“La his­to­ria co­mo tra­ge­dia y far­sa”

Notitarde - - Opinión - Nel­son Acos­ta Es­pi­no­za

Una cé­le­bre fra­se de Marx di­ce que “la his­to­ria se re­pi­te co­mo si di­jé­ra­mos dos ve­ces: la pri­me­ra vez co­mo tra­ge­dia y la se­gun­da vez co­mo far­sa”. Es­ta ex­pre­sión me vino a la me­mo­ria des­pués de ver el ex­ce­len­te do­cu­men­tal del rea­li­za­dor Car­los Otey­za, “CAP 2 in­ten­tos”.

En es­te ex­ce­len­te lar­go­me­tra­je do­cu­men­tal el di­rec­tor nos na­rra, en for­ma sen­ci­lla e in­te­li­gen­te, los dos go­bier­nos del pre­si­den­te Car­los An­drés Pé­rez. “La Gran Ve­ne­zue­la” y el “Gran Vi­ra­je”. Ilu­sión ren­tís­ti­ca, en el pri­mer ca­so, y co­rrec­ción vo­lun­ta­rio­sa, en el otro, del di­le­ma his­tó­ri­co que ha es­ta­do pre­sen­te en nues­tra his­to­ria re­cien­te y, que aun, per­ma­ne­ce sin una re­pues­ta apro­pia­da.

Es con­ve­nien­te pre­gun­tar­se so­bre la na­tu­ra­le­za de es­te im­pa­se his­tó­ri­co. Y, des­de lue­go, acla­rar el sen­ti­do de la fra­se con la cual di- mos ini­cio a es­te bre­ve es­cri­to.

Ve­ne­zue­la ha si­do y es un pe­troes­ta­do. Aho­ra bien ¿qué sig­ni­fi­ca es­te con­cep­to? El tér­mino fue acu­ña­do por la in­ves­ti­ga­do­ra es­ta­dou­ni­den­se Terry Lynn Karl en su li­bro “The Pa­ra­dox of Plenty. Oil Booms and Pe­tro-Sta­tes” (La pa­ra­do­ja de la abun­dan­cia. Bo­nan­za Pe­tro­le­ra y Pe­tro Es­ta­dos). Es­ta in­ves­ti­ga­do­ra cal­zó es­te tér­mino co­mo la cris­ta­li­za­ción de una re­gre­sión de na­tu­ra­le­za ins­ti­tu­cio­nal, ca­paz de trans­for­mar la po­ten­cial ben­di­ción del país, por po­seer una do­ta­ción am­plia de re­cur­sos pe­tro­le­ros (he­cho de na­tu­ra­le­za for­tui­to) en su opues­to. “una mal­di­ción” (Pé­rez Al­fon­zo di­xit).

En for­ma bre­ve el pe­tro es­ta­do se for­ma a par­tir del au­ge de los pre­cios de pe­tró­leo. Es­ta ri­que­za sú­bi­ta pro­pi­cia el es­ta­tis­mo des­me­su­ra­do, el com­por­ta­mien­to de “bús­que­da de ren­tas” y po­pu­lis­mo ex­ten­di­do. Se con­fi­gu­ra así una “tram­pa de po­bre­za”: com­bi­na­ción de de­pen­den­cia ex­tre­ma del in­gre­so pe­tro­le­ro (cu­yos pre­cios no se con­tro­lan do­més­ti­ca­men­te) y cris­ta­li­za­ción del pe­tro es­ta­do.

Des­de lue­go lo re­la­ta­do es mu­cho más com­ple­jo e in­vo­lu­cra otros as­pec­tos. Por ejem­plo, la de­no­mi­na­da “en­fer­me­dad ho­lan­de­sa”. Tér­mino que con­no­ta los efec­tos da­ñi­nos pa­ra la eco­no­mía del país que pro­vo­ca ese au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de di­vi­sas pro­duc­to de la ex­por­ta­ción pe­tro­le­ra: apre­cia­ción de la mo­ne­da; au­men­to de las im­por­ta­cio­nes; dis­mi­nu­ción de la pro­duc­ción in­ter­na, en­tro otros ma­les y dis­tor­sio­nes.

Sin lu­gar a du­das CAP 2 in­ten­tó en­men­dar los erro­res de su pri­mer man­da­to. “El Gran Vi­ra­je”, co­mo su nom­bre lo in­di­ca, fue un in­ten­to de co­rre­gir es­tas dis­tor­sio­nes. De­sa­for­tu­na­da­men­te la cul­tu­ra po­lí­ti­ca aso­cia­da al pe­tro es­ta­do lo im­pi­dió. Los par­ti­dos po­lí­ti­cos le die­ron la es­pal­da y es­te tí­mi­do in­ten­to de po­ner en prác­ti­ca un di­se­ño a con­tra­pe­lo con el es­ta­do ren­tis­ta fra­ca­só.

Re­gre­se­mos a la sen­ten­cia con la cual ini­cia­mos es­te bre­ve es­cri­to. A pe­sar de las ex­pe­rien­cias an­te­rio­res, el So­cia­lis­mo del Si­glo XXI in­sis­tió en se­guir la lógica que ema­na del pe­tro es­ta­do. Am­pa­ra­do en un au­ge sin pre­ce­den­te en los pre­cios del pe­tró­leo, el pre­si­den­te Chá­vez pro­ce­dió a so­bre­di­men­sio­nar las po­lí­ti­cas es­ta­tis­tas que ya ha­bían fra­ca­sa­do en el pa­sa­do re­cien­te. Si “La Gran Ve­ne­zue­la” cons­ti­tu­yó una tra­ge­dia, “El So­cia­lis­mo del Si­glo XXI” es hoy día una far­sa. En la ac­tua­li­dad la po­bla­ción su­fre dra­má­ti­ca­men­te las con­se­cuen­cias y las dis­tor­sio­nes que de­ri­van de es­ta “mal­di­ción” pe­tro­le­ra.

Me pa­re­ce apro­pia­do, re­cal­car que esa cul­tu­ra po­lí­ti­ca aso­cia­da al pe­tro es­ta­do ve­ne­zo­lano no ha des­apa­re­ci­do. Ter­ca­men­te aún se en­cuen­tra pre­sen­te en nues­tro in­cons­cien­te co­lec­ti­vo. Qui­zá es­ta cir­cuns­tan­cia cuen­te pa­ra ex­pli­car las di­fi­cul­ta­des de la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca pa­ra pro­po­ner un idea­rio que se di­fe­ren­cie en for­ma sus­tan­ti­va del que ca­rac­te­ri­za ins­ti­tu­cio­nal­men­te al pe­troes­ta­do. El asis­ten­cia­lis­mo y sus de­ri­va­dos; cier­to pro­vi­den­cia­lis­mo y una di­fi­cul­tad pa­ra co­nec­tar con la gen­te son los re­sa­bios de esas dos ex­pe­rien­cias: la que vi­vi­mos co­mo tra­ge­dia y la que ex­pe­ri­men­ta­mos hoy día co­mo far­sa.

Has­ta aquí es­ta apre­ta­da re­fle­xión ins­pi­ra­da en el ex­tra­or­di­na­rio do­cu­men­tal de Car­los Otey­za, “CAP 2 in­ten­tos”.

Sin lu­gar a du­das, la po­lí­ti­ca es así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.