De es­pan­to y brin­co

Notitarde - - Tagente - Ar­nal­do Ro­jas

¿Exis­te una Di­men­sión Des­co­no­ci­da? ¿Pa­raí­so, In­fierno, Pur­ga­to­rio, Lim­bo, Más Allá o co­mo se quie­ra lla­mar? ¿Hay un Uni­ver­so Pa­ra­le­lo al nues­tro? ¿Exis­te un mun­do in­vi­si­ble? Des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos, es­tas in­te­rro­gan­tes han for­ma­do par­te del di­le­ma exis­ten­cial del ser hu­mano.

Ya en la an­ti­gua Ba­bi­lo­nia y en Egip­to se em­pie­zan a do­cu­men­tar re­gis­tros del pa­so a Otro Mun­do. En­ton­ces no hay du­da que exis­te. El pro­ble­ma es ¿Que­da en el cen­tro o en las zo­nas mar­gi­na­les? ¿Tie­ne un an­dén ocul­to en el Ter­mi­nal de Pa­sa­je­ros? ¿Fun­cio­na en ho­ra­rio de ofi­ci­na? ¿Es­tá abier­to los do­min­gos y días fe­ria­dos? Con­ti­nua­men­te se pro­du­cen fe­nó­me­nos inex­pli­ca­bles. Apa­ri­cio­nes fan­tas­ma­gó­ri­cas. Si­tua­cio­nes que pro­du­cen es­ca­lo­fríos. ¿Quién no ha sen­ti­do al­gu­na vez el con­tac­to de una mano glacial en el cue­llo cuan­do es­ta­mos so­los en ca­sa? El otro día se re­por­tó el ca­so de un tra­ba­ja­dor de la Zo­na In­dus­trial que es­ta­ba des­can­san­do tran­qui­la­men­te en su ca­sa un do­min­go, de pron­to des­per­tó y ama­ne­ció co­rrien­do en ro­pa in­te­rior tra­tan­do de mon­tar­se en una ca­mio­ne­ti­ca re­ple­ta de pa­sa­je­ros en la ave­ni­da La­ra con Fe­rias. ¿Pe­sa­di­lla o reali­dad?

¿Es cier­to que exis­ten per­so­nas que son po­seí­das por es­pí­ri­tus? ¿O ciu­da­des en­te­ras, co­mo Va­len­cia, que caen en un com­ple­to es­ta­do de al­te­ri­dad don­de to­do fun­cio­na al re­vés? ¿Qué pea­tón no es­tá so­me­ti­do al tor­men­to de in­gre­sar al in­fra­mun­do del trans­por­te co­lec­ti­vo con cho­fe­res y co­lec­to­res des­qui­cia­dos, char­le­ros y atra­ca­do­res? ¿Quién no ha pa­de­ci­do el amar­go la­be­rin­to de ges­tio­nar la cé­du­la de iden­ti­dad o el pa­sa­por­te, sin que lo so­bor­nen? ¿Qué hay de­trás de es­tas ex­pe­rien­cias? ¿O de­lan­te o por en­ci­ma de ellas?

Afor­tu­na­da­men­te es­tas y otras pre­gun­tas acer­ca de los fe­nó­me­nos pa­ra­nor­ma­les son res­pon­di­das en “De Es­pan­to y Brin­co”, li­bro pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te por el Dr. Bo­ris Cos­tra­da­mus, re­co­no­ci­do pa­ra­psi­có­lo­go y pres­ti­gio­so pro­fe­sor de Cien­cias Ocul­tas de la Uni­ver­si­dad de Tran­sil­va­nia. El Dr. Cos­tra­da­mus ha com­pi­la­do un im­por­tan­te re­gis­tro de in­ci­den­tes so­bre­na­tu­ra­les, que cu­bre to­do el es­pec­tro de fe­nó­me­nos inex­pli­ca­bles, des­de la in­fec­ción de bu­ro­cra­tis­mo que se dis­pa­ró en la Cuar­ta Re­pú­bli­ca has­ta al­can­zar di­men­sio­nes eso­té­ri­cas en la Quin­ta, has­ta la es­pec­tral es­pe­cu­la­ción con los pre­cios de los pro­duc­tos de pri­me­ra ne­ce­si­dad o la asom­bro­sa con­ver­sión de los au­men­tos de suel­do en va­po­res de fan­ta­sía. Fe­nó­me­nos cla­si­fi­ca­dos co­mo Es­pe­lu­ca­ción.

