En el ol­vi­do que­dó sec­tor Los Na­ran­ji­tos

Ha­bi­tan­tes de­nun­cian que los ser­vi­cios pú­bli­cos ca­du­ca­ron en la zo­na ha­ce va­rios años

Notitarde - - Güigüe-Los Guayos -

Ta­ca­ri­gua, di­ciem­bre 4 (Je­ni­ree Se­que­da Mo­reno).- En con­di­cio­nes “pre­ca­rias” vi­ven en la co­mu­ni­dad Los Na­ran­ji­tos, en la pa­rro­quia Ta­ca­ri­gua del mu­ni­ci­pio Car­los Ar­ve­lo, don­de los ser­vi­cios pú­bli­cos han des­apa­re­ci­do con el pa­so del tiem­po, des­me­jo­ran­do la ca­li­dad de vi­da de cien­tos de fa­mi­lias que ha­bi­tan en la zo­na.

De es­ta ma­ne­ra lo de­nun­cia­ron los afec­ta­dos du­ran­te un re­co­rri­do rea­li­za­do por el re­fe­ri­do sec­tor, don­de uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que en­fren­tan es el gran es­ta­do de de­te­rio­ro en que se en­cuen­tra la Es­cue­la Bá­si­ca 325 El Na­ran­ji­to.

Jhonny Ávi­la, vo­ce­ro del co­mi­té de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra del Con­se­jo Co­mu­nal Los Na­ran­ji­tos, ma­ni­fes­tó que la úni­ca ins­ti­tu­ción con la que cuen­ta la co­mu­ni­dad se en­cuen­tra to­tal­men­te ta­pia­da de ma­le­za, an­te la fal­ta de man­te­ni­mien­to des­de ha­ce mu­chos años, si­tua­ción que su jui­cio es un pe­li­gro pa­ra los ni­ños que acu­den a dia­rio a sus ac­ti­vi­da­des es­co­la­res.

Co­men­tó que la ma­le­za al­can­za los dos me­tros de al­tu­ra, por lo que no des­car­ta que en la zo­na ha­yan cu­le­bras y otros ani­ma­les que pu­die­sen ata­car a los es­tu­dian­tes, con­si­de­ran­do que la ins­ti­tu­ción tam­po­co cuen­ta con el de­bi­do cer­ca­do. Men­cio­nó ade­más que el plan­tel edu­ca­ti­vo ca­re­ce de luz y del ser­vi­cio del agua, so­me­tien­do a los ni­ños a ver las cla­ses en con­di­cio­nes pre­ca­rias.

De­ta­lló que el te­cho de la es­cue­la se en­cuen­tra de­te­rio­ra­do y re­ple­to de ex­cre­men­to de palomas que in­clu­so inun­dan al­gu­nos de los sa­lo­nes. Ávi­la co­men­tó que de­bi­do al es­ta­do de aban­dono en el que se en­cuen­tran las ins­ta­la­cio­nes y a la fal­ta de ilu­mi­na­ción, se vie­ron obli­ga­dos a re­du­cir la jor­na­da es­co­lar y las ac­ti­vi­da­des so­lo se rea­li­zan has­ta el me­dio­día.

El vo­ce­ro co­mu­nal des­ta­có que gra­cias al apo­yo de la pro­pia co­mu­ni­dad, pu­die­ron po­dar par­te de la ma­le­za que ro­dea el plan­tel pa­ra abrir una en­tra­da ha­cia el mis­mo y evi­tar que los ni­ños y do­cen­tes tu­vie­sen que atra­ve­sar el mon­te.

Por su par­te, Yajaira Farfán, ha­bi­tan­te y re­pre­sen­tan­te de la ins­ti­tu­ción, se­ña­ló que la es­cue­la no re­ci­bió tra­ba­jos de me­jo­ras an­tes del ini­cio del pe­río­do es­co­lar 20162017, a pe­sar de que se tra­ta de un plan­tel es­ta­dal.

