De­sa­rro­llo em­pre­sa­rial

Notitarde - - Tagente - Iván Ro­drí­guez Sar­mien­to

Par­to de la pre­mi­sa de que el es­pa­cio laboral o si­tio de tra­ba­jo se con­vier­te en una se­gun­da ca­sa, pues más allá de com­par­tir un es­pa­cio co­mún con otras per­so­nas, con­vi­vi­mos con ellas, crea­mos la­zos, in­ver­ti­mos tiem­po y es­fuer­zo; por lo que el am­bien­te en el área laboral se con­vier­te en una pie­za fun­da­men­tal pa­ra desa­rro­llar nues­tra in­te­lec­tua­li­dad, lo cual se pue­de ver re­fle­ja­do in­clu­so en la ca­li­dad y efi­cien­cia de la la­bor que se rea­li­za. Ami­gos, po­seer un em­pleo no sig­ni­fi­ca só­lo ga­nar un sa­la­rio, sino que ade­más su­po­ne pa­ra el que lo po­see un lu­gar en la so­cie­dad pa­ra so­cia­li­zar. El desem­pe­ño laboral en cual­quier ti­po de tra­ba­jo exi­ge por par­te del tra­ba­ja­dor, la vi­ven­cia de una éti­ca laboral fun­da­men­ta­da y ba­sa­da en prin­ci­pios y va­lo­res que les per­mi­ta a pa­tro­nes y tra­ba­ja­do­res res­pon­der a los gran­des re­tos que im­po­ne el mun­do laboral de hoy. Es ne­ce­sa­rio go­zar de unos va­lo­res bien sus­ten­ta­dos que nos ayu­den a dig­ni­fi­car ca­da día nues­tro en­torno laboral, con ello lo­gra­re­mos un am­bien­te des­con­ta­mi­na­do y la car­ga laboral se­rá me­nos trau­má­ti­ca.

En ese sen­ti­do, la vi­da laboral pro­fe­sio­nal y no pro­fe­sio­nal, ocu­pa una gran par­te de nues­tra exis­ten­cia. Sin em­bar­go, el tra­ba­jo po­dría ser al­go en­te­ra­men­te dis­tin­to si lo­gra­mos un am­bien­te sano. El si­tio laboral de­be es­tar en­mar­ca­do ba­jo el tér­mino crea­ti­vo del ser hu­mano. Tra­ba­jar es ex­pre­sar las ca­pa­ci­da­des que hay den­tro de ca­da uno, pe­ro apar­te de to­do es un me­dio pa­ra ir desa­rro­llan­do to­da la in­men­sa ca­pa­ci­dad que hay en ca­da uno de no­so­tros.

Aho­ra bien, ¿Por qué es tan im­por­tan­te se- pa­rar vi­da laboral y per­so­nal? En reali­dad, en si­tua­cio­nes nor­ma­les, se­pa­rar es­tas dos áreas de la vi­da no se­ría ne­ce­sa­rio, ya que, al fin y al ca­bo, am­bas cons­ti­tu­yen as­pec­tos ne­ce­sa­rios de ca­da ser hu­mano. En­ton­ces ¿Por qué a me­nu­do sen­ti­mos la ne­ce­si­dad de se­pa­rar­las? Ha­cien­do un aná­li­sis so­bre ello, se po­dría de­cir que si el tra­ba­jo in­va­de nues­tra vi­da pri­va­da, aca­ba­mos no te­nien­do tiem­po pa­ra com­par­tir con la fa­mi­lia o no de­di­cán­do­lo a las per­so­nas que son par­te de ella. Se­gu­ra­men­te es­te (pien­so yo) es el as­pec­to más im­por­tan­te del pro­ble­ma.

Así mis­mo, se­pa­rar el tra­ba­jo de la vi­da pri­va­da es fun­da­men­tal cuan­do ob­ser­va­mos una mar­ca­da di­fe­ren­cia en­tre el con­trol real de nues­tra vi­da pro­fe­sio­nal con la pri­va­da, y el re­co­no­ci­mien­to ideal que qui­sié­ra­mos te­ner pa­ra am­bas. Es de­cir cuan­do des­cu­bri­mos que da­mos de­ma­sia­do al tra­ba­jo y muy po­co a la vi­da pri­va­da, de­be­mos reac­cio­nar y apli­car los co­rrec­ti­vos ne­ce­sa­rios. Es­to ocu­rre, por­que en nues­tra cul­tu­ra, el tra­ba­jo y los rit­mos pro­fe­sio­na­les re­quie­ren de un im­por­tan­te rit­mo ener­gé­ti­co en las ac­ti­vi­da­des dia­rias; no obs­tan­te una vi­da sa­lu­da­ble se ba­sa en un po­si­ti­vo ba­lan­ce en­tre la ener­gía que gas­ta­mos en tra­ba­jar (es de­cir el es­trés que po­ne­mos en ello) y la sa­tis- fac­ción que ob­te­ne­mos a cam­bio y en mu­chas oca­sio­nes la sa­tis­fac­ción pro­fe­sio­nal no con­si­gue com­pen­sar es­te gas­to ener­gé­ti­co: por eso nues­tra vi­ta­li­dad se des­gas­ta po­co a po­co.

