“Tiem­pos light”

Notitarde - - Tagente -

uan­do por allá en 1999 el maes­tro Ri­go­ber­to Lanz nos ha­bla­ba de pos­mo­der­ni­dad, de lo “ri­zo­má­ti­co” (esa pa­la­bra no la van a con­se­guir en el dic­cio­na­rio) no com­pren­día aún, a ca­ba­li­dad, de qué nos es­ta­ba ha­blan­do. Eran tiem­pos de am­plia y pro­fun­da dis­cu­sión so­bre la so­cie­dad tan­to en Ve­ne­zue­la co­mo en la Re­gión.

Re­cuer­do un tex­to “En­fo­ques so­bre pos­mo­der­ni­dad en Amé­ri­ca La­ti­na” (1998) com­pi­la­do por Fo­lla­ri y Lanz que da­ba cuen­ta de ex­tra­or­di­na­rias po­si­cio­nes, in­ten­tan­do ha­cer un ba­lan­ce so­bre lo pos­mo­derno en nues­tra Amé­ri­ca.

Mu­chos con­si­de­ra­ron el asun­to una cues­tión de mo­da; sin ma­yor es­tu­dio eti­que­ta­ban to­do lo que pro­du­cían con la pa­la­bra pos­mo­derno. Aún re­sue­na en mis aden­tros un con­gre­so lla­ma­do “Cui­da­dos pos­mo­der­nos al pa­cien­te en en­fer­me­ría”, to­da­vía me pre­gun­to de qué tra­ta­ría el mis­mo.

Eran tiem­pos en que De­leu­ze y Guat­ta­ri se pu­sie­ron de mo­da en­tre al­gu­nos in­te­lec- tua­les pa­ra jus­ti­fi­car el “pen­sa­mien­to ri­zo­má­ti­co”, en el ma­len­ten­di­do de que el pen­sa­mien­to en cla­ve pos­mo­der­na era “su­per­fi­cial”, “sin raí­ces”, sin “fun­da­men­tos”. Era el fin de la his­to­ria, ese que ce­le­bra­ron los neo­li­be­ra­les pe­ro que a su vez pro­du­jo re­sur­gen­cia de los fun­da­men­ta­lis­mos.

Esa pre­ten­di­da des­fun­da­men­ta­ción mal com­pren­di­da lle­vó a que se des­de­ña­ra la teo­ría, la re­fle­xión y el es­tu­dio. Cual­quier mi­ra­da sin ba­se ni pro­fun­di­za­ción era to­ma­da co­mo vá­li­da pa­ra el aná­li­sis, in­ter­pre­ta­ción y com­pren­sión de lo so­cial. Así las co­sas, hu­bo gen­te que pro­du­jo te­sis y otra que se que­dó en el camino.

El asun­to, más allá de lo anec­dó­ti­co, da cuen­ta de que a ca­si 20 años de esas dis­cu­sio­nes que evi­den­cia­ban la emer­gen­cia de una cul­tu­ra pos­mo­der­na, co­mo res­pues­ta al co­lap­so de la mo­der­ni­dad, y no co­mo “eta­pa evo­lu­ti­va” de una épo­ca, mu­chos de sus ras­gos ca­rac­te­ri­za­do­res es­tán pre­sen­tes en la ac­tua­li­dad.

Ya ha­ce dos dé­ca­das Mar­tín Bar­be­ro ad­ver­tía so­bre las at­mós­fe­ras cul­tu­ra­les de fin de si­glo. Quie­ro des­ta­car una de ellas por­que con­ju­ga en sí mu­chas de las prác­ti­cas so­cia­les de los jó­ve­nes y no tan jó­ve­nes de hoy. Se tra­ta de la “tec­no­fas­ci­na­ción”, la cual se “for­ma en la con­ver­gen­cia de la fas­ci­na­ción tec­no­ló­gi­ca con el rea­lis­mo de lo inevi­ta­ble”.