Ca­lles des­tro­za­das y sin ilu­mi­na­ción

Otro de los pro­ble­mas que aque­ja a las fa­mi­lias de Los Na­ran­ji­tos es el de­te­rio­ro de la ave­ni­da prin­ci­pal y to­dos los ca­lle­jo­nes que com­po­nen es­ta co­mu­ni­dad, lo que im­pi­de el pa­so del trans­por­te pú­bli­co ha­cia la par­te al­ta.

En vis­ta de ello, los ha­bi­tan­tes de­nun­cia­ron que de­ben ca­mi­nar has­ta me­dia ho­ra pa­ra sa­lir y lle­gar a sus ho­ga­res. Aun­que otra al­ter­na­ti­va es pa­gar a los mo­to­ta­xis­tas de la zo­na, quie­nes co­bran en­tre 150 y 700 bo­lí­va­res por tras­la­da­do, ya que son po­cos los que cuen­tan con vehícu­lo pro­pio o bi­ci­cle­tas.

Ca­da vez que llue­ve la si­tua­ción em­peo­ra por­que las ca­lles y ca­lle­jo­nes se con­vier­ten en gran­des pis­ci­nas de “pan­tano”, por lo que en­trar o sa­lir del sec­tor es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble, di­jo Mail Ba­rre­ra, ha­bi­tan­te afec­ta­da de la zo­na.

Ade­más del es­ta­do de de­te­rio­ro, los afec­ta­dos co­men­ta­ron que las ca­lles ca­re­cen de alum­bra­do pú­bli­co y al caer la no­che se con­vier­ten en una ver­da­de­ra “bo­ca de lo­bo” lo que ha traí­do co­mo con­se­cuen­cia el au­men­to de he­chos de­lic­ti­vos en la co­mu­ni­dad, ra­zón por la que los trans­por­tis­tas pres­tan sus ser­vi­cios ha­cia es­ta zo­na so­lo has­ta las tres de la tar­de.

En el ol­vi­do que­da­ron el par­que y la can­cha de­por­ti­va

En to­tal ol­vi­do se en­cuen­tran la can­cha de­por­ti­va y lo que al­gún día fue el par­que in­fan­til, an­te la fal­ta de aten­ción por par­te de las au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les ha­cia es­ta co­mu­ni­dad, se­gún men­cio­na­ron los afec­ta­dos.

Al res­pec­to, la se­ño­ra Mail Ba­rre­ra in­di­có que tan­to la can­cha co­mo “lo que que­da” del par­que in­fan­til fue­ron con­su­mi­dos por la ma­le­za y es­com­bros, lo que im­pi­de a los ni­ños y jó­ve­nes de la zo­na po­der re­crear­se.

Años es­pe­ran­do aten­ción de los en­tes gu­ber­na­men­ta­les

Los ha­bi­tan­tes de la co­mu­ni­dad Los Na­ran­ji­tos ase­gu­ran ha­ber ago­ta­do to­das las al­ter­na­ti­vas ne­ce­sa­rias pa­ra lla­mar la aten­ción por par­te de la Al­cal­día del Mu­ni­ci­pio Car­los Ar­ve­lo, así co­mo de la Go­ber­na­ción del es­ta­do Ca­ra­bo­bo; sin em­bar­go, con­ti­núan pa­san­do los días sin per­ci­bir “al­gu­na es­pe­ran­za” que les ga­ran­ti­ce me­jo­ras a su ca­li­dad de vi­da.

La Es­cue­la Bá­si­ca 325 El Na­ran­ji­to se en­cuen­tra su­mer­gi­da en la ma­le­za, ca­re­ce de agua e ilu­mi­na­ción, si­tua­ción que obli­ga a los ni­ños a re­ci­bir cla­ses en con­di­cio­nes pre­ca­rias.

Los ha­bi­tan­tes no cuen­tan con trans­por­te pú­bli­co de­bi­do a que las ca­lles de la co­mu­ni­dad se en­cuen­tran com­ple­ta­men­te des­tro­za­das y sin luz.

La can­cha de­por­ti­va y el par­que in­fan­til fue­ron “con­su­mi­dos” por la ma­le­za des­de ha­ce va­rios años, an­te la fal­ta de aten­ción a es­te sec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.