Pri­me­ros ár­bo­les de Na­vi­dad se ha­cían con ra­mas se­cas

Jo­sé Gre­go­rio Gue­va­ra: No hay que de­jar mo­rir la tra­di­ción

Notitarde - - Ciudad -

Va­len­cia, di­ciem­bre 5 (Daisy Li­na­res).- Co­mo si el tiem­po no hu­bie­ra trans­cu­rri­do. Es­te año la vie­ja Na­vi­dad es­tá re­pre­sen­ta­da en una ca­sa don­de los gran­des ven­ta­na­les de ma­de­ra guar­dan de­trás la re­pre­sen­ta­ción grá­fi­ca de las fe­chas más es­pe­cia­les del año. De la épo­ca en que los ar­bo­li­tos se ha­cían en ca­sa con ra­mas se­cas y se co­lo­ca­ban en la en­tra­da de la puer­ta. Ca­da fa­mi­lia acu­día a ver có­mo que­da­ba el ár­bol del ve­cino, cuán­tos ador­nos te­nía.

Jo­sé Gre­go­rio Gue­va­ra, co­no­ci­do de­co­ra­dor de la Na­vi­dad en el es­ta­do Ca­ra­bo­bo, in­vi­tó a ce­le­brar la eta­pa más bri­llan­te del año, a no de­jar que de­cai­gan las cos­tum­bres, a res­ca­tar la no­ble­za de aque­llos años 1940-1950, cuan­do el pri­mer ar­bo­li­to se ves­tía con ja­bón ba­ti­do, con el que se sa­ca­ba la es­pu­ma.

Los re­cuer­dos de cuan­do se usa­ban los ár­bo­les se­cos, las cha­mi­zas, sin ho­jas, y que con el al­go­dón se bus­ca­ba la se­me­jan­za con la nie­ve, que a su vez, es­tá re­la­cio­na­da con mu­chas cos­tum­bres. Pa­ra ese en­ton­ces, no ha­bía pin­tu­ra, se usa­ba un pol­vo que se pre­pa­ra­ba con sal, un tin­te y agua; pa­ra las pa­re­des. El ro­da­pié se ha­cía con azu­li­llo, un com­pen­dio de lo que fue en épo­cas pa­sa­das, la Na­vi­dad.

En for­ma de San Ni­co­lás

Jo­sé Gre­go­rio Gue­va­ra sos­tu­vo que pa­ra esas fe­chas se co­lo­ca­ban lu­ces en for­ma de ají, los bom­bi­llos eran pe­que­ñi­tos de co­lo­res ro­jos, ver­des y azu­les, con es­ti­lo de agua, e in­clu­so en for­ma de San Ni­co­lás. Mu­ñe­cos de nie­ve que por la épo­ca aun­que no eran ca­ros, se traían im­por­ta­dos de Ale­ma­nia, “to­da una ilu­sión ir a com­prar­los to­dos los años a la tien­da “To­do a Real”, don­de unas ca­jas con seis bam­ba­li­nas so­pla­das cos­ta­ba 1 bo­lí­var; y se con­se­guían tam­bién a Bs. 1,50 con 12 bam­ba­li­nas, eran gran­des y pin­ta­das a mano.

En un mo­men­to es­tu­vie­ron de mo­da las man­za­ni­tas, igual­men­te las fi­gu­ras he­chas en hi­los de se­da, las bam­ba­li­nas con­fec­cio­na­das a mano, lue­go el vi­drio so­pla­do, otro año, los mu­ñe­qui­tos de ma­de­ra, las pe­pas de vi­drio, lue­go de plás­ti­co, pe­ro siem­pre en cons­tan­te re­no­va­ción. Lue­go, lle­gó el pri­mer pino a Ve­ne­zue­la, era pla­tea­do, me­ta­li­za­do, te­nía un só­ca­te abier­to en for­ma de cam­pa­ni­ta, al que se le co­lo­ca­ba el alu­mi­nio y al ha­cer con­tac­to has­ta pe­ga­ba co­rrien­te, has­ta eso era di­ver­ti­do, di­jo.

En aquel en­ton­ces, co­mo hoy, tam­po­co ha­bía ha­ri­na pre­co­ci­da. Las ha­lla­cas se co­ci­na­ban con maíz que se ha­cía en mo­li­nos par­ti­cu­la­res que co­bra­ban por moler. El más gran­de es­ta­ba ubi­ca­do en la ca­lle Fa­rriar cru­ce con Var­gas, a dos cua­dras de la ca­sa, que es­ta­ba en la ave­ni­da Bo­ya­cá. “No­so­tros de pe­que­ños lle­vá­ba­mos el maíz en to­bos a las 6: 00 a. m. cuan­do se abría el mo­lino. Se ha­cía más es­fuer­zo fí­si­co, pe­ro con mu­cha sa­tis­fac­ción por el deber cum­pli­do”.

La fi­bra, el co­co y el foa­mi

El vie­jo ár­bol, el pe­se­bre y la de­co­ra­ción com­ple­ta de la vie­ja ca­so­na, al es­ti­lo de las abue­las, co­lo­ca­dos por Jo­sé Gre­go­rio Gue­va­ra se en­cuen­tran en la ex­po­si­ción Te­so­ros ocul­tos de Va­len­cia: El tú­nel del tiem­po, en el Cen­tro de Ar­tes Vi­vas, “Ale­xis Mu­ji­ca”.