En­tre los ca­sos más curiosos re­se­ña­dos en el li­bro del Dr. Cos­tra­da­mus se cuen­ta co­mo el 15 de mar­zo del 2004 la se­ño­ra To­ma­sa Res­tre­po se des­per­tó so­bre­sal­ta­da a me­dia­no­che y vio a su her­mano Cheo, que ha­bía muer­to dos años atrás, sen­ta­do a la ori­lla de su ca­ma en­cen­dien­do unos car­bo­nes pa­ra ha­cer una pa­rri­lla. To­ma­sa le pre­gun­tó qué es­ta­ba ha­cien­do allí.

-No te preo­cu­pes. Si­go es­tan­do muer­to. He ve­ni­do des­de El Otro Mun­do a pa­sar el fin de se­ma­na. –res­pon­dió Cheo.

-¿Y có­mo es “El otro Mun­do”? –le di­jo To­ma­sa.

-No muy dis­tin­to de es­ta ciu­dad. Es­toy pe­nan­do por­que me la pa­sa­ba tra­ba­jan­do y nun­ca me dí un buen gus­to. Vol­ví, en­tre otras co­sas, pa­ra me­ter­me una bue­na pa­pa.

-Ay, mi­jo, se­gui­rás pe­nan­do, por­que aquí no se con­si­gue na­da. Lo po­co que en­con­tra­mos ape­nas nos al­can­za pa­ra man­te­ne­mos vi­vos, me­nos lo va­mos a com­par­tir con un muer­to.

En ese mo­men­to, en­tró el ma­ri­do de To­ma­sa y la vio ha­blan­do con una som­bra te­nue, co­mo en­vuel­ta en pol­vo de ce­ni­zas, que le re­cor­dó a su cu­ña­do Cheo, pe­ro és­ta apa­ri­ción te­nía un as­pec­to más agra­da­ble, se­gún con­fe­só des­pués, al pa­sar el sus­to. Fi­nal­men­te, el fan­tas­ma le pi­dió a To­ma­sa que lo acom­pa­ña­ra a can­tar “No es­ta­ba muer­to, es­ta­ba de pa­rran­da”, que am­bos en­to­na­ron con gran fer­vor. Con las pri­me­ras lu­ces del ama­ne­cer el es­pec­tro de Cheo se pu­so ner­vio­so y, rá­pi­da­men­te, atra­ve­só la pa­red. To­ma­sa in­ten­tó se­guir­lo, cho­có vio­len­ta­men­te y se frac­tu­ró la na­riz. Des­de en­ton­ces per­dió el ol­fa­to po­lí­ti­co y no la ha pe­ga­do al vo­tar en las elec­cio­nes de al­cal­de ni en las de go­ber­na­dor, mien­tras que pa­ra las pre­si­den­cia­les se vol­vió abs­ten­cio­nis­ta.

Co­mo se pue­de apre­ciar, es­te es un ejem­plo clá­si­co de un fe­nó­meno pa­ra­nor­mal y, se­gún de­cla­ró To­ma­sa, es­te ti­po de apa­ri­cio­nes se le ha pre­sen­ta­do a sus ve­ci­nos. El ca­so es que han in­ten­ta­do tran­qui­li­zar a es­tas al­mas en pe­na pren­dién­do­le ve­las, pe­ro tie­nen que ha­cer una co­la in­men­sa pa­ra com­prar­las y al lle­gar a ca­sa ya es­tán de­rre­ti­das. Así que ter­mi­nan ofre­cién­do­le gru­mos de es­per­ma.

“Has­ta los pro­duc­tos es­pi­ri­tis­tas han perdido ca­li­dad”, lle­gó a co­men­tar, con voz ca­ver­no­sa, uno de los es­pí­ri­tus.

Es muy in­tere­san­te ob­ser­var que al­gu­nos fan­tas­mas se mues­tran pí­ca­ros y bur­lo­nes, lo cual el Dr. Cos­tra­da­mus atri­bu­ye al mar­ca­do sen­ti­mien­to de re­la­jo que les pro­du­ce ha­ber pa­sa­do al Más Allá.

“Ge­ne­ral­men­te fue­ron per­so­nas que se to­ma­ban las co­sas de­ma­sia­do en se­rio. Por eso lo más re­co­men­da­ble es vi­vir muer­to de ri­sa”, con­clu­ye el Dr. Cos­tra­da­mus.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.