Ca­ra­bo­bo so­li­da­rio

Notitarde - - Naguanagua-la Entrada-San Diego - Alejandro Feo La Cruz. Twit­ter: @afeo­la­cruz

Con Puer­to Ca­be­llo y su gen­te nos une un es­tre­cho la­zo de afec­tos que tras­cien­de la cer­ca­nía te­rri­to­rial en­tre un mu­ni­ci­pio y otro. Por eso, en me­dio de la ad­ver­si­dad que atra­vie­san los por­te­ños, no po­día­mos que­dar­nos co­mo sim­ples ob­ser­va­do­res.

Nue­va­men­te vi­si­ta­mos la ciu­dad, pe­ro es­ta vez pa­ra so­li­da­ri­zar­nos y ha­cer una pri­me­ra en­tre­ga de in­su­mos a los afec­ta­dos por las llu­vias: col­cho­ne­tas, ro­pa pa­ra ni­ños y agua que ve­ci­nos de Na­gua­na­gua lle­va­ron has­ta nues­tro cen­tro de aco­pio, lue­go del pri­mer lla­ma­do que hi­cié­ra­mos.

Por me­dio del pro­gra­ma Mer­ca­dos de Alejandro, que man­te­ne­mos en alian­za con la em­pre­sa pri­va­da, tam­bién lo­gra­mos en­tre­gar 500 ki­lo­gra­mos de ali­men­tos, du­ran­te ese re­co­rri­do que, con el agua has­ta las ro­di­llas, hi­ci­mos por el Cas­co Cen­tral y otros sec­to­res la ciu­dad.

En es­te ti­po de si­tua­cio­nes las ayu­das ma­te­ria­les di­fí­cil­men­te lle­guen a ser su­fi­cien­tes pa­ra aten­der to­das las ne­ce­si­da­des, así que en es­tas líneas ape­la­mos a la bue­na vo­lun­tad no so­lo del pue­blo ca­ra­bo­be­ño, sino de los ve­ne­zo­la­nos, en­tre ellos a los lí­de­res que ma­ne­jan al­gún re­cur­so que pue­da ser de uti­li­dad en me­dio de es­ta tra­ge­dia.

Ade­más de Puer­to Ca­be­llo, nues­tros her­ma­nos de San Die­go, Gua­ca­ra y Los Gua­yos tam­bién su­frie­ron la aco­me­ti­da im­pe­tuo­sa de la na­tu­ra­le­za, Va­ya has­ta ellos nues­tro abra­zo so­li­da­rio, por­que Ca­ra­bo­bo so­mos to­dos.

Y si al­go po­si­ti­vo po­de­mos res­ca­tar de es­te tra­go amar­go, es la ac­ti­tud tan­to de los más per­ju­di­ca­dos co­mo de los que co­rrie­ron con me­jor suer­te, ca­rac­te­ri­za­dos por ese es­pí­ri­tu in­do­ble­ga­ble de los ca­ra­bo­be­ños.

En ca­da abra­zo, en ca­da es­tre­chón de ma­nos, he­mos vis­to ros­tros que nos tras­mi­ten es­pe­ran­za. Re­ci­bir esa car­ga de quien se en­cuen­tra en con­di­cio­nes evi­den­te­men­te des­fa­vo­ra­bles, es un plus que nos obli­ga a no des­ma­yar en el em­pe­ño de ha­cer de és­te un me­jor es­ta­do.

¡En Ca­ra­bo­bo y Na­gua­na­gua la es­pe­ran­za se sien­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.