Na­tu­ra­le­za, sus Desas­tres y Mi­se­rias

Notitarde - - Ciudad - Cé­sar Bur­gue­ra

Los es­tra­gos

En días pa­sa­dos la in­cle­men­cia de la na­tu­ra­le­za, la fuer­za de sus in­de­te­ni­bles llu­vias tra­jo con­si­go es­tra­gos y ca­la­mi­da­des que co­mo ru­do azo­te afec­tó a va­rias en­ti­da­des fe­de­ra­les del país, im­por­tan­tes mu­ni­ci­pios y ciu­da­des. En Ca­ra­bo­bo el to­rren­cial tem­po­ral afec­tó nues­tro li­to­ral y la ciu­dad de Puer­to Ca­be­llo se veía inun­da­da, a cau­sa de la tem­pes­tad, por unas pre­ci­pi­ta­cio­nes que no se pre­sen­ta­ban con si­mi­lar con­tun­den­cia des­de la dé­ca­da de los 80. De igual for­ma, los mu­ni­ci­pios San Die­go, Los Gua­yos y Gua­ca­ra fue­ron se­ria­men­te afec­ta­dos por los efec­tos de la fu­ria de la na­tu­ra­le­za que se ex­hi­bía en for­ma de in­cle­men­te tor­men­ta tro­pi­cal.

En mar­cha el go­bierno de Ca­ra­bo­bo

El eje­cu­ti­vo re­gio­nal, en­ca­be­za­do por Francisco Ame­liach, pres­tó to­do su apo­yo, ar­ti­cu­ló y coor­di­nó to­dos los or­ga­nis­mos tan­to de ca­rác­ter nacional co­mo es­ta­da­les pa­ra co­lo­car­se al fren­te an­te la la­men­ta­ble ca­la­mi­dad y, so­bre to­do, ha­cien­do én­fa­sis y prio­ri­dad, que la acción de go­bierno lle­ga­ra rá­pi­da y di­ná­mi­ca­men­te a to­dos los afec­ta­dos, sin dis­tin­gos de nin­gu­na na­tu­ra­le­za. El pro­pio go­ber­na­dor Ame­liach se tras­la­dó a la ciu­dad ca­pi­tal, se­de del Go­bierno Nacional, pa­ra so­li­ci­tar to­dos los me­ca­nis­mos e ins­tru­men­tos re­que­ri­dos pa­ra una pron­ta y efi­caz so­lu­ción a lo que se pre­sen­ta­ba en di­ver­sas zo­nas de nues­tra re­gión. Des­de la sa­la si­tua­cio­nal con­for­ma­da en el eje cos­te­ro, se pre­sen­ta­ban Ri­car­do Mo­li­na (Vi­ce­pre­si­den­te de So­cia­lis­mo Te­rri­to­rial y Mi­nis­tro del Po­der Po­pu­lar de Trans­por­te y Obras Pú­bli­cas), Ma­nuel Que­ve­do (Mi­nis­tro del Po­der Po­pu­lar pa­ra Vi­vien­da y Há­bi­tat), Luis Mot­ta Do­mín­guez (Mi­nis­tro del Po­der Po­pu­lar de Ener­gía Eléc­tri­ca), Er­nes­to Pai­va (Mi­nis­tro del Po­der Po­pu­lar de Eco­so­cia­lis­mo y Aguas), así co­mo tam­bién re­pre­sen­tan­tes del RE­DI cen­tral y del ZO­DI re­gio­nal, quie­nes ba­jo las pre­ci­sas ins­truc­cio­nes del man­da­ta­rio ca­ra­bo­be­ño se abo­ca­ron a es­ta­ble­cer las ac­cio­nes pa­ra sol­ven­tar la di­fí­cil y gra­ve co­yun­tu­ra.

