa­lón Ar­tu­ro Mi­che­le­na

Notitarde - - Ciudad - Da­nie­la Chi­ri­nos Arrie­ta

es una cha­que­ta ver­de oli­vo que alu­de un uni­for­me mi­li­tar, eso sí, sin dis­tin­go de ran­gos o de fuer­zas cas­tren­ses a la cual pu­die­ra aso­ciar­se. Al mis­mo tiem­po es una ca­mi­sa de fuer­za cu­yas man­gas se cru­zan al fren­te y ter­mi­nan ata­das en la es­pal­da. Con esa obra, Luis Arro­yo par­ti­ci­pó en la Bie­nal 68 Sa­lón Ar­tu­ro Mi­che­le­na y ga­nó el prin­ci­pal pre­mio de es­te es­pa­cio de con­fron­ta­ción ar­tís­ti­ca, el más lon­ge­vo del país.

De en­tra­da lo acla­ra: “Es­ta obra no es una ins­ta­la­ción”. Ésa es la pri­me­ra lí­nea que re­dac­tó de­ba­jo de la pregunta nú­me­ro uno del cues­tio­na­rio que le en­via­mos vía co­rreo elec­tró­ni­co. Con­se­guir­lo no fue sen­ci­llo, su agen­da es­tá co­pa­da con los pre­pa­ra­ti­vos de las dos mues­tras in­di­vi­dua­les que es­tá or­ga­ni­zan­do, una en Ve­ne­zue­la y la otra fue­ra del país, así lo di­jo, sin más de­ta­lles.

Se­gui­da­men­te, pre­ci­só los cri­te­rios que, co­mo ar­tis­ta, to­mó en el desa­rro­llo de su obra: “La re­crea­ción de una cha­que­ta mi­li­tar es­qui­zoi­de su­po­ne un dis­tan­cia­mien­to del sen­ti­do sim­bó­li­co con­ven­cio­nal del ob­je­to mi­li­tar. Por tan­to, la fun­ción de Po­der pa­ra la cual es­te ob­je­to es uti­li­za­do es to­tal­men­te des­pla­za­da”. Ade­más, in­di­ca que ese des­pla­za­mien­to “per­mi­te la cons­truc­ción de una po­ten­te ima­gen oní­ri­ca, con­fron­ta­da al Po­der, al ca­rác­ter to­ta­li­ta­rio del sím­bo­lo y a su na­tu­ra­le­za fi­ja e in­mu­ta­ble”.

Lo con­fie­sa, siem­pre tra­ba­ja en torno a un mis­mo te­ma: La ex­te­rio­ri­dad. “En Tra­je pa­ra dos cuer­pos se ma­te­ria­li­za un ti­po de su­ble­va­ción de es­ta ‘ex­te­rio­ri­dad’, que se ins­tau­ra a tra­vés de su pre­sen­cia en la en­fer­me­dad co­mo dis­cur­so es­té­ti­co y po­lí­ti­co. Así se tor­na un acon­te­ci­mien­to en dón­de el Po­der ha si­do ex­pro­pia­do por la pre­sen­cia (ex­te­rio­ri­dad)”.

Es la se­gun­da vez que es­te ar­tis­ta bar­qui­si­me­tano, for­ma­do en el Ins­ti­tu­to Uni­ver­si­ta­rio de Es­tu­dios Su­pe­rio­res de Ar­tes Plás­ti­cas Ar­man­do Re­ve­rón, en­vía una obra pa­ra ser con­si­de­ra­da por el Ju­ra­do Úni­co de Ad­mi­sión y Ca­li­fi­ca­ción, que en es­ta oca­sión es­tu­vo in­te­gra­do por Iva­no­va De­cán Gam­bús, ex­di­rec­to­ra del Mu­seo de Ar­te Je­sús So­to y del Mu­seo de Ar­te Francisco Nar­váez; Lihie Tal­mor, ga­na­do­ra de la Bie­nal 67 Sa­lón Ar­tu­ro Mi­che­le­na; y Luis Cu­bi­llán Fon­se­ca, co­mi­sa­rio. Ra­fael Pe­rei­ra, ase­sor de la Fun­da­ción Cis­ne­ros, par­ti­ci­pó en la eva­lua­ción de las obras preins­cri­tas, pe­ro no pu­do asis­tir a la de­li­be­ra­ción, por eso, en ese pro­ce­so fi­nal, lo sus­ti­tu­yó Al­ber­to As­prino.

