Cien por cien­to su­cia

(par­te I)

Notitarde - - Ciudad - Do­mé­ni­co Sí­ri­ca co­rreo:to­dos­los-lu­nes34@gmail.com.

Lle­gué a Va­len­cia ha­ce más de se­sen­ta años. Vi có­mo se trans­for­ma­ba aque­lla ciu­dad afa­ble de te­chos ro­jos en una ur­be mo­der­na, con au­to­pis­tas y gran­des edi­fi­cios, mu­chos de ellos cons­trui­dos in­clu­so por mi fir­ma de cons­truc­ción. Los me­jo­res años de mi vi­da han trans­cu­rri­do en la Sul­ta­na del Ca­bria­les. Vi cre­cer mis hi­jos y aho­ra a mis nie­tos. Me desa­rro­llé co­mo cons­truc­tor y co­mo ar­ti­cu­lis­ta. Vi pa­sar go­ber­na­do­res de es­ta­do, pre­si­den­tes de con­ce­jos mu­ni­ci­pa­les y aho­ra a al­cal­des. Pe­ro, nun­ca vi a Va­len­cia tan su­cia.

Nun­ca ima­gi­né que la ciu­dad que sir­vió de se­de al com­ple­jo in­dus­trial del país, pu­die­ra con­ver­tir­se en un enor­me ver­te­de­ro de ba­su­ra, an­te la pa­si­vi­dad de quie­nes .re­ci­bie­ron el res­pal­do po­pu­lar pa­ra ve­lar por la ciu­dad, des­de sus cu­ru­les edi­li­cias. Po­dría ser que le de­mos el be­ne­fi­cio de la du­da. De pron­to, se que­da­ron con las ollas ras­pa­das, co­mo se di­ce en crio­llo, y co­mo han tra­ta­do de ad­ver­tir los que es­tán en el ac­tual go­bierno mu­ni­ci­pal. Tam­bién pue­de de­ber­se al he­cho de que ten­gan una nó­mi­na muy abul­ta­da. To­do es po­si­ble. In­clu­so, que no le lle­guen los do­za­vos co­rres­pon­dien­tes.

Pe­ro, eso no jus­ti­fi­ca la for­ma en la que vi­vi­mos los va­len­cia­nos. Na­da más hay que recorrer la ave­ni­da prin­ci­pal de la Zo­na In­dus­trial, así co­mo la in­ter­co­mu­nal Los Sa­ma­nes y las ca­lles de los ba­rrios Li­ber­tad, La Con­cor­dia y las de Be­lla Flo­ri­da, pa­ra ob­ser­var ce­rros de ba­su­ra a los la­dos y sen­tir los ma­los olo­res que se des­pren­den de los mis­mos. Ni ha­blar de los múl­ti­ples gu­sa­nos.. Una ver­da­de­ra lás­ti­ma lo que se ha con­ver­ti­do la ciu­dad, otro­ra or­gu­llo de Po­ca­te­rra y Mi­che­le­na.

No crean que di­go es­to por de­cir­lo o por­que al­gu­na vez re­co­rrí es­tos sec­to­res en au­to­mó­vil. Yo los tran­si­to tro­tan­do ca­si a dia­rio, co­mo lo pue­den ates­ti­guar cien­tos de ciu­da­da­nos que me ven prac­ti­car el atletismo (mi de­por­te fa­vo­ri­to) por las ca­lles de Va­len­cia, muy tem­prano en las ma­dru­ga­das. Por eso, me atre­vo a es­cri­bir­lo en es­ta, mi hu­mil­de trin­che­ra pe­rio­dís­ti­ca.

Sea cual sea la cau­sa, no es po­si­ble que nin­gún sec­tor ha­ga na­da pa­ra so­lu­cio­nar el pro­ble­ma. Por­que no só­lo le to­ca a los po­lí­ti­cos. To­dos los ciu­da­da­nos de­be­mos po­ner nues­tro gra­ni­to de are­na, pa­ra bus­car una so­lu­ción a la exis­ten­cia de tan­ta ba­su­ra que nos aho­ga y nos lle­va a un es­ta­do de emer­gen­cia. La pró­xi­ma se­ma­na con­ti­nua­re­mos con el te­ma.

Dios los ben­di­ga a to­das y to­dos. Has­ta el pró­xi­mo lu­nes. Pue­den es­cri­bir­me al

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.