No ca­be es­pe­rar más

Notitarde - - Ciudad - Gus­ta­vo Roo­sen ne­soor10@gmail.com

La su­ma de las ex­pe­rien­cias dia­rias de los ve­ne­zo­la­nos y de los datos de la eco­no­mía re­cla­ma a gri­tos la ur­gen­cia má­xi­ma de me­di­das que co­mien­cen a re­sol­ver los gra­ves des­ajus­tes eco­nó­mi­cos que ago­bian al país. Bas­ta­ría con re­cor­dar, a mo­do de ejem­plos en­tre­la­za­dos, el en­tra­ba­mien­to de la ca­de­na agroa­li­men­ta­ria del maíz, la ner­vio­sa y dis­tor­sio­nan­te im­por­ta­ción de ali­men­tos y la in­cohe­ren­cia de un es­que­ma cam­bia­rio ab­so­lu­ta­men­te su­pe­ra­do.

El cir­cui­to agroa­li­men­ta­rio del maíz ha si­do sis­te­má­ti­ca­men­te in­ter­ve­ni­do por el Es­ta­do y so­me­ti­do a cre­cien­tes pre­sio­nes: ex­pro­pia­cio­nes, con­trol de pre­cios, hos­ti­ga­mien­to per­ma­nen­te, com­pe­ten­cia des­leal me­dian­te im­por­ta­cio­nes. La pro­duc­ción nacional de maíz blan­co ha caí­do dra­má­ti­ca­men­te. Lo que se sem­bró en 2016 no al­can­za sino has­ta enero de 2017 y no hay po­si­bi­li­da­des de im­por­tar. El go­bierno nie­ga al sec­tor pri­va­do las po­si­bi­li­da­des de ha­cer­lo o po­ne tra­bas que mul­ti­pli­can ar­ti­fi­cial­men­te las di­fi­cul­ta­des. Las plan­tas pro­duc­to­ras de ha­ri­na pre­co­ci­da de maíz se en­cuen­tran pa­ra­li­za­das por fal­ta de ma­te­ria pri­ma.

In­ca­paz de re­cu­pe­rar la ca­de­na pro­duc­ti­va agroa­li­men­ta­ria, el go­bierno ha op­ta­do por la im­por­ta­ción di­rec­ta de ali­men­tos y su dis­tri­bu­ción tam­bién di­rec­ta me­dian­te en­sa­yos que se apo­yan más en la afi­lia­ción par­ti­dis­ta y en la ca­de­na de las con­ve­nien­cias po­lí­ti­cas que en los me­ca­nis­mos con­so­li­da­dos de re­la­ción en­tre el mer­ca­do y el con­su­mi­dor. Le­jos de re­sol­ver el pro­ble­ma de abas­te­ci­mien­to, el re­sul­ta­do del con­trol es­ta­tal de las im­por­ta­cio­nes de ali­men­tos ha sig­ni­fi­ca­do un lu­cra­ti­vo ne­go­cio pa­ra un re­du­ci­do gru­po de im­por­ta­do­res, una fuen­te de co­rrup­ción y, muy es­pe­cial­men­te, un fac­tor de en­ca­re­ci­mien­to desmedido del precio de los ali­men­tos pa­ra el con­su­mi­dor.

Y es­tá el te­ma de la dis­po­ni­bi­li­dad de di­vi­sas, mar­ca­do por la in­cohe­ren­cia del sis­te­ma cam­bia­rio y por la ba­ja tan­to de la pro­duc­ción pe­tro­le­ra co­mo del precio por ba­rril. ¿Has­ta dón­de lle­ga la dis­po­ni­bi­li­dad de di­vi­sas pa­ra pa­gar la deu­da y man­te­ner el rit­mo de im­por­ta­cio­nes? ¿Has­ta dón­de pue­de el Ban­co Cen­tral se­guir im­pri­mien­do di­ne­ro inor­gá­ni­co a sa­bien­das de que ca­da bo­lí­var co­rre a re­fu­giar­se en el dó­lar y au­men­ta la pre­sión in­fla­cio­na­ria? La ame­na­za de hi­per­in­fla­ción es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na.

Con es­te cua­dro por de­lan­te re­sul­ta in­com­pren­si­ble la pre­ten­sión de con­cen­trar la aten­ción nacional en lo po­lí­ti­co y pos­po­ner las de­ci­sio­nes en ma­te­ria eco­nó­mi­ca. Los pro­ble­mas nos al­can­za­ron ha­ce ra­to. Pos­po­ner las so­lu­cio­nes so­lo pue­de agra­var­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.