Por una la­do, la cul­tu­ra del software que co­nec­ta la ra­zón ins­tru­men­tal con la pasión per­so­nal y por el otro, múl­ti­ples pa­ra­do­jas co­mo por ejem­plo: la opu­len­cia de lo co­mu­ni­ca­cio­nal con el de­bi­li­ta­mien­to de lo pú­bli­co; la gran dis­po­ni­bi­li­dad de in­for­ma­ción con­tras­tan­do con el de­te­rio­ro de la edu­ca­ción for­mal; la ex­plo­sión de imá­ge­nes con el em­po­bre­ci­mien­to de la ex­pe­rien­cia has­ta lle­gar a la mul­ti­pli­ca­ción in­fi­ni­ta de los sig­nos en una so­cie­dad con gran­des dé­fi­cits sim­bó­li­cos.

Y es que asis­ti­mos hoy a los tiem­pos de una so­cie­dad de mer­ca­do que con­ju­ga­da con la ra­cio­na­li­dad tec­no­ló­gi­ca “di­so­cia” la so­cie­dad en lo que Mar­tín Bar­be­ro dio en lla­mar “so­cie­da­des pa­ra­le­las”: la de los “co­nec­ta­dos” y la de los “ex­clui­dos”.

En Ve­ne­zue­la, uno pu­die­ra pen­sar, da­do los ni­ve­les de con­su­mo de la te­le­fo­nía ce­lu­lar con sus co­rres­pon­dien­tes “pla­nes de da­tos” y el plan ma­si­vo de wi­fi pa­ra los cen­tros edu­ca­ti­vos, que ca­si to­dos es­ta­mos co­nec­ta­dos, pe­ro no es exac­ta­men­te así. En pro­me­dio, el 62% a par­tir de los 7 años es­tá co­nec­ta­do, lo cual de­ja por fue­ra al 38% de la po­bla­ción.

Sin em­bar­go, hay un seg­men­to de esos “co­nec­ta­dos” que ha­cen uso in­ten­si­vo de las re­des so­cia­les, y de las cá­ma­ras de tv (por su­pues­to) pa­ra ha­cer “vi­deo­po­lí­ti­ca” (en cla­ve Sar­to­ria­na). El asun­to no ten­dría por qué preo­cu­par­nos si no fue­ra por lo in­sus­tan­cial, por lo tri­vial, por lo light del men­sa­je.

Por ejem­plo, cap­to en mi Ins­ta­gram la ima­gen de una jo­ven, mi­li­tan­te de “Pro­yec­to Ve­ne­zue­la” con ín­fu­las de “di­ri­gen­te”, con los pies zam­bu­lli­dos en las aguas que inun­da­ron a Puer­to Ca­be­llo, car­gan­do bo­te­llo­nes va­cíos de agua y tam­bién bol­sas ne­gras, que se­gún la le­yen­da lle­van ro­pa, me­di­ci­na y co­mi­da al pue­blo por­te­ño que así se en­cuen­tra “por el aban­dono de és­te go­bierno”.

Otros light, aun­que no por su pe­so, son unos dipu­tados de Pri­me­ro Jus­ti­cia an­te la AN, quie­nes mon­ta­ron rá­pi­da­men­te una pro­pa­gan­da en una te­le­vi­so­ra re­gio­nal, con un men­sa­je más o me­nos si­mi­lar al de la jo­ven del sol. El men­sa­je se re­pi­te co­mo un cli­ché. Lo im­por­tan­te es “apa­re­cer” en el mo­men­to. Es la opor­tu­ni­dad, es el ins­tan­te pre­ci­so, es la apa­rien­cia…

Des­pués, otro asun­to, otro es­cán­da­lo, ocu­pa­rá la aten­ción, no ha­brá pa­sa­do más que un par de se­ma­nas y ya na­die re­cor­da­rá lo que acon­te­ció. Ese im­pul­so de ex­po­ner en pú­bli­co el “yo in­te­rior” en una suer­te de fe­ria de va­ni­da­des ya no es asun­to só­lo de jó­ve­nes. La ins­tan­ta­nei­dad, la ba­na­li­dad, la fru­ga­li­dad que ca­rac­te­ri­zan es­to que lla­mo “tiem­pos light” se im­po­ne en to­dos los gru­pos eta­rios y es­tra­tos so­cio­eco­nó­mi­cos. Aun­que, co­mo di­ce Bau­man (Vi­da de con­su­mo), no pue­de cul­par­se a la tec­no­lo­gía de es­tas nue­vas prác­ti­cas. ¿Qué ha­cer?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.