Gau­dea­mus

José Joa­quín Bur­gos Cronista de Va­len­cia

Notitarde - - Ciudad -

“Can­te­mos, pues, mien­tras sea­mos jó­ve­nes”, de­cía la tro­va. Im­pe­tu de una era que na­cía y avan­za­ba, des­de las en­tra­ñas de un tiem­po nue­vo, pal­pi­tan­te, vo­raz, lla­ma­do a aca­bar con to­do cuan­to se en­con­tra­ra a su pa­so, can­sa­do ya por las pal­pi­tan­tes en­tra­ñas de sus an­ti­guos re­lo­jes. No ha­bla­ba el can­to ni de dio­ses, ni de cre­dos, sino del de­seo uni­ver­sal, raíz cris­tia­na, de vi­vir en paz con el mun­do dán­do­le vi­vas a la aca­de­mia y a los maes­tros y acep­tan­do el vi­vir co­mo ra­zón su­fi­cien­te, de­fi­ni­ti­va pa­ra can­tar y entregar el co­ra­zón y la ale­gría a los de­más, en la pu­re­za de la fra­ter­ni­dad.

En ver­dad fue ese el pri­mer gran can­to, el himno a la vi­da bro­ta­do de las en­tra­ñas de las pri­me­ras raí­ces cris­tia­nas. Des­pués, inevi­ta­ble­men­te, ven­drían pa­sio­nes in­di­vi­dua­les y gru­pa­les, a sem­brar di­fe­ren­cias y re­glas, le­yes di­fe­ren­tes, opues­tas unas a otras en­tre si por di­fe­ren­cias so­cia­les, eco­nó­mi­cas, de pen­sa­mien­to, que ter­mi­na­ban en un pun­to úni­co: po­lí­ti­ca, am­bi­ción de po­der y mando. Has­ta allí lle­ga­ba to­do mo­ti­vo. La po­lí­ti­ca era la puer­ta, la ban­de­ra, el li­mi­te de­fi­ni­ti­vo. Y así ha si­do has­ta hoy. El gran triun­fo del be­ce­rro de oro. Dios man­da en los co­ra­zo­nes, pe­ro el be­ce­rro de oro im­po­ne su ado­ra­ción en to­dos los or­de­nes y dis­ci­pli­nas so­cia­les. Y fácil, muy fácil, a tra­vés de los si­glos. Las am­bi­cio­nes na­cen y cre­cen solas. Las pe­que­ñe­ces tie­nen tan­ta gran­de­za que ca­si al­can­zan a la va­ni­dad hu­ma­na. Y el ham­bre, la mi­se­ria, la es­cla­vi­tud lle­gan a ser vir­tu­des so­cia­les. Ge­ne­ra­cio­nes, im­pe­rios, pueblos, se do­ble­gan ante los man­da­tos reales te­ñi­dos con as­que­ro­sas órdenes que pa­san por vir­tu­des di­vi­nas. Mi­se­ria, ase­si­na­tos, ham­bre, hu­mi­lla­cio­nes, es­cla­vi­tud en nom­bre de Dios… las na­cio­nes, el odio, el amor se en­fren­tan y en­fren­ta­ran así, has­ta el fi­nal de los tiempos. Has­ta que los he­re­de­ros en­tien­dan, por fin, dón­de co­mien­za la ver­dad de la his­to­ria…

Un día per­di­do en­tre las som­bras del tiem­po, al­guien –un hom­bre, un lo­co, un vi­sio­na­rio- se re­be­la so­lo con­tra to­do y lo­gra ga­nar­se un pe­da­zo de glo­ria real­men­te di­vi­na. Y la ma­yo­ría del cir­co lo in­sul­ta, lo per­si­gue, lo odia, lo des­tru­ye, lo con­de­na. Has­ta que lo­gra bo­rrar­lo, des­apa­re­cer­lo en­tre las mal­di­cio­nes de sus pro­pios her­ma­nos que, odia­ron en él has­ta sus pro­pias raí­ces, has­ta que lo des­tru­ye­ron pa­ra la glo­ria del be­ce­rro de oro.

… Al­gún ver­so de al­gún poe­ta vie­jo me ha­ce pen­sar en es­tas co­sas… Mi­ro y pal­po la piel del tiem­po y evo­co fi­gu­ras ya bo­rro­sas. De pron­to los te­le­vi­so­res, las pan­ta­llas, los gri­tos ex­tra­ños, en­tre se­ñas, dan la no­ti­cia comeo anun­cian­do el escándalo de un fi­gu­rón eró­ti­co… pe­ro es, en ver­dad, una no­ti­cia do­lo­ro­sa: HA MUER­TO FI­DEL CAS­TRO… una le­yen­da de no­ven­ta años. Una vi­da com­ple­ta lu­chan­do con­tra el be­ce­rro de oro. Hue­llas de Bo­lí­var y Mar­tí en la no­ble­za de su co­ra­zón. Los vie­jos ver­sos re­sue­nan en mi me­mo­ria. El ros­tro del co­man­dan­te gue­rri­lle­ro se ha­ce in­fi­ni­to… La paz del uni­ver­so bri­lla en su ros­tro de ni­ño hu­mil­de…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.