La con­ver­sión es vi­da en Cris­to (Mt.3, 1-12)

“Ca­mi­nan­do con Cris­to”

Notitarde - - Ciudad - Pbro. Lic. Joel de Je­sús Nú­ñez Flau­tes

És­te se­gun­do do­min­go de ad­vien­to nos pre­sen­ta la fi­gu­ra de Juan El Bau­tis­ta, que co­mo un ver­da­de­ro pro­fe­ta, al es­ti­lo de Isaías, con una per­so­na­li­dad cohe­ren­te, re­cia, fir­me y aus­te­ra, se pre­sen­ta co­mo ser­vi­dor de la ver­dad y del Me­sías que ha de ve­nir; que con su ma­ne­ra de vi­vir tes­ti­mo­nia que lo más im­por­tan­te es es­tar de ca­ra a Dios, di­ri­gir nues­tros pa­sos ha­cia Él, acep­tar sus en­se­ñan­zas, aban­do­nar la vi­da de pe­ca­do y acer­car­se a la fuen­te de la sal­va­ción y del amor que nos ofre­ce Dios en su Hi­jo Je­sús que vie­ne pa­ra lle­nar­nos con la pre­sen­cia de su Es­pí­ri­tu San­to que di­na­mi­za la vi­da.

El Reino de Dios se ha he­cho vi­si­ble y cer­cano en la per­so­na de Cris­to y quien quie­ra en­trar en la di­ná­mi­ca del amor de Dios que da ple­ni­tud a la exis­ten­cia hu­ma­na; ne­ce­si­ta con­ver­tir su vi­da; es de­cir de­jar a un la­do el mal y op­tar por el bien. La con­ver­sión no es una lu­cha de un día, no es só­lo un mo­men­to pun­tual, es una lu­cha cons­tan­te, por­que a diario el cristiano es­tá ten­ta­do, son mu­chas las fuer­zas ad­ver­sas que bus­can apar­tar­lo de Dios. Quien quie­ra cam­biar su vi­da no lo pue­de ha­cer so­lo, ne­ce­si­ta te­ner la ayu­da del mis­mo Dios; esa ayu­da ya se nos ha da­do des­de el día del bau­tis­mo y se ac­tua­li­za cuan­do un cristiano bus­ca mo­men­tos pa­ra es­tar a so­las con Dios en la ora­ción; cuan­do re­co­no­cien­do que se de­jó ven­cer por el mal se acer­ca al sa­cra­men­to de la con­fe­sión pa­ra re­to­mar el camino, cuan­do re­ci­be con fe en ca­da mi­sa el Cuer­po y la San­gre de Cris­to que es ali­men­to de vi­da eter­na, cuan­do me­di­ta y lu­cha por ha­cer vi­da la Pa­la­bra de Dios en la ca­ri­dad, co­mo ex­pre­sión au­tén­ti­ca de que es cristiano, aten­dien­do a los más po­bres y ne­ce­si­ta­dos y lle­var la Bue­na No­ti­cia a quien no la conoce; no con odio, ni im­po­si­cio­nes fa­ná­ti­cas o pro­se­li­tis­mos co­mo si se tra­ta­ra de com­pe­ten­cias o con pre­ten­sio­nes mer­can­ti­lis­tas, sino al es­ti­lo de Cris­to.

IDA Y RE­TORNO: Ben­di­cio­nes pa­ra Ale­jan­dra Isa­be­lla y Fer­nan­do de Je­sús por­que ayer re­ci­bie­ron su Pri­me­ra Co­mu­nión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.