Más de 759 fi­gu­ras de es­ti­lo bí­bli­co com­po­nen el pe­se­bre, bus­can­do la se­me­jan­za de lo que fue en ese mo­men­to de la his­to­ria. Fi­gu­ras he­chas en un ta­ller pro­pio en el que se usa la ma­de­ra, el ti­rro, el pa­pel, el ye­so, el ce­men­to, la fi­bra, el co­co, el foa­mi, el co­lo­ran­te, el ani­me, el bam­bú, el bis­tu­rí, el ae­ró­gra­fo, y más de 800 mo­de­los de mol­des, pa­ra re­pre­sen­tar la sim­bo­lo­gía del agua, el fue­go y el ai­re y se des­ta­ca, ya que Gue­va­ra hi­zo un cur­so de he­le­nis­mo en Es­pa­ña.

“Re­cuer­do el pri­mer pe­se­bre que se co­lo­có en la ca­sa agro­nó­mi­ca Sa­le­sia­na, hoy Ca­sa Don Bos­co, don­de se rea­li­za­ban tóm­bo­las y se ri­fa­ban po­lli­tos de co­lo­res. La emo­ción es­ta­ba en com­prar el tic­ket pa­ra par­ti­ci­par, cos­ta­ba me­dio, y co­mo nun­ca per­día­mos re­gre­sá­ba­mos a ca­sa ale­gres con los po­lli­tos azu­les, ver­des, ro­sa­dos, que cuan­do cre­cían le cam­bia­ba el plu­ma­je”.

Éra­mos sie­te her­ma­nos, pe­ro siem­pre íba­mos, mi ma­má, mi her­ma­na ma­yor y yo, que que­dé mar­ca­do pa­ra siem­pre con la Na­vi­dad. Por eso, no hay que de­jar mo­rir la cos­tum­bre a pe­sar de lo po­co. Hay que usar los re­cur­sos des­de di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta.

De he­cho, hoy en día, los pe­se­bres son co­lo­ca­dos con los ele­men­tos per­so­na­les de la gen­te crio­lla, con la fi­gu­ra de la sa­gra­da fa­mi­lia nor­mal­men­te. En el cen­tro se rin­de ho­me­na­je al na­ci­mien­to de Je­sús co­mo ca­tó­li­cos.

El na­ci­mien­to ins­ta­la­do en la ex­po­si­ción es el más gran­de por la ca­pa­ci­dad, la co­lec­ción, con el ob- je­to de pre­ser­var la his­to­ria. Las fi­gu­ras se re­pa­ran pa­ra que es­tén en per­fec­to es­ta­do, las pie­zas que se oxi­dan se le co­lo­ca an­ti­oxi­dan­te pa­ra que con­ser­ve el va­lor del mo­men­to de la crea­ción.

La mú­si­ca y el ama­ne­cer

El pe­se­bre tie­ne la mú­si­ca cu­yo mon­ta­je se hi­zo de un ama­ne­cer, se oyen los gri­llos y las ra­nas. “Cier­ta vez una ra­ni­ta es­cu­chó croar y se apa­re­ció un gru­po que res­pon­día co­mo si el so­ni­do fue­ra de ver­dad. Los ani­ma­les in­ter­ac­túan sa­bien­do que se tra­ta de un so­ni­do que no es el su­yo na­tu­ral.

En el gran pe­se­bre se es­cu­cha el so­nar del agua y del vien­to. Las per­so­nas acu­den, por­que la ex­po­si­ción ins­pi­ra paz, ar­mo­nía, hay po­llos, ga­lli­nas, va­cas, el ama­ne­cer en un pue­blo ve­ne­zo­lano, lo que da una esen­cia es­pe­cial, di­jo.

“No se hi­zo por ha­cer­se, nos sen­ti­mos iden­ti­fi­ca­dos, ins­pi­ra­dos en es­te país, pa­ra que lo vi­vi­do no se ol­vi­de, bro­te, sea es­pon­tá­neo. La Na­vi­dad es el mo­men­to cuan­do se sa­ca a re­lu­cir el ni­ño que lle­va­mos por den­tro. Se con­me­mo­ra el na­ci­mien­to de un ni­ño, el más gran­de, Je­sús de Na­za­ret, el mo­men­to que­dó mar­ca­do pa­ra siem­pre. Por eso, cuan­do ins­ta­lo los sím­bo­los de la Na­vi­dad pien­so co­mo ese ni­ño y ado­les­cen­te que dis­fru­tó. Co­mo es­pec­ta­dor cui­da los de­ta­lles que hoy po­ne a dis­po­si­ción de la gen­te, jun­to con la eta­pa de co­lec­cio­nis­ta, los ob­je­tos de la épo­ca pa­sa­da es­tam­pi­llas, ra­dios, lám­pa­ras, la­ce­nas.

Brin­da la opor­tu­ni­dad de re­cor­dar el tiem­po pa­sa­do, la ca­sa an­ti­gua, el ar­te del pa­sa­do, el pa­so del tiem­po. Am­bien­ta­da con el mo­bi­lia­rio de una ca­sa de te­cho ro­jo. La re­pre­sen­ta­ción de la vi­vien­da de los pa­dres y de los abue­los. El ar­bo­li­to y el pe­se­bre tie­nen un va­lor in­cal­cu­la­ble en el co­ra­zón de los ve­ne­zo­la­nos, aña­dió Gue­va­ra.

El pri­mer ar­bo­li­to de Na­vi­dad es­tá en la ex­po­si­ción Te­so­ros ocul­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.