Ju­lio Cas­ti­llo

Notitarde - - Ciudad - ju­lio­ca­sa­gar@gmail.com

La Ve­ne­zue­la de ha­ce unos años era co­no­ci­da en el mun­do por su pe­tró­leo, sus mis­ses, por sus shor­ts­tops, sus pla­yas y su es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. De paí­ses her­ma­nos e in­clu­so, del otro la­do del char­co, ve­nía gen­te bus­can­do ho­ri­zon­tes de pro­gre­so pa­ra sus fa­mi­lias. La co­rrup­ción no fue una de nues­tras mar­cas o pro­duc­tos de ex­por­ta­ción, bien que exis­tía y tu­vo no­ta­bles y re­pug­nan­tes ex­po­nen­tes.

Hoy en día ex­por­ta­mos nar­co­so­bri­nos; hay cen­te­na­res de com­pa­trio­tas bus­ca­dos por la In­ter­pol por la­va­do de di­ne­ro y co­rrup­ción; cuen­tas en An­do­rra, en Sui­za y en pa­raí­sos fis­ca­les es­tán re­ple­tas de dó­la­res que fue­ron ro­ba­dos a la na­ción y que hoy son tan ne­ce­sa­rios pa­ra im­por­tar co­mi­da y ali­men­tos en un país que ya no pro­du­ce na­da y que es­tá en quie­bra. To­do es­to era una des­ga­rra­do­ra reali­dad, pe­ro lle­gó la tra­ge­dia del equi­po Cha­pe­co­en­se pa­ra ha­cer­la más do­lo­ro­sa.

El cuen­to es es­ca­bro­so y te­ne­bro­so. Una lí­nea aé­rea de nom­bre La­mia, na­ci­da en el es­ta­do Mé­ri­da con el aus­pi­cio ofi­cial, con dó­la­res pre­fe­ren­cia­les y que con­tó en su fun­da­ción con la ben­di­ción del Go­ber­na­dor mi­li­tar de ese es­ta­do y lue­go, en su mu­dan­za a la is­la de Mar­ga­ri­ta, igual­men­te con la del Go­ber­na­dor de aque­lla en­ti­dad y la del es­ta­do Bo­lí­var. To­dos pue­den ver­se, en los vi­deos de en­ton­ces, con la go­rra de la ae­ro­lí­nea, ha­blan­do de las ma­ra­vi­llas que ven­drían al país con esa nue­va aven­tu­ra em­pre­sa­rial. Pues bien, el “em­pre­sa­rio”, otro pá­ja­ro de cuen­tas, es­tá so­li­ci­ta­do en Es­pa­ña por fun­gir de tes­ta­fe­rro a un de­lin­cuen­te chino que lo­gró de­frau­dar y la­var ca­si dos mil mi­llo­nes de eu­ros. Es­tos an­ge­li­tos se van del país y se ins­ta­lan en otro de le­yes y fun­cio­na­rios ve­na­les, en Bo­li­via. Des­de allí lo­gran que ese mo­zo, lla­ma­do Ra­fael Es­qui­vel, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ve­ne­zo­la­na de Fút­bol, pre­so por co­rrup­ción y li­be­ra­do en Es­ta­dos Uni­dos des­pués de pa­gar 15 mi- llo­nes de dó­la­res de fian­za, les re­co­no­cie­ra co­mo lí­nea aé­rea de la se­lec­ción ve­ne­zo­la­na y a tra­vés de la COMIBOL pu­die­ra ofre­cer sus ser­vi­cios a otros equi­pos de la re­gión.

El vue­lo fa­tal por fal­ta de com­bus­ti­ble, co­men­zó con un plan de vue­lo fal­so. Pa­ra aho­rra­se unos dó­la­res en ga­so­li­na, el pi­lo­to, so­cio de la em­pre­sa no re­pos­tó don­de de­bía y de­ci­dió ju­gar con su vi­da y la de aque­llos jó­ve­nes fut­bo­lis­tas. Tam­po­co re­por­tó la emer­gen­cia pa­ra eva­dir la mul­ta y sus­pen­sión que le val­dría.

La co­rrup­ción es aho­ra en­ton­ces ma­te­ria de ex­por­ta­ción en el país. Lo es des­de ha­ce 17 años, so­lo que es­ta vez lo ha­ce man­cha­da de san­gre inocen­te.

¿Pe­da­ci­to de cie­lo?

El ci­nis­mo se ha ves­ti­do de po­lí­ti­ca en Ve­ne­zue­la. Las de­cla­ra­cio­nes de Ma­du­ro de­cla­ran­do res­pon­sa­ble a Sa­las Rö­mer de las inun­da­cio­nes de Puer­to Ca­be­llo, si no fue­ran trá­gi­cas, se­rían có­mi­cas.

Los des­truc­to­res de Aten­ción In­me­dia­ta, de la Ma­ter­ni­dad del Sur, de Pro­tec­ción Ci­vil, de la Ope­ra­ción Ale­gría; quie­nes en­tre­ga­ron la su­per­vi­sión de los puer­tos a una em­pre­sa 49% pro­pie­dad del es­ta­do cu­bano, vie­nen aho­ra con es­te cuen­to de va­que­ros. El puer­to des­cen­tra­li­za­do otor­ga­ba, por ley, el 10% de sus in­gre­sos a la ciu­dad de Puer­to Ca­be­llo. Aho­ra, Don Ni­co­lás es us­ted quien lo ad­mi­nis­tra jun­to con sus so­cios cu­bi­ches. ¿Dón­de es­tán las bom­bas de achi­que que que­da­ron ins­ta­la­das? Ave­ri­güe, no va­ya a ser que bom­been aho­ra agua en el ma­le­cón de La Ha­ba­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.