Ho­rror y ver­güen­za

Ha­bla la Con­cien­cia

Notitarde - - Ciudad - Luis Ga­rri­do luir­garr@hot­mail.com ha­bla­la­con­cien­cia­luis­ga­rri­do.blogs­pot.com

Que los so­bri­nos de la com­ba­tien­te re­sul­ta­ran cul­pa­bles de tra­tar de in­tro­du­cir 800 ki­los de co­caí­na a los Es­ta­dos Uni­dos, no es lo ex­tra­ño; sin em­bar­go el desa­rro­llo de ca­da pa­so en es­ta arries­ga­da ac­ción es digno de for­mar par­te de las hazañas de Pa­blo Es­co­bar o el Cha­po Guz­mán; pa­ra ellos no hu­bo obs­tácu­los, ma­ne­ja­ron las re­des a su an­to­jo ven­dien­do has­ta a sus pro­ge­ni­to­ras pa­ra com­prar al dia­blo. En el ca­so men­cio­na­do pa­re­cie­ra que ya era una prác­ti­ca. Es­ta­mos ha­blan­do de pa­sa­por­tes di­plo­má­ti­cos, pa­so li­bre por la ram­pa cua­tro del ae­ro­puer­to de Mai­que­tía y con pi­lo­tos mi­li­ta­res ac­ti­vos de la Fuer­za Ar­ma­da ve­ne­zo­la­na; lo gra­ve son los ne­xos que sal­pi­can la ma­jes­tad pre­si­den­cial, aun cuan­do en di­si­mu­la­da in­di­fe­ren­cia bai­len al rit­mo de la sal­sa.

Pa­ra quie­nes que­rían diá­lo­go, la pa­la­bra que­dó lo su­fi­cien­te­men­te re­sal­tan­te en­tre los op­ti­mis­tas y pe­si­mis­tas, so­lo que hay que or­de­nar las pa­sio­nes y no caer en el jue­go don­de el go­bierno sa­ca la ma­yor ven­ta­ja. In­jus­ta­men­te hu­bo des­ca­li­fi­ca­cio­nes atri­bui­das a de­bi­li­da­des en la MUD, ol­vi­dan­do que no se tra­ta de coin­ci­dir con el go­bierno en una que otra pro­pues­ta de la me­sa de diá­lo­go; nues­tra ru­ta es elec­to­ral y na­da nos sa­ca­rá de ese ca­mino. Los ro­jos no tie­nen sa­li­da. Con un pre­si­den­te lle­van­do en sus hom­bros el más al­to re­cha­zo del pue­blo, se­gui­rán bus­can­do oxí­geno en la po­dre­dum­bre.

Es­ta­mos de acuer­do en que al­gu­nas si­glas de la uni­dad se nie­guen a par­ti­ci­par en el diá­lo­go, pe­ro ha­brá que pre­gun­tar: ¿quién va a re­ba­tir en ese es­ce­na­rio los ar­gu­men­tos del ofi­cia­lis­mo? En nues­tra opi­nión el go­bierno “se co­ci­na en su pro­pia sal­sa”; pro­pu­so y ad­mi­tió lo que nun­ca lle­ga­rá a cum­plir. Un ejem­plo es el ca­so de los dipu­tados de Ama­zo­nas, se aprue­ba re­pe­tir las elec­cio­nes y a los po­cos días las cua­tro mi­sio­ne­ras de la con­gre­ga­ción Hu­go Chá­vez, de­cla­ran va­ca­cio­nes co­lec­ti­vas. Sen­tar­se no es coin­ci­dir con el ré­gi­men, el pue­blo pi­de ca­lle y en la ru­ta tra­za­da no hay des­via­ción.

Mien­tras más com­pren­da­mos la com­ple­ji­dad de es­ta lu­cha, más apor­ta­mos en la exi­gen­cia que nos re­cla­ma. No po­de­mos ol­vi­dar que quie­nes nos go­bier­nan no son de­mó­cra­tas y no tie­nen es­crú­pu­los pa­ra usar cual­quier me­ca­nis­mo que les per­mi­ta man­te­ner­se en el po­der. Es aquí don­de la unión y la in­te­li­gen­cia de­ben pre­va­le­cer en­tre esa di­ri­gen­cia que da la ca­ra por Ve­ne­zue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.