Los mi­se­ra­bles

Sin em­bar­go, an­te la ca­la­mi­dad, fren­te a los de­vas­ta­do­res efec­tos de la im­pe­tuo­sa fuer­za de la na­tu­ra­le­za, sur­gie­ron, has­ta de cí­ni­ca ma­ne­ra, en una pe­cu­liar for­ma de bur­lar­se del co­mún, al­gu­nos di­ri­gen­tes de la des­ar­ti­cu­la­da opo­si­ción que lle­ga­ban a es­ta­ble­cer di­rec­tas res­pon­sa­bi­li­da­des a los go­bier­nos mu­ni­ci­pa­les o re­gio­na­les, que ha­bían si­do los ma­lé­vo­los en­car­ga­dos de in­vo­car al Dios Urano “ha­ce­dor de las llu­vias” pa­ra cas­ti­gar a in­nu­me­ra­bles co­mu­ni­da­des. Con­fu­sas teo­rías y la mues­tra de una ver­da­de­ra mi­se­ria hu­ma­na. Lo real­men­te cu­rio­so es que den­tro de sus im­pro­vi­sa­das afir­ma­cio­nes, lle­gan a es­ta­ble­cer ne­gli­gen­cia e in­com­pe­ten­cia gu­ber­na­men­tal en de­ter­mi­na­dos mu­ni­ci­pios, pe­ro en otros que son afec­tos a su tran­si­tar po­lí­ti­co, tan so­lo lle­gan a ase­ve­rar que la on­da tro­pi­cal que azo­ta el Ca­ri­be era la prin­ci­pal cau­sa de lo que ocu­rría y ha­bía que pres­tar in­con­di­cio­nal­men­te to­da la so­li­da­ri­dad y ayu­da, que por cier­to nun­ca hi­zo ac­to de pre­sen­cia. Era sen­ci­lla­men­te un burdo ejer­ci­cio pa­ra ob­te­ner al­gún ti­po de uti­li­dad o ré­di­to po­lí­ti­co an­te es­te la­men­ta­ble desas­tre na­tu­ral.

Las dos mal­que­ri­das MM de PJ

Aún en es­ta­do de in­sal­va­ble de­pre­sión, sin po­der ha­ber su­pe­ra­do el emocional im­pac­to de los re­sul­ta­dos de la en­cues­ta­do­ra IVAD, don­de no les asig­nan, ni si­quie­ra den­tro de su pro­pia or­ga­ni­za­ción, el más mi­núscu­lo de los por­cen­ta­jes en sus anun­cia­das as­pi­ra­cio­nes pa­ra pre­sen­tar­se co­mo can­di­da­tos a la go­ber­na­ción del es­ta­do en los pró­xi­mos co­mi­cios elec­to­ra­les. Por ello acu­den a la far­sa, a la dé­bil de­nun­cia, el par­la­men­ta­rio bea­to miem­bro de la con­gre­ga­ción del Opus Dei, lla­ma­do por sus pro­pios com­pa­ñe­ros de tol­da co­mo el “Mea­pi­las”, que fre­cuen­te­men­te se ha­ce acom­pa­ñar por el ya co­no­ci­do “Ma­men­guá” y que no han lo­gra­do gran­jear­se el afec­to de sus com­pa­ñe­ros de lu­chas, ya que la mi­li­tan­cia de PJ acu­san amar­ga­men­te de que “Mea­pi­las” es tan so­lo un ex­tra­via­do ex­cur­sio­nis­ta, un es­po­rá­di­co vi­si­tan­te a Ca­ra­bo­bo, mien­tras que a “Ma­men­guá” no le per­do­nan su ex­ten­so trán­si­to, cuan­do se ufa­na­ba de ser el más di­lec­to de los cria­dos y mo­zos del blin­da­do ge­ne­ral, hoy en si­tua­ción de irre­ver­si­ble re­ti­ro.

El “Mea­pi­las”

