El gran sus­to de Fi­del Cas­tro

Notitarde - - Tagente - Faus­to Ma­só

Los gue­rre­ros no mue­ren en la ca­ma, co­mo cual­quier hi­jo de ve­cino. En­tre­gan la vi­da en el cam­po de ba­ta­lla, des­pués de lan­zar una con­sig­na pa­té­ti­ca Al gri­to de pa­tria o muer­te, mu­chos la­ti­noa­me­ri­ca­nos ca­ye­ron en la gue­rri­lla o ase­si­na­dos en las ciu­da­des. El in­ven­tor de la fra­se fa­lle­ció an­ciano, acha­co­so, bus­can­do ex­cu­sas pa­ra su fi­nal, con­ver­ti­do, fa­tal­men­te en un abue­li­to bueno, ol­vi­da­do por su ver­da­de­ro enemi­go, los Es­ta­dos Uni­dos, abrién­do­le las puer­tas de la is­la a los que po­dían sa­car de aba­jo a su país, los tu­ris­tas. A los cu­ba­nos que­dó en­tre­nar­los, re­ci­bir­los en pros­tí­bu­los, bai­lar, aten­der­los. Los tu­ris­tas vie­nen aho­ra de to­do el mun­do y Cu­ba vuel­ve a ser lo que siem­pre ha si­do, una is­la cu­yo atrac­ti­vo son los pro­pios cu­ba­nos, las pla­yas, la rum­ba. Los úl­ti­mos cu­ba­nos que se atre­ven a ha­za­ñas he­roi­cas, son los que se lan­zan al mar en una im­pro­vi­sa­da bal­sa pa­ra lle­gar a la Flo­ri­da. Los cu­ba­nos no sue­ñan con la re­vo­lu­ción sino con Mia­mi.

¿ Re­co­no­ció Fi­del esa ver­dad? Des­pués de tan­tos dis­cur­sos, guerras, lu­chas, el des­tino de Du­ba si­gue ata­do co­mo nun­ca a los Es­ta­dos Uni­dos. Es na­tu­ral, Cu­ba ja­más es­ca­pa­rá de los Es­ta­dos Uni­dos.

Fi­del su­po apro­ve­char­se del po­der de la ra­dio, otra de tan­tas co­sas que le ha co­pia­do Chá­vez so­lo que em­plean­do la te­le­vi­sión. Des­de ella di­ri­gía sus aren­gas a la po­bla­ción, so­lo al­guien lo re­tó al­gu­na vez en vi­vo y en di­rec­tor y lo co­lo­có ca­si en ri­dícu­lo.

A la ho­ra de su muer­te hay que re­cor­dar aquel 20 de enero de 1960. Fi­del ha­bía in­clui­do a Es­pa­ña y su em­ba­ja­da en ob­je­ti­vo de sus ata­ques, com­par­ti­dos con los Es­ta­dos Uni­dos, acu­san­do a to­dos de co­la­bo­rar con la con­tra­rre­vo­lu­ción. El em­ba­ja­dor Lo­jen­dio es­ta­ba vien­do el pro­gra­ma des­de su ca­sa, pe­ro no tu­vo paciencia de ver­lo ter­mi­nar. Lla­mó al chó­fer y le pi­dió que le lle­va­ra a la se­de de la te­le­vi­sión.

Po­cos mi­nu­tos des­pués en­tra­ba en el es­tu­dio, sem­bran­do el des­con­cier­to en­tre pú­bli­co y pro­fe­sio­na­les. Cas­tro tu­vo que ca­llar­se al ver al es­pa­ñol di­ri­gir­se ha­cia él mien­tras al­za­ba la voz con de­ci­sión: “¡ Men­ti­ra! He si­do in­sul­ta­do y exi­jo po­der dar una res­pues­ta. Us­ted no pue­de in­sul­tar a mi go­bierno sin de­re­cho a ré­pli­ca” Cas­tro se ca­lló, mien­tras ha­cía re­tro­ce­der su si­lla an­te el avan­ce del for­ni­do vas­co. In­clu­so se in­cor­po­ró e hi­zo el ges­to de lle­var la mano a la pis­to­le­ra, aun­que na­da de to­do aque­llo po­día cal­mar a Lo­jen­dio, al que ya su­je­ta­ban los guar­daes­pal­das de Fi­del.

A Lo­jen­dio le die­ron 24 ho­ras pa­ra aban­do­nar Cu­ba, le llo­vie­ron fe­li­ci­ta­cio­nes y agra­de­ci­mien­tos, y por su­pues­to mu­chí­si­mas crí­ti­cas. Las dos co­sas tu­vo al pre­sen­tar­se en el pa­la­cio de El Par­do “Muy bien, Lo­jen­dio, co­mo es­pa­ñol, muy bien... Aho­ra, co­mo di­plo­má­ti­co, muy mal.” le di­jo Fran­co. Y con­ti­nuó “¿ qué hu­bie­ra pa­sa­do si, tro­pe­zan­do con ca­ble, hu­bie­se us­ted ro­da­do por el sue­lo?”

Juan Pa­blo de Lo­jen­dio ha­bía na­ci­do en San Se­bas­tián en 1906. Mar­qués de Ve­llis­ca, gran­de de Es­pa­ña, abo­ga­do y di­plo­má­ti­co, fue fun­da­dor y pre­si­den­te de la De­re­cha Vas­ca . Au­tó­no­ma, miem­bro del con­se­jo na­cio­nal de la CE­DA y de la Aso­cia­ción Ca­tó­li­ca de Pro­pa­gan­dis­tas. A pe­sar del in­ci­den­te que le hi­zo un hue­co en to­da la pren­sa mun­dial, tu­vo una bri­llan­te y con­de­co­ra­da ca­rre­ra di­plo­má­ti­ca. Mu­rió en Ro­ma, el 13 de di­ciem­bre de 1973, cuan­do es­ta­ba al frente de la le­ga­ción es­pa­ño­la en la San­ta Se­de.

Hoy na­die re­cuer­da a Lo­jen­dio, el hombre que asus­tó a Fi­del Cas­tro. Su ha­za­ña ha si­do ol­vi­da­da, ni se le men­cio­na en la vi­da de Fi­del, pe­ro pa­ra los que vie­ron por te­le­vi­sión, por­que el pro­gra­ma se trans­mi­tía en vi­vo y en di­rec­to, la ima­gen de es­te ga­lle­go en­lo­que­ci­do nun­ca se bo­rra­rá, co­mo le ocu­rrió tam­bién se­gu­ro, al pro­pio Cas­tro que pro­ba­ble­men­te re­cor­dó to­da su vi­da a es­te ga­lle­go en­lo­que­ci­do, qui­zá has­ta con un po­co de ad­mi­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.