Vol­vien­do al te­ma cen­tral, el am­bien­te laboral se en­con­tra­rá en pe­li­gro prin­ci­pal­men­te por dos cau­sas: la pri­me­ra es por­que hay per­so­nas que lle­van los in­con­ve­nien­tes que tie­nen en su ca­sa, con sus hi­jos, su pa­re­ja, el di­ne­ro, en­tre otros te­mas, a su tra­ba­jo, y lo ex­pre­sa­rán de mo­do com­ple­ta­men­te ne­ga­ti­vo con quie­nes com­par­ten es­te es­pa­cio tan im­por­tan­te; lo se­gun­do es cuan­do al­guien lle­ga a te­ner di­fe­ren­cias per­so­na­les con al­guien más den­tro del tra­ba­jo y al no se­pa­rar lo pro­fe­sio­nal de lo per­so­nal, sin du­da, lle­ga a afec­tar en cues­tio­nes tan ele­men­ta­les co­mo la co­mo­di­dad den­tro de la ofi­ci­na has­ta si­tua­cio­nes más com­ple­jas, co­mo el de­sa­rro­llo de la la­bor mis­ma.

En ese sen­ti­do, de­be­mos en­ten­der que las per­so­nas con las que com­par­ti­mos es­pa­cio en la ofi­ci­na no son cul­pa­bles de los pro­ble­mas que hay en ca­sa, pues, aun­que nos enoje­mos y des­qui­te­mos con ellos, al vol­ver a ca­sa los pro­ble­mas van a es­tar allí. En es­te ca­so, la so­lu­ción es­ta­rá en po­ner­nos a pen­sar cuá­les son los pro­ble­mas que te­ne­mos, en dón­de se ubi­can y qué es lo que los es­tá oca­sio­nan­do, una vez he­cho es­te aná­li­sis, bus­que­mos se­pa­rar una co­sa de la otra, pues de cier­to mo­do, arras­trar los pro­ble­mas per­so­na­les al tra­ba­jo, es co­mo in­fec­tar una co­sa con otra. Lo me­jor se­rá bus­car no afec­tar a los de­más, pues ade­más de ha­cer pe­sa­do el am­bien­te pa­ra uno mis­mo lo ha­ce­mos pa­ra to­dos, lo cual, ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia es al­go jus­to.

Por otro la­do, cuan­do hay as­pe­re­zas con al­gún com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo, hay que en­ten­der que uno en­tra al tra­ba­jo, es a tra­ba­jar, no a ha­cer amistades; por lo que la pri­me­ra res­pon­sa­bi­li­dad de uno en esas si­tua­cio­nes es el pro­fe­sio­na­lis­mo, que se tra­du­ce en cum­plir con el com­pro­mi­so que uno tie­ne por lo que ha­ce, in­de­pen­dien­te­men­te si se tie­ne o no al­gún pro­ble­ma con al­guien bien sea fa­mi­lia o com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo. La ma­du­rez y el amor por el tra­ba­jo jue­gan un pa­pel im­por­tan­te pa­ra po­der tra­ba­jar con pro­fe­sio­na­lis­mo. Pa­ra cul­mi­nar re­cuer­da es­to:

“SEA GRAN­DE O PEQUEÑO EL PUES­TO QUE OCUPES, RE­CUER­DA QUE TO­DAS TUS AC­CIO­NES, DES­DE EL SA­LU­DO HAS­TA LOS BUE­NOS MODALES CON LAS DEMAS PER­SO­NAS TIE­NEN UNA RE­PER­CU­SIÓN VI­TAL EN EL AM­BIEN­TE LABORAL. MAS ALLÁ DE CUAL­QUIER CO­SA, SÉ CONS­CIEN­TE DE ES­TO POR RES­PE­TO A TU TRA­BA­JO Y A LOS DE­MÁS”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.