So­me­ti­do por los espíritus ma­lig­nos que va­gan por el mun­do pa­ra la per­di­ción de las al­mas y ca­yen­do en la ten­ta­ción de los pe­ca­dos ca­pi­ta­les de la gu­la, pe­re­za, pe­ro so­bre to­do de la ira, que lle­va la de­no­mi­na­ción de IVAD, subía al es­tra­do de ora­do­res de la Asam­blea Nacional, el “Mea­pi­las”, días des­pués que 8 mi­nis­tros per­te­ne­cien­tes al ga­bi­ne­te nacional hi­cie­ran ac­to de pre­sen­cia con el pri­mer man­da­ta­rio re­gio­nal en la ciu­dad de Puer­to Ca­be­llo. El “Mea­pi­las” en no­to­rio es­ta­do de frus­tra­ción se di­ri­gía a los pre­sen­tes en el he­mi­ci­clo pa­ra elu­cu­brar sus ma­ni­pu­la­das te­sis so­bre lo que es­ta­ba ocu­rrien­do en la cos­ta ca­ra­bo­be­ña y pre­sen­tar un pro­yec­to de acuer­do. “Ven­go a de­nun­ciar el su­fri­mien­to que es­tá su­frien­do el pue­blo de la ciu­dad de Puer­to Ca­be­llo, ubi­ca­da en el mu­ni­ci­pio Juan Jo­sé Mo­ra en el li­to­ral de Ca­ra­bo­bo”, pe­ro es­te des­liz geo­grá­fi­co de des­co­no­cer que Puer­to Ca­be­llo es uno de los prin­ci­pa­les mu­ni­ci­pios de nues­tro es­ta­do, que con­jun­ta­men­te con Juan Jo­sé Mo­ra cons­ti­tu­yen el eje cos­te­ro, cons­ti­tu­ye su re­in­ci­den­cia por la su­pi­na ig­no­ran­cia y des­co­no­ci­mien­to so­bre una re­gión que di­ce re­pre­sen­tar en la AN. Días an­tes de su ne­fas­ta in­ter­ven­ción par­la­men­ta­ria, ha­bía lle­ga­do a To­cu­yi­to, pre­gun­tan­do de­ses­pe­ra­da­men­te dón­de que­da­ba el cas­co his­tó­ri­co de Puer­to Ca­be­llo y re­cla­ma­ba ai­ra­da­men­te por­que no lo­gra­ba di­vi­sar el mar. Los an­te­ce­den­tes han si­do ocu­rren­tes y di­ver­ti­dos, co­mo cuan­do anun­cia­ba por sus re­des so­cia­les “que se en­con­tra­ba en un re­co­rri­do por el mer­ca­do de Las Agüi­tas en el mu­ni­ci­pio Car­los Ar­ve­lo” o cuan­do re­cién lle­ga­do de Caracas, de­cla­ra­ba a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, “que era una per­so­nal sa­tis­fac­ción y ho­nor en­con­trar­se en la prin­ci­pal ave­ni­da de la ciu­dad de Va­len­cia, la le­gen­da­ria Ave­ni­da Var­gas”. Tal vez por ello los prin­ci­pa­les sa­cer­do­tes de la pre­la­tu­ra del Opus Dei, lue­go de su le­gis­la­ti­va par­ti­ci­pa­ción, lo re­pren­die­ron ca­te­gó­ri­ca­men­te y le or­de­na­ron la in­me­dia­ta co­lo­ca­ción del Ci­li­cio, esa cruen­ta fa­ja de cer­das o púas que se lle­va ce­ñi­da a cual­quier par­te del cuer­po co­mo pe­ni­ten­cia, mor­ti­fi­ca­ción o au­to­fla­ge­la­ción y que el “Mea­pi­las” lo co­lo­ca en noc­tur­nas y sa­cra­men­ta­les ho­ras so­bre una de sus mór­bi­das pier­nas. Días des­pués el “Mea­pi­las” apa­re­cía mo­les­to y ren­quean­te, con un evi­den­te do­lor, que­ján­do­se de la fal­ta de apo­yo y so­li­da­ri­dad de sus co­le­gas, Car­los Lo­zano, Rod­ney Flo­res y Wi­lliams Gil, lle­gan­do a til­dar­los de trai­do­res por no ha­ber­lo acom­pa­ña­do en su ini­cia­ti­va par­la­men­ta­ria. Lue­go exi­gió la in­me­dia­ta pre­sen­cia de “Ma­men­guá”, al­gún dis­traí­do mi­li­tan­te de PJ, le lle­ga­ba a se­ña­lar que ha­bía to­ma­do pre­su­ro­so camino pa­ra Gua­ca­ra, pe­ro no con la in­ten­ción de co­la­bo­rar en la ca­la­mi­dad, sino que de­bía lle­var, an­te un fuer­te re­cla­mo fa­mi­liar, tres po­tes de so­lu­ción lác­tea pa­ra re­cién na­ci­dos y dos pa­que­tes de mi­núscu­los pa­ña­les. Y ésa es la ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.