El ga­na­dor del Pre­mio Ar­tu­ro Mi­che­le­na re­si­de en Ca­ra­cas, ma­ña­na es­ta­rá en la entrega de los ga­lar­do­nes de la Bie­nal 68 Sa­lón. El ac­to es con­vo­ca­do por la Jun­ta Directiva del Ate­neo de Va­len­cia, y es­tá pau­ta­do pa­ra las 11:00 a.m., en el Hes­pe­ria WTC.

Con­fe­sio­nes del au­tor de una obra po­lé­mi­ca

Es ma­te­ria co­no­ci­da: To­da obra de ar­te es­tá su­je­ta a la li­bre in­ter­pre­ta­ción del es­pec­ta­dor. Pe­ro la obra de Luis re­sul­ta po­lé­mi­ca de­bi­do al con­tex­to his­tó­ri­co y el lu­gar don­de fue pre­sen­ta­da: Ve­ne­zue­la. “Evi­den­te­men­te alu­de al con­tex­to de nuestro país”, es­cri­bió.

De he­cho, ex­pli­ca que la cha­que­ta es una re­crea­ción exac­ta del lla­ma­do “uni­for­me pa­trio­ta” usa­do por el Ejér­ci­to Na­cio­nal, y ex­pli­ca que qui­so que es­ta pie­za fue­se así por­que -a su jui­cio-, “el ar­te por su na­tu­ra­le­za se con­tra­po­ne a la iner­cia ar­bi­tra­ria de las ideo­lo­gías”.

Y si le con­sul­tan si le im­por­ta -o no- lo que se di­ga de su tra­ba­jo ar­tís­ti­co, res­pon­de: “Lo que se di­ce o no de las pro­duc­cio­nes ar­tís­ti­cas for­ma par­te del sis­te­ma so­cial de re­cep­ción y cir­cu­la­ción del ar­te. Mis in­tere­ses co­mo ar­tis­ta po­co tie­nen que ver con ese sis­te­ma”. - En­ton­ces, ¿cuál cree us­ted que es el pa­pel de los ar­tis­ta en la so­cie­dad?

- Creo que la prin­ci­pal fun­ción de un ar­tis­ta es po­ner en evi­den­cia las fuer­zas vi­vas que se ge­ne­ran y ha­bi­tan al mar­gen de lo so­cial. Es de­cir, re­si­tuar la mi­ra­da so­bre una di­men­sión inau­gu­ral que exis­te al mar­gen de to­da la pro­duc­ción hu­ma­na”.

Lo que vie­ne

En 2012 ga­nó el Pre­mio Ma­rio Abreu del Sa­lón Ara­gua con De­sa­ce­le­ra­ción fan­tás­ti­ca de la es­cri­tu

ra, que cons­tru­yó con 500 exá­me­nes neu­ro­ló­gi­cos. Al­re­de­dor de 4 ó 5 años atrás tu­vo ac­ce­so al ar­chi­vo de un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co. A par­tir de es­te ma­te­rial do­cu­men­tal desa­rro­lló dis­tin­tas se­ries.

En el ca­so de la re­cién men­cio­na­da, se tra­tó de una se­rie de fo­to­gra­fías que hi­zo en las rui­nas de ese cen­tro hos­pi­ta­la­rio. Es­pe­cí­fi­ca­men­te en las áreas que fue­ron usa­das pa­ra la aten­ción a ni­ños. “Las imá­ge­nes co­rres­pon­días al pa­pel ta­piz con mo­ti­vos de ani­ma­les, que cu­bría las pa­re­des de es­tos es­pa­cios”, di­ce.

En to­do ca­so, a Luis lo que le in­tere­sa “son las ideas y su ma­te­ria­li­za­ción más allá de las ca­te­go­rías del ar­te con­tem­po­rá­neo”. Así, ade­lan­ta que es­tá tra­ba­jan­do en pin­tu­ra una re­fle­xión en torno a la pin­tu­ra mis­ma. - Fi­nal­men­te, ¿qué va­lor tie­nen pa­ra us­ted los sa­lo­nes de ar­te?

- Creo que es im­por­tan­te par­ti­ci­par en es­tos even­tos que per­ma­ne­cen ac­ti­vos, por­que las prác­ti­cas cul­tu­ra­les son for­mas de re­sis­ten­cia ante el pen­sa­mien­to úni­co.

Tra­je pa­ra dos cuer­pos (Pre­pa­ra­ción del tea­tro público)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.