Diá­lo­go pa­ra so­lu­cio­nes

Notitarde - - Opinión - Gladys Va­len­tí­ner *Abo­ga­da gladys­va­len­ti­ner@gmail.com @gva­len­ti­ner

¿Por qué al­gu­nos ciu­da­da­nos des­pre­cian la po­lí­ti­ca y a los po­lí­ti­cos? Va­rias pue­den ser las res­pues­tas a es­ta in­te­rro­gan­te. Voy a re­fe­rir­me a lo que res­pon­dió años atrás Pa­co Ca­bre­ra a es­ta pre­gun­ta. Con esa pe­cu­liar sa­bi­du­ría que lo lle­vó a ser uno de los me­jo­res al­cal­des que ha te­ni­do nues­tra ciu­dad, por no de­cir el me­jor, a pe­sar de que él pa­re­cía un po­lí­ti­co de la an­ti po­lí­ti­ca, ex­pre­só en aquel mo­men­to que la gen­te es­ta­ba en lo co­rrec­to cuan­do se que­ja­ba de los po­lí­ti­cos, y que esas que­jas de­be­rían obli­gar a los lí­de­res a mi­rar sus con­duc­tas y a eva­luar los re­sul­ta­dos de su ges­tión. Por­que la gen­te real­men­te no des­pre­cia a los po­lí­ti­cos ni a la po­lí­ti­ca, lo que la gen­te des­pre­cia son los re­sul­ta­dos, por­que to­dos los po­lí­ti­cos ha­cen pro­me­sas, más aun en tiem­pos elec­to­ra­les, pe­ro lo que el ciu­da­dano as­pi­ra es a que se cum­plan esas pro­me­sas. Las ta­reas de go­bierno, re­fe­ría Pa­co, es una ta­rea fun­da­men­tal­men­te de los po­lí­ti­cos y por eso mis­mo se de­be hon­rar la pa­la­bra em­pe­ña­da y ga­ran­ti­zar re­sul­ta­dos; lue­go, si no so­mos ca­pa­ces de ello, si no te­ne­mos la for­ma­ción ade­cua­da y el de­seo de ha­cer las co­sas bien, sen­ci­lla­men­te de­je­mos a otros los asun­tos de go­bierno, per­mi­ta­mos esa la­bor a quie­nes si son ca­pa­ces de ha­cer lo que se de­be ha­cer. De es­tas re­fle­xio­nes creo, sur­gió el slo­gan que iden­ti­fi­có a Pa­co: ¡DALO POR HE­CHO¡

Trai­go a co­la­ción es­te co­men­ta­rio no só­lo por­que ex­pre­sa una de las ra­zo­nes que hi­cie­ron de Pa­co Ca­bre­ra un al­cal­de exi­to­so, sino por­que man­tie­ne vi­gen­cia en re­la­ción a los acon­te­ci­mien­tos que es­ta­mos vi­vien­do los ve­ne­zo­la­nos.

En apa­rien­cia, se es­tá for­man­do una ma­triz de opi­nión se­gún la cual las per­so­nas es­tán de­cep­cio­na­das del diá­lo­go en­tre el go­bierno y la opo­si­ción; que por esa ra­zón no quie­ren más diá­lo­go. Creo que es una fal­sa ma­triz de opi­nión. Lo que las per­so­nas no quie­ren es un diá­lo­go que no con­duz­ca a las so­lu­cio­nes de los gra­ví­si­mos pro­ble­mas que cau­san su ac­tual su­fri­mien­to. Las per­so­nas quie­ren más y más diá­lo­go, por­que en su pe­cu­liar sa­bi­du­ría, sa­ben que si el diá­lo­go fra­ca­sa, ha­brá fra­ca­sa­do la po­si­bi­li­dad pa­ra los asun­tos de go­bierno que ga­ran­ti­cen so­lu­cio­nes.

Si al­guien en esas Me­sas de Diá­lo­go cree que un fra­ca­so le da­rá ven­ta­jas so­bre el ad­ver­sa­rio, po­de­mos ase­gu­rar que es­tá sa­can­do una cuen­ta equi­vo­ca­da, y allí sí hay pe­li­gro. Si el diá­lo­go fra­ca­sa la fac­tu­ra po­pu­lar le se­rá en­tre­ga­da a los ac­to­res de am­bos ban­dos: go­bierno y de­mó­cra­tas, por­que la gen­te les es­tá di­cien­do que tie­ne ham­bre, que ne­ce­si­ta medicinas y que ne­ce­si­ta se­gu­ri­dad pa­ra sus vi­das, y les es­tá pi­dien­do, que se sien­ten a en­con­trar una rá­pi­da y ur­gen­te so­lu­ción de es­te dra­ma. Eso sig­ni­fi­ca que la gen­te sa­be que el go­bierno es el res­pon­sa­ble, pe­ro que no pue­de so­lo, y de­be acep­tar que la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca ha­ga los apor­tes que sean ne­ce­sa­rios pa­ra avan­zar en una so­lu­ción. Pe­ro sig­ni­fi­ca, tam­bién, que a la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca le es­tá sien­do en­tre­ga­da la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad de obli­gar a un go­bierno inú­til a en­trar en el carril de una ges­tión que apor­te so­lu­cio­nes. Va­mos pues, aun hay tiem­po, ro­gue­mos pa­ra que el diá­lo­go no fra­ca­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.